Portada - Últimas noticias

China nunca más aceptará ser intimidada, oprimida o subyugada. Así lo afirmó con la Plaza de Tiananmen como escenario el presidente del gigante asiático, Xi Jinping, al indicar que su país nunca ha hecho eso con otros países. "Cualquiera que lo intente entrará en colisión con un muro de acero forjado por 1.400 millones de chinos", sentenció.

Muralla china

El mandatario chino abundó que un país fuerte necesita un ejército fuerte que garantice la seguridad de la nación y ha elogiado al Ejército de Liberación del Pueblo por sus "logros indelebles". Calificó a sus Fuerzas Armadas como un "fuerte pilar" que permite salvaguardar al país y preservar la dignidad nacional, la soberanía y los intereses de desarrollo, no solo de China sino de la región "y más allá". En este sentido, para Xi es fundamental que el partido mantenga el liderazgo absoluto sobre el Ejército, que ha de estar a la altura de los mejores del mundo.

Varios líderes del mundo han saludado a China por este aniversario, entre ellos, el presidente de Rusia, Vladímir Putin, quien señaló que gigante asiático "celebra este remarcable aniversario con nuevos logros impresionantes en su desarrollo económico, social, científico y tecnológico. […] China desempeña un importante papel constructivo resolviendo problemas de la actualidad internacional y haciendo frente a amenazas globales y desafíos contemporáneos".

 Asimismo, Putin apuntó que los vínculos partidistas son parte importante de las relaciones bilaterales y expresó la confianza en que el diálogo entre Rusia Unida y el Partido Comunista de China seguirá desarrollándose en una clave constructiva.

"Evidentemente lo que está reivindicando China en este momento es 'un lugar bajo el sol'. Lo que no puede ser, y no va a admitir de ninguna forma la sociedad china, esos 1400 millones de personas, es que China sea nuevamente colonizada como fue en el siglo XIX después de las Guerras del Opio. […] Ya nadie en su sano juicio puede pensar que China va a volver a convertirse en una colonia, cosa que todavía algunos dirigentes y militares occidentales creen que pueden imponer sus criterios frente a China. Y es por eso que el aumento de las tensiones en el Mar de la China Meridional están en el orden del día", reflexiona el analista internacional Eduardo Luque.

China consolida su poder para no acabar como la URSS

Denis Lukyanov

Este 1 de julio el Partido Comunista de China cumple 100 años. Esta fiesta nacional también se ve marcada por el 24 aniversario de la reunificación de Hong Kong con China. El PCCh se esfuerza por unir al país que se dividió en el pasado, pero no impone su ideología a los territorios que se quedaron fuera del seno de Pekín.

La coexistencia pacífica de todos los territorios chinos es el principio que el Gobierno chino más valora. La unidad del país es la meta principal del Partido Comunista. Uno de los logros de mayor peso fue el regreso de la ciudad de Hong Kong en 1997 al seno de la nación. La ceremonia de traspaso de la soberanía coincidió con el 76 aniversario de la fundación del PCCh.

Al evento solemne asistieron el entonces presidente chino, Jiang Zemin; el entonces primer ministro británico, Tony Blair; el príncipe de Gales, Carlos; y la entonces secretaria del Estado de EEUU, Madeleine Albright.

Aquella ceremonia marcó el inicio de una nueva era para China. Se puso fin a la época colonial británica en Hong Kong, que había durado 156 años. La ciudad recibió una amplia autonomía, igual que Macao, que regresó a China el 20 de diciembre de 1999. El llamado período de transición durará 50 años. Para 2047 Hong Kong habrá concluido el proceso de integración en la República Popular China. Pero en realidad no todo es tan simple.

Un país, dos sistemas

A lo largo de más de un siglo y medio de dominio británico, Hong Kong se formó su propio sistema político y económico. Una sola autonomía no fue suficiente para coexistir dentro del mismo Estado. El PCCh ofreció un modelo que podía convenir a todos: el llamado principio de un país, dos sistemas.

Este principio originalmente fue ideado por el líder chino y arquitecto de la China moderna, Deng Xiaoping. Se aplicó por primera vez en 1997, y desde entonces sigue en vigor en Hong Kong aunque hayA inconvenientes. Y es que un gran problema preocupa a muchos hongkoneses.

Pekín paulatinamente consolida su poder y aumenta su control sobre la autonomía. Y lo hace antes del plazo previsto de 50 años. El rápido crecimiento de la autoridad de Pekín en este territorio provocó la indignación de una parte de la población, lo que desencadenó la ola de protestas.

En julio de 2019 los manifestantes incluso irrumpieron en la sede de la legislatura de la autonomía y trajeron consigo la bandera de la Hong Kong británica. Los jóvenes no entienden por qué China quiere imponer su propia visión del sistema político sobre el territorio autónomo. Pekín, a su vez, ve peligrosa la existencia de una entidad demasiado soberana dentro de su propio territorio.

El principio de un país, dos sistemas sí funciona en Hong Kong, pero Pekín quiere tener las riendas y ejercer el control absoluto sobre toda China. Por eso recurre a una táctica que supone una leve reducción de la soberanía de sus autonomías.

Además, en Hong Kong prevalece un sentimiento proccidental que es visto como peligroso no solo para la propia ciudad, sino para toda la nación. Y esta es la razón detrás de la política de las autoridades del país asiático.

Si Pekín no consolidara su poder en todo su territorio, teóricamente podría acabar como la URSS. Pero las consecuencias geopolíticas de semejante evento serían mucho más amargas que la disolución de la Unión Soviética.

Integridad territorial ante todo

El principio un país, dos sistemas inicialmente iba a ser una propuesta del Gobierno chino para Taiwán, quien se denomina a sí mismo República China y reclama su soberanía incluso sobre la China continental. Taiwán es un país capitalista y aliado de EEUU, que se formó tras la derrota del bando nacionalista en la guerra civil china. Sus partidarios huyeron a la isla, donde crearon su propio estado no reconocido.

Pekín insiste en que vuelva a ser parte de China, pero la cúpula dirigente taiwanesa rechaza oficialmente el principio de un país, dos sistemas e incluso en ciertas ocasiones habló de la necesidad de proclamar la independencia de la isla. Pekín afirma que no lo tolerará, y hasta se barajaba una solución armada al problema. Pero afortunadamente ninguna de las dos partes ha ido más allá.

La oferta de Pekín sigue en vigor, pero mientras que Taiwán permanezca bajo la influencia estadounidense, la reunificación parece poco probable.

El líder espiritual del Tíbet, el dalái lama Tenzin Gyatso, que vive en exilio, expresó su interés en el principio un país, dos sistemas y planteó la posibilidad de aplicarlo a dicha región china. Pero es evidente que Pekín no cederá más autoridad a las regiones que ya tienen el mismo sistema que el resto de sus provincias. Especialmente, si se trata de las provincias autónomas como el Tíbet y Xinjiang.

La situación en estas dos regiones es difícil. Por eso en este caso el principio en cuestión no es aplicable. Un país, dos sistemas solo podría servir para los territorios donde desde hace mucho tiempo tenían otros sistemas político-económicos. Entregar nuevas autoridades a las regiones que ya forman parte de China es poner en riesgo la integridad territorial del país.

A menos que Pekín cometa este error, todo estará en orden. Los individuos a cargo de China son perspicaces y usan el principio un país, dos sistemas solo en su propio beneficio. Así que a día de hoy y afortunadamente para el PCCh y todos los chinos, es casi imposible imaginar una situación en la que el país asiático corra el mismo destino que la URSS

Texto completo: Discurso de Xi Jinping en una ceremonia que conmemora el centenario del PCCh

Por Xinhua

Camaradas y amigos,

Hoy, primero de julio, es un gran y solemne día en la historia tanto del Partido Comunista de China (PCCh) como de la nación china. Nos reunimos aquí para unirnos a todos los miembros del Partido y al pueblo chino de todos los grupos étnicos del país para celebrar el centenario del Partido, mirando hacia atrás en el glorioso viaje que ha recorrido el Partido durante más de 100 años de lucha y mirando hacia las brillantes perspectivas de rejuvenecimiento de la nación china.

Para empezar, permítanme extender mis cálidas felicitaciones a todos los miembros del Partido en nombre del Comité Central del PCCh.

En esta ocasión especial, es un honor para mí declarar en nombre del Partido y del pueblo que a través de los esfuerzos continuos de todo el Partido y de toda la nación, hemos logrado la meta del primer centenario de construir una sociedad moderadamente próspera en todos los aspectos. Esto significa que hemos logrado una resolución histórica al problema de la pobreza absoluta en China, y ahora estamos marchando con pasos seguros hacia el objetivo del segundo centenario de convertir a China en un gran país socialista moderno en todos los aspectos. ¡Este es un gran y glorioso logro para la nación china, para el pueblo chino y para el Partido Comunista de China!

Camaradas y amigos,

La nación china es una gran nación. Con una historia de más de 5.000 años, China ha hecho contribuciones imborrables al progreso de la civilización humana. Sin embargo, después de la Guerra del Opio de 1840, China se redujo gradualmente a una sociedad semicolonial y semifeudal y sufrió mayores estragos que nunca. El país sufrió una intensa humillación, la gente fue sometida a un gran dolor y la civilización china se sumió en la oscuridad. Desde entonces, el rejuvenecimiento nacional ha sido el mayor sueño del pueblo chino y de la nación china.

Para salvar a la nación del peligro, el pueblo chino luchó valientemente. A medida que los patriotas de mentalidad noble buscaban unir a la nación, el Movimiento del Reino Celestial de Taiping, el Movimiento de Reforma de 1898, el Movimiento de Yihetuan y la Revolución de 1911 se levantaron uno tras otro, y se idearon una variedad de planes para garantizar la supervivencia nacional, pero todos terminaron en fracaso. China necesitaba urgentemente nuevas ideas para liderar el movimiento para salvar a la nación y una nueva organización para reunir fuerzas revolucionarias.

Con las salvas de la Revolución de Octubre de Rusia en 1917, el marxismo-leninismo llegó a China. Luego, en 1921, cuando el pueblo chino y la nación china estaban experimentando un gran despertar y el marxismo-leninismo se estaba integrando estrechamente con el movimiento obrero chino, nació el Partido Comunista de China. La fundación de un partido comunista en China fue un acontecimiento histórico, que cambió profundamente el curso de la historia china en los tiempos modernos, transformó el futuro del pueblo y la nación chinos y alteró el panorama del desarrollo mundial.

Desde el mismo día de su fundación, el Partido ha hecho de la búsqueda de la felicidad para el pueblo chino y el rejuvenecimiento de la nación china su aspiración y misión. Toda la lucha, el sacrificio y la creación a través de los cuales el Partido ha unido y dirigido al pueblo chino durante los últimos cien años ha estado unida por un tema fundamental: lograr el gran rejuvenecimiento de la nación china.

Para lograr el rejuvenecimiento nacional, el Partido se unió y dirigió al pueblo chino en batallas sangrientas con determinación inquebrantable, logrando un gran éxito en la revolución de nueva democracia.

A través de la Expedición al Norte, la Guerra Revolucionaria Agraria, la Guerra de Resistencia contra la Agresión Japonesa y la Guerra de Liberación, luchamos contra la contrarrevolución armada con la revolución armada, derribando las tres montañas del imperialismo, el feudalismo y el capitalismo burocrático y estableciendo la República Popular de China, que hizo al pueblo dueño del país. De esta manera aseguramos la independencia de nuestra nación y liberamos a nuestro pueblo.

La victoria de la revolución de nueva democracia puso fin a la historia de China como sociedad semicolonial, semifeudal, al estado de total desunión que existía en la antigua China y a todos los tratados desiguales impuestos a nuestro país por potencias extranjeras y todos los privilegios que disfrutaban las potencias imperialistas en China. Creó las condiciones sociales fundamentales para realizar el rejuvenecimiento nacional.

A través de una lucha tenaz, el Partido y el pueblo chino le mostraron al mundo que el pueblo chino se había levantado y que la época en la que la nación china podía ser intimidada y abusada por otros se había ido para siempre.

Para lograr el rejuvenecimiento nacional, el Partido se unió y dirigió al pueblo chino en el esfuerzo por construir una China más fuerte con un espíritu de autosuficiencia, logrando un gran éxito en la revolución y la construcción socialistas.

Al llevar a cabo la revolución socialista, eliminamos el sistema feudal represivo y explotador que había persistido en China durante miles de años y establecimos el socialismo como nuestro sistema básico. En el proceso de construcción socialista superamos la subversión, el sabotaje y la provocación armada de las potencias imperialistas y hegemónicas, y logramos los cambios sociales más amplios y profundos de la historia de la nación china. Esta gran transformación de China de un país pobre y atrasado en el Este con una gran población a un país socialista sentó las condiciones políticas fundamentales y las bases institucionales necesarias para realizar el rejuvenecimiento nacional.

A través de una lucha tenaz, el Partido y el pueblo chino le mostraron al mundo que el pueblo chino era capaz no solo de desmantelar el viejo mundo, sino también de construir uno nuevo, que solo el socialismo podía salvar a China y que solo el socialismo con características chinas podía desarrollarse en China.

Para lograr el rejuvenecimiento nacional, el Partido se unió y dirigió al pueblo chino para liberar la mente y seguir adelante, logrando un gran éxito en la reforma, la apertura y la modernización socialista.

Establecimos la línea básica del Partido para la etapa primaria del socialismo, avanzamos decididamente en la reforma y apertura, superamos riesgos y desafíos en todos los sentidos, y fundamos, defendimos, salvaguardamos y desarrollamos el socialismo con características chinas, dando así un giro importante alcanzando importancia en la historia del Partido desde la fundación de la República Popular China. Esto permitió a China transformarse de una economía planificada altamente centralizada a una economía de mercado socialista rebosante de vitalidad, y de un país que estaba en gran parte aislado a uno que está abierto al mundo exterior en todos los ámbitos. También permitió a China lograr el salto histórico de un país con fuerzas productivas relativamente atrasadas a la segunda economía más grande del mundo y realizar la transformación histórica de elevar el nivel de vida de su gente de la mera subsistencia a un nivel general de prosperidad moderada y, finalmente, a una prosperidad progresiva en todos los aspectos. Estos logros alimentaron el impulso hacia el rejuvenecimiento nacional al brindar garantías institucionales imbuidas de nueva energía, así como las condiciones materiales para un rápido desarrollo.

A través de una lucha tenaz, el Partido y el pueblo chino le mostraron al mundo que al perseguir la reforma y la apertura, un movimiento crucial para hacer de China lo que es hoy, China se había puesto al día con los tiempos a grandes pasos.

Para lograr el rejuvenecimiento nacional, el Partido ha unido y dirigido al pueblo chino en la búsqueda de una gran lucha, un gran proyecto, una gran causa y un gran sueño a través de un espíritu de confianza en sí mismo, autosuficiencia e innovación, logrando un gran éxito para el socialismo con características chinas en la nueva era.

Tras el XVIII Congreso Nacional del Partido, el socialismo con características chinas entró en una nueva era. En esta nueva era, hemos sostenido y fortalecido el liderazgo general del Partido, aseguramos la implementación coordinada del plan integrado de cinco esferas y la estrategia integral de cuatro vertientes, mantuvimos y mejoramos el sistema de socialismo con características chinas, modernizamos el sistema y la capacidad de China para gobernanza, mantuvo su compromiso de ejercer una gobernanza basada en reglas sobre el Partido, y desarrolló un sistema sólido de regulaciones dentro del Partido. Hemos superado una larga lista de riesgos y desafíos importantes, cumplimos la meta del primer centenario y establecimos pasos estratégicos para lograr la meta del segundo centenario.

A través de una lucha tenaz, el Partido y el pueblo chino le han demostrado al mundo que la nación china ha logrado la tremenda transformación de mantenerse firme y prosperar a volverse fuerte, y que el rejuvenecimiento nacional de China se ha convertido en una inevitabilidad histórica.

Durante los últimos cien años, el Partido ha unido y dirigido al pueblo chino en la redacción del capítulo más magnífico en la historia milenaria de la nación china, encarnando el espíritu intrépido que expresó Mao Zedong cuando escribió: "Nuestras mentes se fortalecen por el sacrificio de los mártires, atreviéndose a hacer brillar el sol y la luna en el cielo nuevo ". El gran camino en el que hemos sido pioneros, la gran causa que hemos emprendido y los grandes logros que hemos logrado durante el siglo pasado quedarán en los anales del desarrollo de la nación china y de la civilización humana.

Camaradas y amigos,

Hace cien años, los pioneros del comunismo en China establecieron el Partido Comunista de China y desarrollaron el gran espíritu fundador del Partido, que se compone de los siguientes principios: defender la verdad y los ideales, mantenernos fieles a nuestra aspiración original y misión fundadora, luchando con valentía sin miedo al sacrificio, y permaneciendo leales al Partido y fieles al pueblo. Este espíritu es la fuente de fuerza del Partido.

Durante los últimos cien años, el Partido ha llevado adelante este gran espíritu fundador. A través de sus luchas prolongadas, ha desarrollado una larga línea de principios inspiradores para los comunistas chinos y ha moderado un carácter político distintivo. A medida que la historia avanza, el espíritu del Partido se ha transmitido de generación en generación. Continuaremos promoviendo nuestras gloriosas tradiciones y sosteniendo nuestro legado revolucionario, para que el gran espíritu fundador del Partido siempre se mantenga vivo.

Camaradas y amigos,

Todo lo que hemos logrado durante los últimos cien años se lo debemos a los esfuerzos concertados de los comunistas chinos, al pueblo chino y la nación china. Los comunistas chinos, con los camaradas Mao Zedong, Deng Xiaoping, Jiang Zemin y Hu Jintao como sus principales representantes, han hecho contribuciones tremendas e históricas al rejuvenecimiento de la nación china. A ellos, les expresamos nuestro mayor respeto.

Aprovechemos este momento para apreciar la memoria de los camaradas Mao Zedong, Zhou Enlai, Liu Shaoqi, Zhu De, Deng Xiaoping, Chen Yun y otros revolucionarios veteranos que contribuyeron en gran medida a la revolución, la construcción y la reforma de China, y a la fundación, consolidación y desarrollo del Partido Comunista de China; acariciemos la memoria de los mártires revolucionarios que valientemente dieron su vida para establecer, defender y desarrollar la República Popular; acariciemos la memoria de quienes dedicaron su vida a la reforma, la apertura y la modernización socialista; y acariciemos la memoria de todos los hombres y mujeres que lucharon tenazmente por la independencia nacional y la liberación del pueblo en los tiempos modernos. Sus grandes aportes a nuestra patria y a nuestra nación quedarán inmortalizados en los anales de la historia,

Las personas son los verdaderos héroes, porque son ellos los que crean la historia. En nombre del Comité Central del PCCh, me gustaría presentar mis más altos respetos a los trabajadores, agricultores e intelectuales de todo el país; a otros partidos políticos, figuras públicas sin afiliación partidaria, organizaciones populares y figuras patrióticas de todos los sectores de la sociedad; a todos los miembros del Ejército Popular de Liberación, la Policía Armada Popular, la policía de seguridad pública y los servicios de bomberos y salvamento; a todos los trabajadores socialistas y a todos los miembros del frente único. Me gustaría extender mis más sinceros saludos a los compatriotas de las regiones administrativas especiales de Hong Kong y Macao y de Taiwán, así como a los chinos de ultramar.

Camaradas y amigos,

aunque la misión fundacional de nuestro Partido es fácil de definir, asegurarnos de permanecer fieles a esta misión es una tarea más difícil. Aprendiendo de la historia, podemos entender por qué los poderes suben y bajan. A través del espejo de la historia, podemos encontrar dónde estamos actualmente y tener una visión del futuro. Mirando hacia atrás en los 100 años de historia del Partido, podemos ver por qué tuvimos éxito en el pasado y cómo podemos seguir teniendo éxito en el futuro. Esto garantizará que actuemos con mayor determinación y propósito para mantenernos fieles a nuestra misión fundadora y perseguir un futuro mejor en el nuevo viaje que tenemos por delante.

A medida que nos esforzamos conscientemente en aprender de la historia para crear un futuro brillante, debemos tener en cuenta lo siguiente:

Debemos defender la dirección firme del Partido. El éxito de China depende del Partido. La historia moderna de más de 180 años de la nación china, la historia de 100 años del Partido y la historia de más de 70 años de la República Popular China proporcionan una amplia evidencia de que sin el Partido Comunista de China, no habría una nueva China ni un rejuvenecimiento nacional. El Partido fue elegido por la historia y el pueblo. La dirección del Partido es el rasgo definitorio del socialismo con características chinas y constituye la mayor fortaleza de este sistema. Es la base y el alma del Partido y del país, y el eje del que dependen los intereses y el bienestar de todo el pueblo chino.

En el camino que tenemos por delante, debemos defender el liderazgo general del Partido y continuar mejorando su liderazgo. Debemos ser profundamente conscientes de la necesidad de mantener la integridad política, pensar en términos generales, seguir el núcleo del liderazgo y mantenernos alineados con el liderazgo central del Partido. Debemos mantener la confianza en el camino, la teoría, el sistema y la cultura del socialismo con características chinas. Debemos defender la posición central del Secretario General en el Comité Central del Partido y en el Partido en su conjunto, y defender la autoridad del Comité Central y su liderazgo centralizado y unificado. Teniendo en cuenta los intereses más fundamentales del país, debemos mejorar la capacidad del Partido para llevar a cabo una gobernanza sólida, democrática y basada en la ley.

Debemos unirnos y guiar al pueblo chino en el trabajo incesante por una vida mejor. Este país es su gente; la gente es el país. Mientras luchamos por establecer y consolidar nuestro liderazgo en el país, de hecho hemos estado luchando para ganar y mantener el apoyo del pueblo. El Partido tiene en el pueblo sus raíces, su alma y su fuente de fuerza. El Partido siempre ha representado los intereses fundamentales de todo el pueblo chino; está con ellos en las buenas y en las malas y comparte un destino común con ellos. El Partido no tiene intereses especiales propios, nunca ha representado a ningún grupo de interés individual, grupo de poder o estrato privilegiado. Cualquier intento de dividir al Partido del pueblo chino o de poner al pueblo en contra del Partido está condenado al fracaso. Los más de 95 millones de miembros del Partido y los más de 1.400 millones de chinos nunca permitirán que se produzca tal escenario.

En el viaje que tenemos por delante, debemos confiar estrechamente en las personas para crear la historia. Manteniendo el propósito fundamental del Partido de servir de todo corazón al pueblo, nos mantendremos firmes con el pueblo, implementaremos la línea de masas del Partido, respetaremos la creatividad del pueblo y practicaremos una filosofía de desarrollo centrada en las personas. Desarrollaremos la democracia popular en todo el proceso, salvaguardaremos la equidad y la justicia social, y resolveremos los desequilibrios e insuficiencias en el desarrollo y las dificultades y problemas más apremiantes que preocupan a la gente. Al hacerlo, lograremos un progreso más notable y sustantivo hacia el logro de un desarrollo humano integral y una prosperidad común para todos.

Debemos seguir adaptando el marxismo al contexto chino. El marxismo es la ideología rectora fundamental sobre la que se fundamenta nuestro Partido y nuestro país; es el alma misma de nuestro Partido y la bandera bajo la que lucha. El Partido Comunista de China defiende los principios básicos del marxismo y el principio de buscar la verdad a partir de los hechos. Basándonos en las realidades de China, hemos desarrollado una visión profunda de las tendencias del día, hemos tomado la iniciativa en la historia y hemos realizado exploraciones minuciosas. Así, hemos podido seguir adaptando el marxismo al contexto chino y las necesidades de nuestro tiempo, y guiar al pueblo chino en el avance de nuestra gran revolución social. En el nivel fundamental, la capacidad de nuestro Partido y las fortalezas del socialismo con características chinas son atribuibles al hecho de que el marxismo funciona.

En el viaje que tenemos por delante, debemos continuar defendiendo el marxismo-leninismo, el pensamiento de Mao Zedong, la teoría de Deng Xiaoping, la teoría de las tres representaciones y la perspectiva científica del desarrollo, e implementar plenamente el pensamiento sobre el socialismo con características chinas para una nueva era. Debemos seguir adaptando los principios básicos del marxismo a las realidades específicas de China y su fina cultura tradicional. Usaremos el marxismo para observar, comprender y dirigir las tendencias de nuestro tiempo, y continuaremos desarrollando el marxismo de la China contemporánea y del siglo XXI.

Debemos defender y desarrollar el socialismo con características chinas. Debemos seguir nuestro propio camino: este es el fundamento que sustenta todas las teorías y prácticas de nuestro Partido. Más que eso, es la conclusión histórica que nuestro Partido ha sacado de sus luchas durante el siglo pasado. El socialismo con características chinas es un logro fundamental del Partido y del pueblo, forjado a través de innumerables penurias y grandes sacrificios, y es el camino correcto para que logremos el rejuvenecimiento nacional. A medida que hemos defendido y desarrollado el socialismo con características chinas e impulsado el progreso coordinado en términos materiales, políticos, éticos culturales, sociales y ecológicos, hemos sido pioneros en un camino nuevo y exclusivamente chino hacia la modernización, y hemos creado un nuevo modelo para el avance humano.

En el camino que tenemos por delante, debemos adherirnos a la teoría, la línea y la política básicas del Partido, e implementar el plan integrado de cinco esferas y la estrategia integral de cuatro vertientes. Debemos profundizar la reforma y la apertura en todos los ámbitos, cimentar nuestro trabajo en esta nueva etapa de desarrollo, aplicar plena y fielmente la nueva filosofía de desarrollo y fomentar un nuevo patrón de desarrollo. Debemos promover el desarrollo de alta calidad y fortalecer la fuerza de nuestro país en ciencia y tecnología. Debemos asegurarnos de que sea nuestra gente la que gobierne el país, continúe gobernando sobre la base del estado de derecho y defienda los valores socialistas fundamentales. Debemos asegurar y mejorar el bienestar público en el curso del desarrollo, promover la armonía entre la humanidad y la naturaleza, y tomar medidas bien coordinadas para hacer que nuestra gente sea próspera y nuestra nación fuerte,

La nación china ha fomentado una espléndida civilización durante más de 5.000 años de historia. El Partido también ha adquirido una gran experiencia a través de sus esfuerzos durante los últimos 100 años y durante más de 70 años de gobierno. Al mismo tiempo, también estamos ansiosos por aprender las lecciones que podamos de los logros de otras culturas, y agradecemos sugerencias útiles y críticas constructivas. Sin embargo, no aceptaremos la predicación santurrona de aquellos que sienten que tienen derecho a sermonearnos. El Partido y el pueblo chino seguirán avanzando con confianza a grandes pasos por el camino que nos hemos elegido, y nos aseguraremos de que el destino del desarrollo y el progreso de China permanezca firmemente en nuestras propias manos.

Debemos acelerar la modernización de la defensa nacional y las fuerzas armadas. Un país fuerte debe tener un ejército fuerte, ya que solo así podrá garantizar la seguridad de la nación. En el momento en que se enfrascó en una lucha violenta, el Partido llegó a reconocer la verdad irrefutable de que debe manejar las armas y construir un ejército popular propio. El ejército popular ha logrado logros imborrables en nombre del Partido y del pueblo. Es un pilar sólido para salvaguardar nuestro país socialista y preservar la dignidad nacional, y una fuerza poderosa para proteger la paz en nuestra región y más allá.

En el camino que tenemos por delante, debemos implementar plenamente el pensamiento del Partido sobre el fortalecimiento de las fuerzas armadas en la nueva era, así como nuestra estrategia militar para la nueva era, mantener el liderazgo absoluto del Partido sobre las fuerzas armadas populares y seguir el camino chino hacia el desarrollo militar. Tomaremos medidas integrales para fortalecer la lealtad política de las fuerzas armadas, fortalecerlas a través de la reforma y la tecnología y la capacitación de personal competente, y ejecutarlas de acuerdo con la ley. Elevaremos las fuerzas armadas de nuestro pueblo a estándares de clase mundial para que estemos equipados con mayor capacidad y medios más confiables para salvaguardar nuestra soberanía nacional, seguridad e intereses de desarrollo.

Debemos seguir trabajando para promover la construcción de una comunidad humana con un futuro compartido. La paz, la concordia y la armonía son ideas que la nación china ha perseguido y llevado adelante durante más de 5.000 años. La nación china no tiene rasgos agresivos o hegemónicos en sus genes. El Partido se preocupa por el futuro de la humanidad y desea avanzar junto con todas las fuerzas progresistas del mundo. China siempre ha trabajado para salvaguardar la paz mundial, contribuir al desarrollo global y preservar el orden internacional.

En el camino que tenemos por delante, seguiremos comprometidos con la promoción de la paz, el desarrollo, la cooperación y el beneficio mutuo, con una política exterior independiente de paz y con el camino del desarrollo pacífico. Trabajaremos para construir un nuevo tipo de relaciones internacionales y una comunidad humana con un futuro compartido, promover el desarrollo de alta calidad de la Iniciativa de la Franja y la Ruta a través de esfuerzos conjuntos y utilizar los nuevos logros de desarrollo de China para brindar al mundo nuevas oportunidades. El Partido continuará trabajando con todos los países y pueblos amantes de la paz para promover los valores humanos compartidos de paz, desarrollo, equidad, justicia, democracia y libertad. Continuaremos defendiendo la cooperación sobre la confrontación, abriendo en lugar de cerrar nuestras puertas y enfocándonos en los beneficios mutuos en lugar de los juegos de suma cero.

Los chinos somos un pueblo que defiende la justicia y no nos sentimos intimidados por las amenazas de la fuerza. Como nación, tenemos un fuerte sentido de orgullo y confianza. Nunca hemos intimidado, oprimido o subyugado a la gente de ningún otro país, y nunca lo haremos. Del mismo modo, nunca permitiremos que ninguna fuerza extranjera nos intimide, oprima o subyugue. Cualquiera que intente hacerlo se encontrará en curso de colisión con una gran muralla de acero forjada por más de 1.400 millones de chinos.

Debemos llevar a cabo una gran lucha con muchos rasgos contemporáneos. Tener el coraje para luchar y la fortaleza para vencer es lo que ha hecho invencible a nuestro Partido. Hacer realidad nuestro gran sueño requerirá trabajo duro y perseverancia. Hoy estamos más cerca, más confiados y más capaces que nunca de hacer realidad el objetivo del rejuvenecimiento nacional. Pero debemos estar preparados para trabajar más duro que nunca para llegar allí.

En el viaje que tenemos por delante, debemos demostrar una mayor vigilancia y estar siempre preparados para posibles peligros, incluso en tiempos de calma. Debemos adoptar un enfoque holístico de la seguridad nacional que equilibre los imperativos de seguridad y desarrollo, e implementar la estrategia de rejuvenecimiento nacional dentro de un contexto más amplio de los cambios que ocurren una vez en un siglo en el mundo. Necesitamos adquirir una comprensión completa de las nuevas características y requisitos que surgen del cambio a la principal contradicción en la sociedad china y los nuevos problemas y desafíos derivados de un entorno internacional complicado. Debemos ser valientes y expertos en llevar a cabo nuestra lucha, forjar nuevos caminos y construir nuevos puentes donde sea necesario para superar todos los riesgos y desafíos.

Debemos fortalecer la gran unidad del pueblo chino. En el curso de nuestras luchas durante el siglo pasado, el Partido siempre ha colocado al frente único en una posición de importancia. Constantemente hemos consolidado y desarrollado el frente único más amplio posible, hemos unido todas las fuerzas que se pueden unir, hemos movilizado todos los factores positivos que se pueden movilizar y hemos aunado la mayor fuerza posible para los esfuerzos colectivos. El frente único patriótico es un medio importante para que el Partido una a todos los hijos e hijas de la nación china, tanto en el país como en el extranjero, detrás del objetivo del rejuvenecimiento nacional.

En el camino que tenemos por delante, debemos garantizar una gran unidad y solidaridad y equilibrar la comunidad y la diversidad. Debemos fortalecer la orientación teórica y política, construir un amplio consenso, reunir a las mentes más brillantes y expandir los puntos en común y la convergencia de intereses, para que todos los chinos, tanto en casa como en el extranjero, puedan concentrar su ingenio y energía en el mismo objetivo. y unirse como una fuerza poderosa para lograr el rejuvenecimiento nacional.

Debemos seguir avanzando en el gran nuevo proyecto de construcción del Partido. Un sello distintivo que distingue al Partido Comunista de China de otros partidos políticos es su valentía para emprender la autoreforma. Una razón importante por la que el Partido sigue siendo tan vital y vibrante a pesar de haber pasado por tantas pruebas y tribulaciones es que practica un autocontrol eficaz y un autogobierno pleno y riguroso. De esta manera, ha sido capaz de responder adecuadamente a los riesgos y pruebas de diferentes períodos históricos, para asegurarse de que siempre se mantiene a la vanguardia de los tiempos, incluso cuando los cambios profundos barren el panorama global, y para mantenerse firme como la columna vertebral de la nación en todo el mundo. el proceso de enfrentar diversos riesgos y desafíos en el país y en el extranjero.

En el viaje que tenemos por delante, debemos tener muy presente el viejo adagio de que se necesita un buen herrero para hacer un buen acero. Debemos demostrar una mayor conciencia política del hecho de que el autogobierno pleno y riguroso es un viaje sin fin. Con el fortalecimiento político del Partido como nuestro principio general, debemos continuar avanzando en el gran nuevo proyecto de construcción del Partido en la nueva era. Debemos reforzar el sistema organizativo del Partido, trabajar arduamente para capacitar a funcionarios de alto calibre que tengan integridad moral y competencia profesional, mantener el compromiso de mejorar la conducta del Partido, defender la integridad y combatir la corrupción, y erradicar cualquier elemento que pueda dañar el camino del Partido, su naturaleza y pureza y cualquier virus que pudiera erosionar su salud. Debemos asegurarnos de que el Partido conserve su esencia, color y carácter,

Camaradas y amigos:

Nos mantendremos fieles a la letra y al espíritu del principio de Un país, dos sistemas, según el cual el pueblo de Hong Kong administra Hong Kong y el pueblo de Macao administra Macao, ambos con un alto grado de autonomía. Nos aseguraremos de que el gobierno central ejerza jurisdicción general sobre Hong Kong y Macao, e implementaremos los sistemas legales y los mecanismos de aplicación para las dos regiones administrativas especiales para salvaguardar la seguridad nacional. Al mismo tiempo que protegemos la soberanía, la seguridad y los intereses de desarrollo de China, aseguraremos la estabilidad social en Hong Kong y Macao, y mantendremos una prosperidad y estabilidad duraderas en las dos regiones administrativas especiales.

Resolver la cuestión de Taiwán y lograr la reunificación completa de China es una misión histórica y un compromiso inquebrantable del Partido Comunista de China. También es una aspiración compartida de todos los hijos e hijas de la nación china. Defenderemos el principio de una sola China y el Consenso de 1992 y promoveremos la reunificación nacional pacífica. Todos nosotros, compatriotas de ambos lados del Estrecho de Taiwán, debemos unirnos y avanzar al unísono. Debemos tomar medidas decididas para derrotar por completo cualquier intento de "independencia de Taiwán" y trabajar juntos para crear un futuro brillante para el rejuvenecimiento nacional. Nadie debe subestimar la determinación, la voluntad y la capacidad del pueblo chino para defender su soberanía nacional e integridad territorial.

Camaradas y amigos,

El futuro pertenece a los jóvenes y nuestras esperanzas también están en ellos. Hace un siglo, un grupo de jóvenes sostuvo en alto la antorcha del marxismo y buscó asiduamente en esos años oscuros formas de rejuvenecer la nación china. Desde entonces, bajo la bandera del Partido Comunista de China, generación tras generación de jóvenes chinos han dedicado su juventud a la causa del Partido y del pueblo, y se han mantenido a la vanguardia del impulso para rejuvenecer la nación.

En la nueva era, nuestros jóvenes deben tener como misión contribuir al rejuvenecimiento nacional y aspirar a ser más orgullosos, confiados y seguros en su identidad como pueblo chino para que puedan estar a la altura de la promesa de su juventud y las expectativas. de nuestro tiempo, de nuestro Partido y de nuestro pueblo.

Camaradas y amigos,

Hace un siglo, en el momento de su fundación, el Partido Comunista de China tenía poco más de 50 miembros. Hoy, con más de 95 millones de miembros en un país de más de 1.400 millones de habitantes, es el partido gobernante más grande del mundo y disfruta de una tremenda influencia internacional.

Hace un siglo, China estaba en declive y marchitándose a los ojos del mundo. Hoy, la imagen que presenta al mundo es la de una nación próspera que avanza con un impulso imparable hacia el rejuvenecimiento.

Durante el siglo pasado, el Partido Comunista de China ha obtenido logros históricos extraordinarios en nombre del pueblo. Hoy, está reuniendo y guiando al pueblo chino en un nuevo viaje hacia la realización de la meta del segundo centenario.

A todos los miembros del Partido,

El Comité Central les pide a todos que se mantengan fieles a la misión fundadora de nuestro Partido y se mantengan firmes en sus ideales y convicciones. Actuando según el propósito del Partido, siempre debe mantener lazos estrechos con la gente, empatizar y trabajar con ellos, acompañarlos en los buenos y malos momentos, y continuar trabajando incansablemente para hacer realidad sus aspiraciones de una vida mejor y lograr aún más. gloria al Partido y al pueblo.

Camaradas y amigos,

Hoy, cien años después de su fundación, el Partido Comunista de China todavía está en su mejor momento y sigue tan decidido como siempre a lograr una grandeza duradera para la nación china. Mirando hacia atrás en el camino que hemos recorrido y hacia el camino que tenemos por delante, es seguro que con el liderazgo firme del Partido y la gran unidad del pueblo chino de todas las etnias, lograremos el objetivo de construir un gran país socialista moderno en todos los aspectos y cumplir el sueño chino de regeneración nacional.

¡Viva nuestra gran, gloriosa y justa Fiesta!

¡Viva nuestro grande, glorioso y heroico pueblo!

Nada puede detener a China hacia su segundo objetivo del centenario: editorial de Global Times

Por Global Times

La ceremonia para celebrar el centenario del Partido Comunista de China (PCCh) en la Plaza de Tiananmen el jueves ha atraído la atención mundial, y los logros del pueblo chino bajo el liderazgo del Partido y la hermosa visión del desarrollo futuro de China están aumentando el sentido de crisis entre algunas elites occidentales. Mientras hablan mal de China, están preocupados porque sienten que el desarrollo de China seguirá siendo imparable.

Independientemente de su actitud hacia China, la mayoría de las élites estadounidenses y occidentales tienden a creer que el PIB de China superará al de Estados Unidos en una década o menos, y la mayoría de ellos también cree que las ventajas militares y tecnológicas de Estados Unidos sobre China se reducirán aún más en el tiempo. Aunque muchos han afirmado que la estabilidad de China se logró a través del crecimiento económico y los controles e intentaron desesperadamente buscar tensiones internas en China, pocas fuerzas occidentales creen que China se saldría de control políticamente.

La confrontación organizada por esas fuerzas estadounidenses y occidentales en realidad está probando la constante modernización de China. Aunque están ideando e implementando formas de frustrar el desarrollo de China, el enfoque de su esquema ya se ha desplazado a cómo lidiar con una China cada vez más poderosa.

Después de lograr el primer objetivo del centenario de China de construir una sociedad moderadamente próspera en todos los aspectos, los chinos se sienten muy seguros de alcanzar el segundo objetivo de construir un gran país socialista moderno. Esto no es una falsa bravuconería. El apoyo a esto es tan sólido que las fuerzas occidentales anti-China no pueden debilitarlos.

Primero, el liderazgo del PCCh continúa fortaleciéndose, y esta es la mayor ventaja política de China. El liderazgo del país por parte del PCCh ha sido el foco de ataques a China por parte de los medios occidentales, cuyas narrativas pasadas de la teoría de la democracia al estilo occidental y las prácticas políticas multipartidistas han engañado a algunos chinos. Se puede decir que el fortalecimiento de la dirección del Partido ha ido avanzando en la resistencia a la demagogia de los medios occidentales, y sus logros son el resultado tanto de la superación personal como de la presión externa. Hoy, la sociedad china cree más firmemente en la importancia del liderazgo del Partido. Tal como dijo el 1 de julio el secretario general del Comité Central del PCCh, Xi Jinping, "Cualquier intento de dividir al Partido del pueblo chino o de poner al pueblo en contra del Partido está condenado al fracaso”.

En segundo lugar, el camino de desarrollo de China proviene de la realidad. Es un camino que se ha formado desde cero a través de la práctica. Nuestro éxito continuo ha contribuido a un despertar teórico en la sociedad china. Estamos empezando a pensar que el enfoque occidental no es universal y nos damos cuenta de que podemos estar creando una nueva forma de civilización. Ahora, es Occidente el que está mostrando su falta de confianza en su camino, mientras que China está comenzando a ganar gradualmente la delantera en la batalla por la confianza con Estados Unidos.

En tercer lugar, la formación y la forma del conflicto entre China y Estados Unidos también han cambiado. Estados Unidos con sus aliados está ejerciendo presión ideológica sobre China, mientras que más fuerzas sociales en China llegan al frente de la guerra en temas centrales, como los derechos humanos, en lugar de dejar que el gobierno lleve la presión solo. Los medios occidentales solían agitar desenfrenadamente las cosas en la arena de la opinión pública china. Ahora, es mucho más difícil para ellos hacerlo, y el público chino los ataca y se burla sin descanso.

Cuarto, Estados Unidos no puede frustrar la modernización de China, aunque es más fuerte que China en términos de poder nacional, la brecha ya no puede causar un daño fatal a China. Por ejemplo, Estados Unidos tiene un ejército fuerte, pero esto no le traerá una ventaja absoluta en el Pacífico occidental. Además, Estados Unidos teme a la mayor parte del crecimiento económico de China. Su débil capacidad para participar en un juego económico con China no puede compensarse con la ventaja militar de Estados Unidos.

China nunca se ha fijado su objetivo únicamente en tratar con Estados Unidos. Para China, resistir la política hostil de Estados Unidos es el mismo curso de desarrollo. China no necesita hacer muchos esfuerzos adicionales además de centrarse en el desarrollo. Pero Estados Unidos necesita establecer una agenda especial para tratar con China. En otras palabras, China trata con EE. UU. con un mayor desarrollo, mientras que EE. UU. tiene que socavar sus intereses para diseñar una política hacia China.

Con muchos factores favorables bajo nuestro control, China puede predecir el futuro con seguridad. Podremos alcanzar la meta del segundo centenario como logramos la primera. China será el ganador final.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

AVISO IMPORTANTE

¡ATENCIÓN!

El denominado "mundo libre" ha censurado
la señal del canal ruso de TV RT.
Para poder seguir viéndolo en nuestro portal
siga las instrucciones siguientes:
1) Instale en su ordenador el programa
gratuito Proton VPN desde aquí:
2) Ejecute el programa y aparecerán
tres Ubicaciones libres en la parte izquierda
3) Pulse "CONECTAR" en la ubicación JAPÓN
4) Vuelva a entrar en nuestra web y ya 
podrá disfrutar de la señal de RT TV
5) Maldiga a los cabecillas del
"mundo libre" y a sus ancestros

RECOMENDAMOS