Libros Recomendados

MOSCÚ (Sputnik) — El exoficial de inteligencia militar rusa Serguéi Skripal, envenenado en el Reino Unido, ha estado colaborando en los últimos años con los servicios secretos de España, escribe el diario The New York Times que cita a un funcionario español de alto rango y a un escritor especializado con la comunidad de inteligencia.

Las fuentes consultadas por el periódico dan a entender que Skripal, al igual que otro exespía ruso Alexandr Litvinenko envenenado en el Reino Unido en 2006, cooperaba con oficiales de inteligencia españoles que investigan las conexiones de la "mafia rusa".

Exagentes de los cuerpos de seguridad españoles, consultados por el diario, opinan que Skripal estaría ayudando a Madrid en la lucha contra la llamada "mafia rusa", los capos criminales de la antigua URSS asentados en España.

El exoficial de la KGB Alexandr Litvinenko, envenenado en 2006 en el Reino Unido con un material radiactivo, polonio 210, también había colaborado con la justicia española, según reconoció anteriormente el juez José Grinda González.

Skripal cooperó con el servicio de espionaje de España en la lucha contra el crimen organizado

“El relato de las actividades de Skripal en España, proporcionado por un alto funcionario español al investigador Fernando Rueda que rastrea el aparato de seguridad español, agrega nuevos detalles a un caso que ha inflamado las relaciones entre Rusia y el Occidente”, indicó el viernes el diario estadounidense The New York Timees.

Hasta ahora se sabía que, pese a estar retirado, Skripal había continuado proporcionando informes y formación a espías en la República Checa y Estonia, pero el caso de España, según el rotativo, podría ser una de las claves para entender el motivo de su envenenamiento.

Skripal tiene vínculos con España desde hace tiempo. En los noventa, como agente ruso encubierto en Madrid, donde realizó tareas de espionaje encubierto como un agregado militar en la embajada rusa. Fue en ese tiempo cuando le reclutaron como agente doble los servicios secretos británicos, según Moscú.

De acuerdo con las fuentes de inteligencia, el exespía ruso siguió viajando a España para reunirse con el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) de España, aunque el contenido y el calendario preciso de esas reuniones están clasificados.

“Continuó viniendo a España”, le dijo a Fernando Rueda el alto funcionario español citando conversaciones con oficiales de CNI.

Skripal tiene una larga historia en España. Fue destinado a Madrid a mediados de la década de 1990, trabajando encubierto como militar en la embajada rusa. Fue allí donde lo fichó el Servicio de Inteligencia británico.

Skripal y su hija Yulia fueron envenenados en marzo pasado con un extraño y mortal agente neurotóxico, conocido como Novichok, en su casa en Londres, la capital británica.

Londres acusó a Moscú de envenenar a Skripal y anunció el miércoles los primeros cargos en el caso, señalando a dos sospechosos rusos. Al presentar su caso, los investigadores británicos publicaron imágenes de cámaras de seguridad que mostraban a dos rusos en la escena del crimen.

A su vez, el Kremlin ha considerado ‘inventados e insignificantes’ los nombres de dos rusos presuntamente implicados en el caso de Skripal.

“Escuchamos o vimos dos nombres, pero estos nombres no significan nada para mí personalmente, al igual que para usted, creo”, subrayó el miércoles el asesor de la Presidencia de Rusia, Yuri Ushakov.

La mafia… ¿una pista que silencia el gobierno británico?

Seis meses después del envenenamiento, es difícil conseguir aclarar el motivo. ¿Fue un ataque puramente simbólico, una advertencia a otros operativos rusos para que permanezcan leales? ¿O el Skripal hizo algo específico para enfadar a sus antiguos camaradas?

Los exfuncionarios españoles dijeron que Skripal había sido especialmente útil en la represión del crimen organizado ruso. "Desde el principio tuvimos un gran problema", dijo un jefe de policía español retirado, que habló bajo condición de anonimato para seguir en investigaciones confidenciales. "Ignorábamos el fenómeno ruso y su crimen organizado. No sabíamos cómo funcionaban. Skripal, Litvinenko dieron una idea más precisa de la realidad".

Fiscales españoles e investigadores policiales reconocieron haber trabajado con Litvinenko, un experto en crimen organizado ruso que huyó a Inglaterra después de haberse peleado públicamente con Vladimir Putin cuando era director del Servicio Federal de Seguridad.

Los funcionarios no dijeron si Skripal estaba involucrado en un trabajo similar, o, como en Estonia y la República Checa, simplemente estaba dando conferencias a espías españoles. Tales visitas no habrían sido ilegales, ni tampoco son poco comunes para espías que intentaron seguir siendo útiles.

Todo esto son indicios serios que apuntarían a un posible móvil: un ajuste de cuentas de la mafia.

Sin embargo, los colegas rusos de Skripal podrían haber visto las cosas de manera diferente. Aleksandr Gusak, un coronel retirado del Servicio de Seguridad Federal, ha pasado mucho tiempo pensando en los traidores. Era el oficial superior del Sr. Litvinenko en el momento en que desertó a Gran Bretaña. Los rusos, dijo, tenían una especie de antipatía genética hacia los traidores, aunque añadió que si hubiera llevado a cabo el ataque contra Skripal habría usado "una espada en lugar de un aerosol. Fui criado en ideas soviéticas. Para mí, un traidor, escupirlos, agarrarlos y dispararles. O colgarlos y orinar sobre su tumba".

¿Qué detalle Scotland Yard no ha tenido en cuenta?

En estos días, en el escandalosamente conocido «caso Skripal», apareció otra versión, apresuradamente «retorcida», por especialistas de Londres. El Real Ministerio Público de Gran Bretaña dio a conocer información sobre dos «sospechosos», que, como era de esperar, según la investigación, son rusos.

Esas personas que, como todos los demás, para llegar al Reino Unido, han tenido que seguir estrictas normas burocráticas y rellenar montones de documentos… ¿dónde están? La oficina del fiscal nombró solo los nombres de Alexander Petrov y Ruslan Boshirov.

Pero la investigación podría complacer a la prensa amarilla con algunos «detalles» del incidente del envenenamiento del ex oficial de GRU Sergei Skripal y su hija Julia. Podrían empezarse porque los expertos pudieran recomponer la cronología de los eventos, que supuestamente deberían conectar a los dos «sospechosos» y el envenenamiento mismo.

Según la Fiscalía, el 2 de marzo a las 3 p. M., los «sospechosos» llegan a Londres al aeropuerto de Gatwick desde Moscú, naturalmente, en un vuelo de Aeroflot. Desde las 18:00 hasta las 19:00, están en Waterloo antes de dirigirse al hotel City Stay en Bow Street, al este de Londres, donde permanecerán durante las próximas dos noches. El 3 de marzo a las 11:45 — llegan a la estación de Waterloo desde su hotel, donde toman el tren a Salisbury, donde llegan a las 14:25 del mismo día. Al mismo tiempo, los organismos encargados de hacer cumplir la ley llamaron a este viaje «reconocimiento».

En la tarde del mismo día, a las 16:10, los «sospechosos» abandonan Salisbury y después de cuatro horas llegan a su hotel. El 4 de marzo, a las 8:05, los dos hombres llegan a la estación de Waterloo en Londres para regresar a Salisbury. A las 16:45: regresan a Londres desde Salisbury, y al día siguiente, a las 10:30 vuelan desde Londres a Moscú.

Eso es todo lo que la policía británica puede ofrecer después de meses de «investigación exhaustiva». Sin embargo, aquí vale la pena señalar un matiz importante, que los «expertos» lamentablemente parecen olvidar.

Recordemos que en la mañana del 4 de julio en Amesbury, cerca de Salisbury, dos personas ingresaron en el hospital después de «exponerse a una sustancia desconocida». La mujer murió más tarde, el hombre recuperó la conciencia. En Scotland Yard, dijeron que habían sido envenenados con la misma sustancia que el ex coronel de GRU Sergei Skripal y su hija Julia, pero en las declaraciones de hoy sobre este incidente no hay una palabra sobre esto. Además, la «cronología de los eventos» tampoco encaja en el cuadro general, porque resulta que los así llamados «sospechosos» que la primera ministra británica Theresa May considera «empleados de los servicios especiales rusos» abandonaron el país el 5 de marzo y es poco probable que regresaran allí.

Analizando la información de las agencias de aplicación de la ley británicas, se puede juzgar que están tratando de dar a conocer el envenenamiento de los Skripals por una especie de «orden», pero luego surge la pregunta, ¿por qué Londres intentó vincular el llamado envenenamiento en un pueblo vecino, sobre personas británicas desconocidas en el contexto del ex coronel del GRU?

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

El Tiempo por Meteoblue