Libros Recomendados

El Ministerio de Defensa de Rusia anunció este martes que el 24 de junio movilizó sus cazas tras detectar que la fragata Evertsen de la Armada de los Países Bajos, que se encontraba en aguas neutrales, cambió de rumbo y comenzó a navegar en dirección al estrecho de Kerch, entre el mar Negro y el de Azov.

"Para evitar la violación de la frontera de las aguas territoriales de Rusia, se movilizaron los cazas Su-30 y los bombarderos Su-24 de las fuerzas de servicio, que volaron a una distancia segura cerca del barco de la Armada neerlandesa", declaró el ministerio, que agrega que tras los vuelos de los aviones la fragata inmediatamente cambió de rumbo, alejándose de la frontera rusa y ciñéndose a su ruta anterior.

"Los vuelos de los aviones rusos se llevaron a cabo de acuerdo con las reglas internacionales para el uso del espacio aéreo", aseveraron los militares. Después de que la Evertsen cambiara de rumbo, las aeronaves rusas regresaron a sus aeródromos de origen.

Previamente, el Ministerio de Defensa de Países Bajos comunicó que los cazas rusos crearon "situaciones inseguras" en el mar Negro, al volar "peligrosamente bajo" sobre la fragata Evertsen. Los militares neerlandeses acusaron a Rusia de "acosar" a la fragata durante varias horas y de "simular ataques" contra su embarcación, supuestamente violando el derecho a la libertad de navegación y los acuerdos mutuos.

El incidente con la Evertsen tuvo lugar un día después de que el destructor británico HMS Defender violara la frontera rusa adentrándose 3 kilómetros en sus aguas territoriales cerca de Crimea. Después de que la Armada rusa abriera fuego de advertencia, el barco abandonó el territorio ruso. Moscú consideró la maniobra del buque como una flagrante violación de la convención de la ONU sobre el derecho del mar de 1982 e instó a Londres a investigar con detenimiento las acciones de su nave.

Rusia responde a maniobras de OTAN con prueba de S-400 en Crimea

Rusia pone a prueba la preparación de su sistema de defensa aérea S-400 en Crimea, con Ucrania y la OTAN involucrados en maniobras en sus cercanías.

Según la información facilitada este martes por el portavoz de la Flota rusa del Mar Negro, Alexéi Rulyov, las fuerzas rusas han llevado a cabo un entrenamiento de detección de objetivos para probar la preparación de los sistemas S-400 desplegados en Crimea.

Citado por la agencia local de noticias Interfax, Rulyov ha detallado que, durante el test, se utilizaron cazas Su-24, Su-27 y Su-30SM, así como helicópteros Mi-8 y Ka-27, como objetivos simulados para las unidades de defensa aérea.

El sistema S-400, en servicio operativo en el Ejército ruso desde 2007, tiene un alcance de hasta 400 kilómetros y puede destruir objetivos a una altura de hasta 30 kilómetros.

Conforme a expertos militares, el S-400 figura entre los cinco tipos de armas rusas capaces de destruir la línea ofensiva de las Fuerzas Armadas de Ucrania en el hipotético caso de un enfrentamiento bélico entre ambos países.

Desde el lunes, Ucrania y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) realizan ejercicios navales en el mar Negro; las mayores en casi un cuarto de siglo.

La Alianza Atlántica ha dado a conocer que estos simulacros, denominados Sea Breeze, consisten en ejercicios de guerra anfibia, operaciones de bloqueo marítimo, defensa aérea, operaciones de buceo, maniobras terrestres, guerra antisubmarina, y búsqueda y rescate.

Ante ese movimiento, el Ministerio ruso de Defensa señaló el mismo lunes que la Flota del Mar Negro de Rusia monitorea de cerca las referidas maniobras.

Todos estos hechos tienen lugar mientras las tensiones entre Rusia y el Occidente han alcanzado niveles sin precedentes por varias razones, como la situación en Ucrania y la anexión de la estratégica península de Crimea a Rusia, entre otras.

Moscú denuncia la expansión de la OTAN cerca de sus fronteras y ve detrás de ella intentos por desestabilizar la región e incitar a Rusia a responder.

Las autoridades rusas advierten que las provocaciones militares en sus lindes, incluido el mar Negro, tendrán consecuencias nefastas y que el país euroasiático defenderá su integridad territorial.

Grandes fuerzas de la flota y las fuerzas aeroespaciales rusas realizan maniobras a gran escala frente a las costas de Siria

En el curso de un ejercicio conjunto de las fuerzas de la formación operativa permanente de la flota y la aviación de las Fuerzas Aeroespaciales en el Mediterráneo, las tripulaciones de los barcos desarrollaron las tareas de repeler un ataque de los activos aéreos enemigos y realizaron entrenamiento para el aire. Fuerzas de defensa y portaaviones de misiles hipersónicos realizaron vuelos de entrenamiento acompañados de cazas, informa el Ministerio de Defensa de Rusia.

Se prestó especial atención al contraataque de aviones, helicópteros y vehículos aéreos no tripulados del enemigo imaginario.

Según el plan del ejercicio, los barcos de la flota rusa, incluido el buque insignia de la Flota del Mar Negro, el crucero de misiles “Moskva”, las fragatas “Almirante Essen” y “Almirante Makarov” con los misiles “Kalibr”, así como dos submarinos diesel-eléctricos “Stary Oskol” y “Rostov-on-Don” con los mismos misiles de crucero, junto con los aviones antisubmarinos Tu-142MK, Il-38, los bombarderos de largo alcance Tu-22M3 y los caza-interceptores MiG-31K, realizan tareas de entrenamiento de combate para garantizar la seguridad de la base aérea Khmeimim y la base naval de la flota rusa en Tartus.

Además, durante los vuelos de entrenamiento, la tecnología y los equipos de aviación se prueban en condiciones climáticas difíciles, incluidas las causadas por la exposición a altas temperaturas y la posibilidad de vuelos largos sobre la superficie del agua.

Las tripulaciones de las aeronaves adquieren habilidades prácticas para practicar tareas de entrenamiento en nuevas áreas geográficas.

Rusia califica de infundadas las acusaciones en su contra por ciberataque a Polonia

MOSCÚ (Sputnik) — Las acusaciones por parte de Polonia de que el reciente ataque cibernético a gran escala contra ese país supuestamente provino de Rusia, son infundadas, declararon a Sputnik desde el Ministerio de Exteriores ruso.

"Las acusaciones infundadas contra Rusia, en este caso de un supuesto ciberataque a gran escala contra políticos polacos con el objetivo de desestabilizar el país, lamentablemente se dan por sentadas en Varsovia", dijeron.

La Cancillería rusa, indicaron, llama a "los socios a cumplir las decisiones consensuadas adoptadas por los países en las plataformas de la ONU relativas a la seguridad internacional de la información (...) sobre la necesidad de fundamentar cualesquiera acusaciones de organizar actos cibernéticos ilegales que se presenten contra Estados".

A principios de junio, el jefe de la oficina del primer ministro de Polonia, Michal Dworczyk, informó que su correo electrónico había sido hackeado.

Varios medios comunicaron que, como resultado de lo ocurrido, los hackers pudieron acceder a documentos secretos.

El propio Dworczyk explicó que habían sido hackeados no solo su correo electrónico, sino el de su esposa, así como los perfiles en las redes sociales, y aseguró que la información secreta no había sido filtrada.

El pasado 15 de junio, las autoridades polacas denunciaron que el país se enfrentó a un ataque cibernético a gran escala que, según el líder del partido gobernante polaco Ley y Justicia (PiS), el viceprimer ministro Jaroslaw Kaczynski, fue lanzado desde Rusia.

Kaczynski reveló que los políticos y funcionarios más altos del país fueron objeto de ese ataque.

El periódico polaco Wyborcza, por su parte, comunicó citando a sus propias fuentes que nunca ocurrió el ciberataque a Polonia del que acusan a Rusia.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS

El Tiempo por Meteoblue