Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

China evitó una recesión técnica al registrar su economía un crecimiento del 3,2 % en el segundo trimestre de este año, según datos de la Oficina Nacional de Estadísticas. Esta mejora convierte al país asiático en la primera gran economía que se muestra en recuperación tras el severo golpe de la pandemia de covid-19.

La economía china cayó un 6,8 % en los primeros tres meses del año, en la que fue su primera contracción desde 1976.

La actividad económica entre abril y junio ha superado el pronóstico medio del 2,4 % de los analistas encuestados por Bloomberg.

Se considera que un país entra en recesión técnica si su PIB se contrae dos trimestres seguidos.

Sin embargo, la segunda economía del mundo es un 1,6 % más pequeña que su tamaño de hace un año. Una continuada caída en las ventas minoristas está socavando la recuperación de la producción industrial.

El consumo interno se ha mostrado peor de lo que se esperaba y la economía se mantiene vulnerable a caídas en la demanda extranjera de productos chinos, debido a las restricciones que siguen perjudicando la actividad en otros países.

El repunte ha sido "causado por estímulos crediticios, como es obvio en la fuerte inversión inmobiliaria y de infraestructura, mientras que la recuperación en ventas minoristas e inversiones privadas permanece rezagada", comenta Michelle Lam, economista en Société Générale en Hong Kong.

Los analistas consultados por Bloomberg ven como obstáculos principales a la plena recuperación de China la presión del desempleo causado por el cierre de la producción por la pandemia en el primer trimestre y los esfuerzos de EE.UU. de impedir que sus empresas y las de otros países hagan negocios con compañías chinas.

"La recuperación china es más fuerte que la del resto del mundo, en mayor medida beneficiándose del control epidémico efectivo y el proceso ordenado de normalización. En la segunda mitad, el impulso de recuperación será más suave", opinó Zhu Haibin, economista principal para China en JPMorgan Chase and Co.

China advierte al Reino Unido: No nos amenacen con portaviones

El Gobierno chino ha instado a Londres a renunciar a su “paso muy peligroso” de desplegar el portaviones HMS Queen Elizabeth en el Pacífico.

En un diálogo con la revista británica The Time, publicado el sábado, el embajador chino en el Reino Unido, Liu Xiaoming, subrayó que, cualquier plan del Gobierno británico encaminado a desplegar portaviones en el Pacifico sería un “paso muy peligroso” que podría aumentar las tensiones entre ambos países.

El diplomático chino hizo estas declaraciones, después de que la misma revista, citando a medios locales, indicara que Londres estaba planeando el envío del portaviones HMS Queen Elizabeth al mar de la China Meridional, donde participaría en ejercicios militares conjuntos con aliados, como Estados Unidos y Japón.

Además de participar en ejercicios militares, el buque también proporcionará una plataforma para conversaciones comerciales”, detalló Time.

Liu, en una crítica a posible despliegue del navío británico, dijo que, “después del Brexit, creo que el Reino Unido todavía quiere jugar un papel importante en el mundo”, sin embargo, “esa no es la forma de jugar un papel importante”, enfatizó.

Las tensiones entre Pekín y Londres llevan tiempo con picos, como la intervención de Londres en asuntos interinos China, según Pekín en referencia al rechazo británico de la nueva ley de seguridad de Hong Kong.

El Gobierno británico considera que dicha ley “viola” la autonomía sobre la isla y prometió ampliar los derechos de inmigración y, en última instancia, el acceso a la ciudadanía británica, para millones de hongkoneses.

En respuesta, las autoridades chinas rechazan estas acusaciones y enfatizan que el Reino Unido y sus aliados, especialmente EE.UU., no tienen “derecho” a intervenir en sus asuntos internos.

Pekín podría privar a EE.UU. de un recurso clave para Defensa, mientras en China su producción va en aumento

Las nuevas sanciones de Pekín contra Lockheed Martin podrían afectar los suministros a este fabricante de armas estadounidense de un recurso clave para la producción de armas y alta tecnología: las tierras raras, sobre los cuales China disfruta de un monopolio casi global, indican medios estatales del gigante asiático con referencia a expertos en aviación.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China anunció el 14 de julio la imposición de medidas restrictivas contra de Lockheed Martin en respuesta a su participación en un paquete de actualización de 620 millones de dólares para los misiles tierra-aire Patriot, cuya venta a Taiwán fue aprobada por el Gobierno de EE.UU. la semana pasada.

Muchos de los productos clave de Lockheed Martin, incluidos los aviones de combate F-35 y los misiles Patriot, dependen de componentes fabricados con tierras raras, indicaron los analistas chinos y en EE.UU. tienen conciencia de ello.

EE.UU. "depende peligrosamente" de las exportaciones chinas de tierras raras

De acuerdo con el fiscal general de EE.UU., William Barr —quien en un reciente discurso sobre la política de Pekín destacó que Washington actualmente "depende peligrosamente" de Pekín en el tema de tierras raras—, "desde la década de 1960 hasta la de 1980, EE.UU. lideró el mundo en producción de tierras raras", pero "desde entonces, la producción se ha desplazado casi por completo a China".

"China es el principal proveedor de EE.UU. y representa alrededor del 80% de nuestras importaciones. Los riesgos de dependencia son reales", subrayó Barr y recordó que en el 2010 Pekín recortó las exportaciones de materiales de tierras raras a Japón, después de un incidente que involucró a islas en disputa en el mar de la China Oriental. "China podría hacernos lo mismo", advirtió Barr.

Aumento de producción

Mientras en EE.UU. acusan a China de tener "su plan para monopolizar los materiales de tierras raras", Pekín informó este jueves de que el índice de prosperidad de la industria de las tierras raras —un indicador del desempeño general de la industria— subió 103,70 puntos en el segundo trimestre de este año, lo que representa un aumento del 4,26% en comparación con el trimestre anterior.

Además, se indicó que "las medidas efectivas de prevención y control de la epidemia del covid-19" de China han influido positivamente en la producción y las operaciones de las empresas de tierras raras, que "se han recuperado bien" en el segundo trimestre.

Por otra parte, el Ministerio de Recursos Naturales de China aumentó este miércoles su cuota minera para tierras raras en un máximo anual del 6,1%, hasta 140.000 toneladas para el 2020, frente a las 132.000 del año pasado. China ha elevado la cuota anual durante tres años seguidos.

Las tierras raras o metales raros son un conjunto de 17 elementos químicos con características especiales: escandio, itrio y los 15 elementos del grupo de los lantánidos (lantano, cerio, praseodimio, neodimio, prometio, samario, europio, gadolinio, terbio, disprosio, holmio, erbio, tulio, iterbio y lutecio)

Son difíciles de encontrar en las concentraciones deseables y difíciles de procesar, ya que a menudo contienen materiales radioactivos naturales, como el uranio y el torio

Las tierras raras tienen una importancia vital para una amplia gama de industrias, desde las tecnológicas hasta las del ámbito militar

El Ejército utiliza elementos de tierras raras en gafas de visión nocturna, armas de precisión, equipos de comunicaciones y de GPS, baterías y otros dispositivos electrónicos de defensa

La Armada de EE.UU. vuelve a desplegar dos portaviones en el mar de la China Meridional en pleno aumento de la tensión con Pekín

Los portaviones USS Nimitz y USS Ronald Reagan realizarán maniobras en el mar de la China Meridional por segunda vez en dos semanas, según ha anunciado la Armada de EE.UU. este 17 de julio. Estas naves de guerra ya realizaron ensayos militares en las mismas aguas del 4 al 6 de julio y han regresado a la zona este viernes.

Los militares estadounidenses han asegurado que los grupos de ataque del USS Nimitz y USS Reagan operan "donde permita la ley internacional" para reforzar "su compromiso con un Indo-Pacífico libre y abierto y un orden internacional basado en las leyes" y fortalecer lazos con sus aliados y socios en la región.

Aunque la Armada de EE.UU. ha indicado que la presencia de esos portaviones no es una respuesta a eventos políticos, desde hace meses las relaciones de Washington y Pekín sufren una escalada de tensión en diversos ámbitos, sobre todo en la disputa de territorios en el mar de la China Meridional.

Además, este anuncio se ha producido poco después de que el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, declaró que "las cosas han cambiado dramáticamente" en esas aguas y prometió que EE.UU. usará "todas las herramientas disponibles" para apoyar a los países de la región que opinen que China violó su soberanía.

En respuesta, la Embajada de China en EE.UU. instó a Washington a detener sus "intentos de perturbar y sabotear la paz y la estabilidad de la región". La parte china subrayó que la declaración de Pompeo "ignora los esfuerzos de China y los países de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (ASEAN) en favor de la paz y la estabilidad en el mar de la China Meridional, distorsiona deliberadamente los hechos y el derecho internacional [...], exagera la situación en la región e intenta sembrar la discordia entre China y otros países litorales".

China sostiene que en EE.UU. "han perdido la razón y se han vuelto locos" respecto a sus relaciones con Pekín

La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Hua Chunying, ha declarado este 17 de julio que varios altos funcionarios estadounidenses "se han vuelto locos", entre ellos el fiscal general William Barr, respecto a sus relaciones con el país asiático.

"Estas personas, para su propio interés y beneficio político, no dudan en secuestrar la opinión pública interna […] hasta el punto de perder la razón y volverse locas", ha afirmado la vocera, citada por AFP.

En ese contexto, Hua ha expresado la esperanza de que las autoridades en Washington "vuelvan a la racionalidad", añadiendo que China no tiene intención de reemplazar a EE.UU.

"Un gorrión no puede entender la ambición de un cisne", ha declarado. "Es un error de juicio y malentendido sobre las intenciones estratégicas de China", ha reiterado.

Barr declaró este jueves que "China está actualmente involucrada en una guerra relámpago económica", cuyo objetivo es "no solo unirse a las filas de otras economías industriales avanzadas, sino reemplazarlas por completo".

"Las grandes compañías tecnológicas de EE.UU. también han permitido convertirse en peones de la influencia china", denunció. En este sentido, Barr señaló que Google, Microsoft, Yahoo o Apple "se han mostrado demasiado dispuestas a colaborar" con Pekín. Además, el fiscal general apuntó a las compañías de Hollywood, incluida Walt Disney Co., diciendo que cedieron ante la presión y censuraron sus películas "para apaciguar al Partido Comunista Chino".

La Armada de EE.UU. vuelve a desplegar dos portaviones en el mar de la China Meridional en pleno aumento de la tensión con Pekín

Los portaviones USS Nimitz y USS Ronald Reagan realizarán maniobras en el mar de la China Meridional por segunda vez en dos semanas, según ha anunciado la Armada de EE.UU. este 17 de julio. Estas naves de guerra ya realizaron ensayos militares en las mismas aguas del 4 al 6 de julio y han regresado a la zona este viernes.

Los militares estadounidenses han asegurado que los grupos de ataque del USS Nimitz y USS Reagan operan "donde permita la ley internacional" para reforzar "su compromiso con un Indo-Pacífico libre y abierto y un orden internacional basado en las leyes" y fortalecer lazos con sus aliados y socios en la región.

Aunque la Armada de EE.UU. ha indicado que la presencia de esos portaviones no es una respuesta a eventos políticos, desde hace meses las relaciones de Washington y Pekín sufren una escalada de tensión en diversos ámbitos, sobre todo en la disputa de territorios en el mar de la China Meridional.

Además, este anuncio se ha producido poco después de que el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, declaró que "las cosas han cambiado dramáticamente" en esas aguas y prometió que EE.UU. usará "todas las herramientas disponibles" para apoyar a los países de la región que opinen que China violó su soberanía.

En respuesta, la Embajada de China en EE.UU. instó a Washington a detener sus "intentos de perturbar y sabotear la paz y la estabilidad de la región". La parte china subrayó que la declaración de Pompeo "ignora los esfuerzos de China y los países de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (ASEAN) en favor de la paz y la estabilidad en el mar de la China Meridional, distorsiona deliberadamente los hechos y el derecho internacional [...], exagera la situación en la región e intenta sembrar la discordia entre China y otros países litorales".

Análisis: La flota del Dragón es imbatible en el mar del Sur de China

Raúl Zibechi

El mar del Sur de China, región estratégica para el comercio internacional, es el punto más caliente del planeta, allí donde puede surgir una guerra entre dos grandes potencias.

El 4 de julio, fiesta nacional en EEUU, el Pentágono decidió enviar dos portaviones, el USS Ronald Reagan y el USS Nimitz, a la zona marítima donde China realizaba ejercicios militares anunciados tiempo atrás, del 1 al 5 de julio.

Para la Casa Blanca se trataba de "enviar una señal clara a nuestros socios y aliados de que estamos comprometidos con la seguridad regional y la estabilidad", ya que las maniobras chinas se realizaron en el entorno de las Islas Paracelso, en disputa entre China, Vietnam y Taiwán.

En los hechos, las dos mayores marinas de guerra del mundo han llevado a cabo simultáneamente ejercicios militares en un mismo espacio, con grandes despliegues de barcos que amenazan con arrastrar a la región hacia un conflicto entre superpotencias de incalculables consecuencias.

El presidente del Instituto Nacional de Estudios del Mar del Sur de China, Wu Shicun, escribió un artículo editorial en Global Times recordando que había hecho una predicción en enero de 2020, diciendo que este año sería un punto de inflexión en el mar del Sur de China, ya que la situación regional pasaría de "estabilizarse y mejorar" a una situación de "turbulencia".

El analista recuerda que en mayo pasado EEUU amenazó con "aumentar la presión pública" contra China y que a fines de junio envió a los grupos de ataque de portaviones Nimitz y Ronald Reagan para simulacros dobles en el mar de Filipinas.

El editorialista de Global Times asegura también que EEUU mantiene una actitud "agresiva y provocadora sin precedentes en la región", que la potencia es la mayor amenaza para la paz y la estabilidad y que está "militarizando esta tranquila región".

Como sucede en otras áreas del planeta, y recientemente en la frontera entre la India y China, considera que es probable que EEUU "haya estado instigando en secreto" a varios países de la región "para provocar a China con movimientos unilaterales imprudentes".

Por otro lado, China no ha dejado pasar la oportunidad para enseñar que el Ejército Popular de Liberación de China (EPL) tiene el control del mar del Sur de China y que cuenta con "una amplia selección de armas de portaviones como los misiles asesinos de portaviones DF-21D y DF-26".

Por otro lado, el experto militar chino Song Zhongping, dijo a Asia Times que "no es realista que Estados Unidos libre una guerra contra China con solo dos portaviones en el mar del Sur de China, y es muy poco probable que las dos partes puedan provocar un conflicto accidentalmente debido a los simulacros". En Beijing se considera que las maniobras de EEUU tienen poco vuelo y más que a China se dirigen a sus propios aliados.

Sin embargo, en el corto plazo, EEUU ha conseguido impresionar a algunos aliados en la región, como quedó de manifiesto en la reciente cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN). En ese foro, aparecieron críticas de importantes países de la región, como Vietnam y Filipinas, que han mejorado sus relaciones con EEUU y están más distanciados de Beijing.

Pero el centro del debate está en la creciente potencia militar naval de China, que no deja de crecer por dos razones básicas: los dirigentes de Beijing parecen estar convencidos de que tarde o temprano un enfrentamiento militar con EEUU es inevitable y porque tienen la mayor capacidad industrial del planeta como para construir buques de guerra a una velocidad inigualable.

China construyó tres naves de "asalto anfibio pesado" en apenas un año, algo imposible de igualar por ninguna otra potencia. Se trata de los buques Clase 075, equiparables a portaviones medianos que desplazan 40.000 toneladas, "comparable al portaviones nuclear francés Charles De Gaulle, con mucho el portaviones más capaz presentado por una potencia europea continental", según el portal Military Watch Magazine.

Estos buques son similares a la Clase Wasp de la Armada de los EEUU, puedan transportar vehículos blindados, helicópteros de ataque y aerodeslizadores, lo que los convierte en "adecuados para operaciones ofensivas, ya sea realizando un desembarco en la playa en islas en disputa o contra territorio enemigo". En suma, son los buques ideales para el combate en el Mar del Sur de China.

​El 25 de setiembre de 2019 botaron el primer buque de asalto Clase 075. El 22 de abril de 2020 el segundo. Esta semana se supo que esos buques están comenzando a desplegar helicópteros de asalto no tripulados y, a la vez, trascendió que "un tercero está a punto de ser lanzado", ya que "China se ha convertido en un líder mundial en tecnologías de drones en los últimos años".

Para 2025, en apenas cinco años, China contará con siete portaviones en total, sumando los tres Clase 075 medianos y los cuatro de gran tamaño, dos de ellos ya botados y dos más en construcción.

Sin embargo, la nave destinada a cambiar la relación de fuerzas en el Pacífico no serán los portaviones sino los destructores Tipo 055, de los que ya ha lanzado cinco y completará su flota con ocho, destinados a escoltar a los portaviones. Según los analistas, estos buques son "los destructores más capaces en servicio en cualquier parte del mundo, y despliegan la suite de armamentos más grande y posiblemente la más sofisticada del mundo".

Desplazan 13.000 toneladas e incorporan un sistema de lanzamiento vertical (VLS) con 112 lanzadores que disparan misiles tierra-aire, antibuque, antisubmarino y de ataque terrestre, y despliega una combinación de diez tipos de misiles diferentes. "Esto proporciona a los destructores chinos y sus contingentes lo que probablemente sea la mejor protección contra ataques aéreos y de misiles en el mundo".

La nueva generación de destructores comenzó a fabricarse en 2018 y se están botando a razón de tres por año, más otros tres algo más livianos de la Clase 052. La capacidad industrial de China le permite construir el mejor destructor del mundo con una velocidad de fabricación que está produciendo "la expansión naval más rápida de la historia", lo que le permitirá al Dragón "superar cuantitativamente la flota de destructores de la Armada de EEUU antes de 2025".

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS