Libros Recomendados

Iain Davis

El Gran Reinicio del Foro Económico Mundial (FEM) se ha vendido al público como una oportunidad para construir un futuro sostenible y neutro en carbono. La omnipresente frase de volver a construir mejor, o "volver a construir más verde", como la reformuló recientemente el Primer Ministro del Reino Unido, Boris Johnson, sugiere que la recuperación de la devastación económica, tras la supuesta pandemia, es una oportunidad para que el mundo se "reinicie".

El Objetivo de Desarrollo Sostenible 11 (b) de la Agenda 2030 de la ONU establece:

Para 2020, aumentar sustancialmente el número de ciudades y asentamientos humanos que adopten y apliquen políticas y planes integrados para la adaptación al cambio climático y la resiliencia a las catástrofes, y desarrollar y aplicar, en consonancia con el Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres 2015-2030, una gestión holística del riesgo de catástrofes a todos los niveles.

El Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres, redactado en 2015, establece:

La fase de recuperación, rehabilitación y reconstrucción, que debe prepararse antes de una catástrofe, es una oportunidad fundamental para reconstruir mejor.

Con la aparición en 2020 de la supuesta pandemia mundial, los asentamientos humanos han estado ciertamente implementando planes. Encajando perfectamente en la Agenda 2030, los esfuerzos de nuestros líderes por reconstruir mejor se centran en una recuperación que parece haber sido planificada mucho antes de que nadie hubiera oído hablar del SARS-CoV-2.

Una visión para el Futuro

El Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible (World Business Council for Sustainable Development, WBCSD) publicó su documento Visión 2050 en 2010. Con el objetivo de transformar la economía mundial para cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible (Sustainable Development Goals, SDGs) afirmaron que sería necesario un camino. "Requeriría cambios fundamentales en las estructuras de gobernanza, los marcos económicos, los negocios y el comportamiento humano". Ellos contemplaron dos períodos distintos de transformación.

El WBCSD es una organización de 200 directores generales de algunas de las mayores empresas del mundo. Es el centro de más de 60 consejos empresariales nacionales y regionales y organizaciones asociadas, entre ellas las Naciones Unidas, la Comisión Europea, el Foro Económico Mundial (FEM), el Banco Mundial, la Organización Mundial de la Salud, el Fondo Mundial para la Naturaleza, la Fundación Bill y Melinda Gates, la Fundación Ford y BlackRock.

Llamaron a la década comprendida entre 2010 y 2020 la Adolescencia Turbulenta. Este sería el momento de construir los mecanismos que permitirían establecer los cambios fundamentales. El Tiempo de Transformación comenzaría en 2020, una vez que los cambios fundamentales hubieran podido "madurar en conocimientos, comportamientos y soluciones más consistentes".

En su conclusión, el WBCSD sugirió cómo podría producirse el proceso de pasar de la adolescencia turbulenta a la época de transformación:

Crisis. Oportunidad. Es un tópico empresarial, pero es cierto.

Mientras que para muchos de nosotros el año 2020 fue un desastre, el WBCSD se encontraba entre los planificadores centrales de la nueva economía global normal, para quienes la pandemia mundial no podría haber llegado en un momento más oportuno. Fue una notable coincidencia que la oportunidad de la crisis llegara precisamente a tiempo. En 2020 actualizaron su Visión 2050. Reconociendo que había llegado el momento de la transformación, dijeron:

A pesar de su enorme coste humano y financiero, la pandemia de COVID-19 ha creado una oportunidad para impulsar y acelerar el cambio a un ritmo completamente diferente del que antes habíamos imaginado que era posible.

Aunque imaginaron exactamente esta posibilidad. Los socios del WBSCD, el FEM, también han estado contando sus estrellas de la suerte. La supuesta pandemia mundial de Covid-19 fue una oportunidad para realizar los importantes cambios sociales, económicos y políticos que llevaban tiempo esperando:

La crisis de Covid-19, y los trastornos políticos, económicos y sociales que ha provocado, están cambiando fundamentalmente el contexto tradicional de la toma de decisiones [...] A medida que nos adentramos en una ventana de oportunidad única para dar forma a la recuperación, esta iniciativa [...] informará a todos aquellos que determinen el estado futuro de las relaciones globales, la dirección de las economías nacionales, las prioridades de las sociedades, la naturaleza de los modelos de negocio y la gestión de un patrimonio global.

En su carta de 2021 a los Directores Ejecutivos, Larry Fink, presidente de BlackRock, también expresó su gratitud por la buena suerte de BlackRock al tiempo que ampliaba la oportunidad sin precedentes que presentaba Covid-19:

La pandemia ha presentado una crisis tan existencial [...] que nos ha impulsado a enfrentarnos con más fuerza a la amenaza global del cambio climático.. Los mercados empezaron a poner precio al riesgo climático en el valor de los valores [...] luego la pandemia se impuso [...] y la reasignación de capital se aceleró aún más. Creo que este es el comienzo de una transición larga pero que se acelera rápidamente, que se desarrollará durante muchos años y remodelará los precios de los activos de todo tipo [...] la transición climática presenta una oportunidad de inversión histórica.

Los comentarios de Fink esbozan cómo se pretende que funcione el "Build Back Better Great Reset". Algunas personas parecen pensar que el desarrollo sostenible tiene algo que ver con el ecologismo, con salvar el planeta o con alguna otra vaga "agenda verde". Por desgracia, están muy equivocados.

Argamasa Corporativa

El desarrollo sostenible significa Capitalismo Participativo (stakeholder capitalism) como la argamasa corporativa que mantiene unida una red global de asociaciones público-privadas que están asumiendo colectivamente el manto de gobernantes globales. Bajo su administración se está transformando el sistema monetario y financiero internacional (SMI). La red de socios interesados está ocupada en capitalizar un mercado de bonos de carbono de 120 billones de dólares como base del nuevo SMI.

Los defensores del medio ambiente, como Greta Thunberg y la organización Extinction Rebellion, tal vez imaginen que están a la vanguardia de una batalla ecologista mundial contra el cambio climático y los grandes contaminadores culpables de provocarlo. En realidad, sin saberlo o no, son líderes de imagen para el departamento de relaciones públicas de los grandes contaminadores.

Las mismas corporaciones globales despreciadas son miembros clave de una asociación global público-privada que está utilizando la artimaña del cambio climático para establecer el nuevo Fondo Monetario Internacional (FMI). Una que consolidará su poder económico global y, por tanto, su autoridad mundial.

La supuesta pandemia mundial no sólo provocó la crisis adecuada en el momento preciso, sino que, en otra coincidencia realmente notable, nos acostumbró a los cambios de comportamiento necesarios para vivir en nuestro nuevo y sostenible SMI (Sistema Monetario y Financiero Internacional). La reducción de los viajes, el acceso limitado a los recursos, el bajo nivel de empleo, la austeridad, la dependencia del apoyo financiero del Estado y las nuevas formas de moneda basadas en métricas sostenibles de las partes interesadas, forman parte de nuestro planificado futuro net zero (cero emisiones de carbono netas).

Los socios del FEM, el Deutsche Bank, se encuentran ciertamente entre las empresas mundiales que son conscientes de ello. En noviembre de 2020 publicaron un artículo en el que su analista principal, Eric Heymann, explicaba lo que supone una economía neutra en carbono:

El impacto de la actual política climática en la vida cotidiana de los ciudadanos es todavía bastante abstracto. La política climática se presenta en forma de mayores impuestos y tasas sobre la energía. Si realmente queremos conseguir la neutralidad climática, tenemos que cambiar nuestro comportamiento en todos estos ámbitos de la vida. Un giro importante en la política climática producirá sin duda perdedores tanto en los hogares como en las empresas. Además, es probable que la prosperidad y el empleo se resientan considerablemente. Todavía no existen tecnologías adecuadas y rentables que nos permitan mantener nuestro nivel de vida sin emisiones de carbono. Eso significa que los precios del carbono tendrán que aumentar considerablemente para empujar a la gente a cambiar su comportamiento. Otra opción (o quizás complementaria) es endurecer considerablemente la legislación reguladora. ¿Hasta qué punto podemos estar dispuestos a aceptar una especie de ecodictadura (en forma de ley reguladora) para avanzar hacia la neutralidad climática?

Esto es congruente con las observaciones del anterior y del actual gobernador del Banco de Inglaterra. Antes de su salida como gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney advirtió que las empresas que no puedan cumplir las normas reguladoras de los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) "se irán a la quiebra sin duda". En otras palabras, las líneas de crédito, sin las cuales ni siquiera las corporaciones multinacionales pueden esperar funcionar, se limitarán sólo a aquellos que puedan permitirse aplicar los cambios requeridos.

Más recientemente, ahora como Enviado Especial de las Naciones Unidas para la Acción Climática y la Financiación, asesor especial del gobierno del Reino Unido en la conferencia COP26 y miembro de la Junta Directiva del FEM, Carney reforzó su mensaje y señaló a sus socios interesados cómo el nuevo IMFS seleccionaría a los ganadores y perdedores corporativos.

Habrá industrias, sectores y empresas que lo hagan muy bien durante este proceso porque serán parte de la solución. Pero también habrá otras que se queden atrás y serán castigadas.

Los ganadores y los perdedores no sólo se aplicarán a las empresas. El nuevo depositario IMFS tampoco parece basarse en el empleo masivo. Recientemente, el gobierno del Reino Unido ha publicado el informe del Grupo de Trabajo sobre Empleos Verdes. Prometiendo un futuro brillante de oportunidades de empleo, citan el informe de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) Net Zero by 2050: A Roadmap for the Global Energy Sector. La AIE afirma:

La transición a la energía net zero trae consigo nuevas oportunidades de empleo, con 14 millones de puestos de trabajo creados para 2030 [...] En nuestro camino, se pierden alrededor de 5 millones de puestos de trabajo [...] lo que significa que los cambios estructurales pueden causar choques para las comunidades con impactos que persisten en el tiempo. Esto requiere una cuidadosa atención política para abordar las pérdidas de empleo. Será vital minimizar las dificultades asociadas a estas interrupciones [...] ubicando las nuevas instalaciones de energía limpia en las zonas más afectadas siempre que sea posible, y proporcionando ayuda regional.

Empleos Esenciales

Para ser claros, los revolucionarios verdes como Mark Carney y la Agencia Internacional de la Energía (AIE) están sugiriendo que prácticamente podemos eliminar la industria pesada, reducir la capacidad de fabricación prácticamente a cero, eliminar los combustibles fósiles del mercado energético doméstico y comercial y, al mismo tiempo, aumentar el empleo. Esto seguramente sorprenderá a PriceWaterhouseCoopers (PwC), que es socio tanto de Chatham House como del FEM.

En 2018, PwC elaboró un modelo de la mano de obra del futuro. Presentaron una serie de escenarios basados en megatendencias y sus evaluaciones sobre cómo podríamos adaptarnos a estas imposiciones aparentemente inevitables. Sea cual sea el modelo que esbozaron, el tema común era la creciente automatización y el dominio de la Inteligencia artificial (IA) en el lugar de trabajo. Afirmaron que la pérdida de puestos de trabajo es inevitable, aunque se crearán nuevos empleos.

Sin embargo, el alcance y la gama de estos nuevos puestos de trabajo parecen ser extremadamente limitados. Estos empleos creados serán realizados por lo que PwC describió como "personas fundamentales". Tienen un conjunto de habilidades muy particular que los hace valiosos para sus empleadores de las partes interesadas. PwC predijo:

Los trabajadores que realizan tareas que la automatización aún no puede resolver, se vuelven más fundamentales, y esto significa que los empleadores darán prioridad a la creatividad, la innovación, la imaginación y las habilidades de diseño. Esta opinión está respaldada por los líderes empresariales de todo el mundo que han respondido a nuestra última encuesta de directores generales... Estas son las personas "fundamentales".

Parece que habrá escasas oportunidades de empleo para el resto de nosotros en nuestro futuro sostenible. Los pocos puestos de trabajo que queden se limitarán únicamente a aquellas tareas que no puedan ser realizadas por la automatización o la Inteligencia artificial (IA). Sólo las personas extraordinarias, con habilidades adecuadas a los grupos de interés de las empresas, tendrán algún valor. Hay muchas razones para otorgar una considerable credibilidad al estudio de 2013 de los investigadores de la Universidad de Oxford que predijo que se perderá el 47% de todos los puestos de trabajo.

Royal Institute of International Affairs (Chatham House) consideró lo que este nuevo futuro del carbono significará para nosotros, a la gente común. De nuevo en 2018, el RIIA encargó a la Royal Society que realizara una revisión de la literatura disponible sobre el impacto de la IA y la automatización. Encontraron una clara falta de investigación que evalúe las implicaciones para nosotros, como individuos. Encontraron:

Estas pruebas demuestran que el uso de la tecnología digital en el trabajo está relacionado con una creciente polarización del trabajo entre los empleos realizados principalmente por trabajadores con bajos niveles de educación formal ("poco educados") y los empleos realizados por trabajadores con un alto nivel de educación [...] Todavía no se han calculado las pérdidas individuales derivadas del desplazamiento relacionado con la automatización, pero una bibliografía más amplia sugiere que estas pérdidas pueden ser significativas y persistentes. Esto puede [...] conducir a un aumento significativo de la desigualdad, especialmente si los empresarios tienen un poder de mercado significativo.

Por lo tanto, la base de la confianza del Grupo de Trabajo sobre Empleos Verdes y de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) sobre la creación de empleo parece ser un misterio. Probablemente merezca la pena señalar que se trata de predicciones modelizadas.

El sucesor de Carney como Gobernador del Banco de Inglaterra (BoE), Andrew Bailey, ya ha declarado que sería importante deshacerse de los "puestos de trabajo improductivos" y dijo que la pérdida de puestos de trabajo, como resultado de la "crisis de Covid-19", era inevitable. Una vez más, la pandemia mundial parece habernos aclimatado a la nueva economía neutra en carbono.

Respuesta "económica" sin precedentes

Mark Carney, entonces gobernador del Banco de Inglaterra, participó en el simposio de banqueros centrales del G7 celebrado en Jackson Hole, Wyoming, cuatro meses antes de que se dieran a conocer los primeros casos de Covid-19. En esa reunión, la mayor empresa de gestión de inversiones del mundo, BlackRock, presentó su informe, titulado Dealing With The Next Downturn, a los banqueros centrales reunidos. BlackRock declaró:

Se necesitarán políticas sin precedentes para responder a la próxima recesión económica. La política monetaria está casi agotada a medida que los tipos de interés mundiales se desploman hacia cero o menos. La política fiscal, por sí sola, tendrá dificultades para proporcionar un estímulo importante en el momento oportuno, dados los elevados niveles de deuda y los típicos retrasos en su aplicación.

BlackRock declaró que el actual IMFS no sería capaz de responder eficazmente a una crisis financiera importante:

La política monetaria convencional y no convencional funciona principalmente a través del impacto estimulante de la bajada de los tipos de interés a corto y largo plazo. Este canal está casi agotado.

La política fiscal (el gasto público y los impuestos) no podría responder a una "recesión" importante porque la deuda del gobierno estaba fuera de los límites. La falta de actividad en la economía productiva significaba que los aumentos de impuestos serían insuficientes para responder a una gran crisis financiera. Asimismo, la política monetaria (creación de dinero) estaba agotada porque los préstamos interbancarios, y los mercados de bonos asociados, estaban a punto de implosionar.

Había un sentido de urgencia entre los banqueros del G7, como reveló Mark Carney. En agosto de 2019, hablando en el simposio de Jackson Hole, dijo:

Lo más importante es que está creciendo una asimetría desestabilizadora en el corazón del IMFS [...] una economía mundial multipolar requiere un nuevo IMFS para desarrollar todo su potencial. No será fácil. La historia enseña que la transición a una nueva moneda de reserva mundial puede no desarrollarse sin problemas [...] Los avances tecnológicos ofrecen la posibilidad de que surja un mundo así. El Banco de Inglaterra [...] ha sido claro [...] los términos de compromiso para cualquier nuevo sistema de pagos privado sistémico deben estar en vigor mucho antes de cualquier lanzamiento [...] tal vez a través de una red de monedas digitales del banco central [...] las deficiencias del IMFS se han vuelto cada vez más potentes. Incluso un conocimiento pasajero de la historia monetaria sugiere que este centro no se mantendrá [...] Terminaré añadiendo urgencia al reto de Ben Bernanke. Acabemos con la negligencia maligna del IMFS y construyamos un sistema digno de la economía global diversa y multipolar que está surgiendo.

Está claro que los capitalistas interesados habían aceptado que el IMFS existente estaba acabado antes de la pandemia mundial. Por lo tanto, BlackRock propuso otra solución.

Recomendaron que una empresa de gestión de inversiones, BlackRock por ejemplo, se encargara de acaparar los valores especulativos y los derivados en nombre de los gobiernos. Esto podría hacerse obviando todo análisis de riesgo, permitiendo a los bancos centrales comprar enormes volúmenes de activos basura para financiar directamente la política gubernamental.

Con ello, BlackRock sugería que la política fiscal del gobierno debía ser controlada por la política monetaria del banco central. De hecho, estaban estableciendo un sistema de control de la política gubernamental por parte del banco central. Lo llamaron "ir directo".

BlackRock dijo que ir directo sólo sería necesario en caso de que una "condición inusual" derivada de "circunstancias inusuales". Mientras que las "condiciones inusuales" requerirían una "configuración permanente", el uso directo sólo se utilizaría temporalmente. Una vez alcanzados los objetivos de política fiscal, que según su plan serían también objetivos de política monetaria, la configuración permanente temporal podría pasar a la "estrategia de salida" colocada en el "horizonte de la política".

Demasiado grande para fracasar - de nuevo

Apenas un mes después, esas condiciones inusuales surgieron con el colapso del mercado de acuerdos de recompra, repo, (Repurchase Agreement) en Estados Unidos.

Los acuerdos de recompra son préstamos a corto plazo, normalmente de un día para otro, en los que los operadores de bonos ofrecen principalmente bonos del Estado a los inversores con el acuerdo de recomprarlos a un precio mayor al día siguiente. Esta diferencia marginal es la tasa repo.

El mercado de repos permite a las empresas y a otros tenedores de bonos obtener capital rápidamente. Los inversores pueden obtener un beneficio rápido y, como el mercado está formado principalmente por valores seguros (bonos del Estado), el mercado de repos suele considerarse estable. Es un componente vital del sistema de préstamos interbancarios en el que los bancos intercambian reservas del banco central para liquidar pagos y mover capital.

La tasa repo suele rondar el 2%, pero el 17 de septiembre de 2019 el mercado repo estadounidense se paralizó obligando a los tenedores de bonos del Tesoro a subir la tasa al 10% en un día. A pesar de este tipo mucho más atractivo, los inversores siguieron sin entrar en el mercado de repos. Deberían haber aprovechado la oportunidad de ganar dinero rápidamente con la subida del tipo repo, pero no lo hicieron.

Cuando el mercado de repo se desplomó, sólo cuatro gigantes bancarios estadounidenses [JPMorgan Chase & Co., Bank of America, Wells Fargo y Citibank (Citigroup Inc.)] poseían el 25% de las reservas de la Reserva Federal y el 50% de los bonos del Tesoro de Estados Unidos. Sus activos líquidos estaban fuertemente sesgados hacia los bonos del Tesoro. En su cuarto informe trimestral de 2019, el Banco de Pagos Internacionales (BPI) explicó por qué esto era un problema grave:

Los mercados de repos redistribuyen la liquidez entre las instituciones financieras: no sólo los bancos, sino también las compañías de seguros, los gestores de activos, los fondos del mercado monetario y otros inversores institucionales. Al hacerlo, ayudan a que otros mercados financieros funcionen sin problemas. Por lo tanto, cualquier perturbación sostenida en este mercado... podría repercutir rápidamente en el sistema financiero. La congelación de los mercados de repos a finales de 2008 fue uno de los aspectos más perjudiciales de la Gran Crisis Financiera. En concreto, los cuatro mayores bancos estadounidenses se convirtieron en actores clave: su posición neta de préstamo [...] aumentó rápidamente, alcanzando unos 300.000 millones de dólares a finales de junio de 2019. Al mismo tiempo, los siguientes 25 bancos más grandes redujeron su demanda de financiación de repos [...] es probable que las oscilaciones de las reservas hayan reducido las reservas de efectivo de los cuatro grandes bancos y su disposición a prestar en el mercado de repos.

El BPI reconoció que los años de Quantitative Easing (impresión virtual de dinero) que siguieron al colapso financiero de 2008, habían proporcionado tanta liquidez a los bancos comerciales de EE.UU. que tenían menos necesidad de utilizar el mercado de repos. Al mismo tiempo, las mayores instituciones financieras tenían tantos bonos del Tesoro que corrían el riesgo de convertirse en sus propios clientes. Lejos de ser inversiones estables, los bonos del Tesoro de EE.UU. parecían claramente inestables. Esto desalentaba aún más a los posibles inversores del mercado de repos.

Además, con tantas reservas, la fluctuación del tipo básico hizo que los flujos de caja de los bancos más grandes fueran inestables. El BPI señaló que, para estos bancos demasiado grandes para quebrar, "su capacidad de suministrar financiación a corto plazo en los mercados de repos se vio disminuida". Añadieron que éste era "un factor estructural subyacente que podría haber amplificado la reacción de la tasa repo".

El BPI afirmó entonces que la Fed (Federal Reserve System) había "calmado los mercados" al embarcarse en una nueva QE (creación de dinero) al comprar los bonos del Tesoro de los gigantes bancarios que obstruían el sistema. Los principales medios de comunicación financieros permanecieron casi en silencio mientras la Reserva Federal inyectaba 6 billones de dólares en Wall Street. El sistema de préstamos interbancarios se estaba agarrotando de nuevo, al igual que en 2007.

Financiación directa de los gobiernos

El plan "going direct" de BlackRock, presentado al G7 en agosto de 2019, empezó a surtir efecto en septiembre de 2019 con el colapso del mercado de repos. Apenas unos meses después, cuando la OMS declaró la pandemia mundial, las condiciones y circunstancias económicas se volvieron aún más inusuales. BlackRock explicó cómo el "ir directo" permitió la respuesta económica a la pandemia mundial:

La evolución futura y la propagación mundial del brote de coronavirus es muy incierta [...] la contención y el distanciamiento social se consiguen en última instancia reduciendo la actividad económica [...] Esto requiere una respuesta política decisiva, preventiva y coordinada [...] Una respuesta global y completa debería tener los siguientes elementos: [...] Apoyo generoso a los subsidios por enfermedad y planes de trabajo de corta duración para estabilizar los ingresos y limitar la pérdida de puestos de trabajo [...] ampliación de las facilidades de financiación para los préstamos [...] La política monetaria debería centrarse en evitar un endurecimiento injustificado de las condiciones financieras y garantizar el funcionamiento de los mercados financieros.

Al "ir directo", los bancos centrales de todo el mundo, incluido el BoE (Banco de Inglaterra), han participado en niveles sin precedentes de QE (Quantitative easing) para financiar directamente el gasto del gobierno durante la pandemia mundial. Este plan se ideó en agosto de 2019, siete meses antes de que la OMS declarara la crisis Covid-19. En la actualidad no hay señales de que se vaya a poner fin a lo que es efectivamente una creación de dinero a una escala inimaginable.

Durante la cumbre del G7 de Cornualles de 2021, los medios financieros informaron de que los "líderes mundiales" habían acordado continuar con la QE. No habían acordado continuar nada, esa decisión fue tomada meses antes por BlackRock y los banqueros del G7 reunidos en Jackson Hole. Debemos dejar de hacernos ilusiones de que las marionetas políticas que desfilan ante las cámaras de televisión son las que mandan. Ellos no controlan nada.

A finales de mayo de 2021, los banqueros centrales del G7 se reunieron de nuevo para discutir el nuevo IMFS que ya estaban construyendo. Los gobernadores de los bancos centrales se unieron a los representantes del Fondo Monetario Internacional (FMI), el Grupo del Banco Mundial, la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), el Eurogrupo y el FSB (BIS). Por la vía "going direct", los ministros de finanzas de los gobiernos del G7 asistentes recibieron instrucciones de seguir cualquier política fiscal que los banqueros les indicaran.

Tras su reunión, los banqueros centrales hicieron público su comunicado al mundo:

Seguiremos trabajando juntos para garantizar una recuperación mundial fuerte, sostenible, equilibrada e inclusiva que se reconstruya mejor y más verde desde la pandemia de Covid-19 ... Insistimos en la necesidad de hacer más ecológico el sistema financiero mundial para que las decisiones financieras tengan en cuenta las consideraciones climáticas ... Nos comprometemos a aumentar y mejorar nuestras contribuciones a la financiación del clima hasta 2025, incluyendo el aumento de la financiación de la adaptación y la financiación de soluciones basadas en la naturaleza ... También nos comprometemos a establecer un impuesto mínimo global de al menos el 15%, país por país.

BlackRock presentó al G7 la solución que utilizaría en respuesta a la pandemia. Las políticas del encierro provocaron el posterior colapso de las economías y del comercio mundial. Esto profundizó la crisis financiera que comenzó con el fracaso de los repos. Los bancos centrales aumentaron entonces la escala de ir directo ("going direct").

El QE proporcionó generosas ayudas por enfermedad y se utilizaron planes de trabajo a jornada reducida para estabilizar los ingresos y limitar las pérdidas de empleo. Nunca hubo ninguna justificación científica ni beneficio para la salud pública para los cierres. Se diseñaron para crear una respuesta global integral para ampliar la financiación de los préstamos con el fin de proteger y garantizar el funcionamiento de los mercados financieros.

Ahora sabemos cómo la estrategia de salida policy horizon de BlackRock luce. Es la transición exitosa hacia una economía global neta cero, neutral en carbono. Los banqueros centrales decidirán cuándo se han alcanzado estos objetivos sostenibles y, hasta entonces, "van directos" y están firmemente a cargo de todo.

En enero de 2020, justo cuando la pandemia mundial se estaba gestando, el Foro Económico Mundial (FEM) publicó sus Métricas para la Creación de Valor Sostenible. En ella se establecían los criterios de los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) por los que se calificarán todos los activos de inversión.

Cualquier empresa que necesite reunir capital tendrá que cumplir estos requisitos. Estipulan que los ganadores de este nuevo IMFS tendrán las personas adecuadas (fundamentales) en su consejo de administración, se comprometerán con los depositarios adecuados, su comportamiento ético cumplirá con la aprobación del FEM y podrán permitirse todas las compensaciones de carbono necesarias y otras adaptaciones al cambio climático.

En marzo de 2020, al declararse la pandemia, el FEM combinó sus métricas sostenibles en una puntuación ambiental, social y de gobernanza (Environmental, Social and Governance, ESG). El FEM declaró:

A la luz de las crecientes pruebas, el activismo y la regulación, los inversores están incluyendo las consideraciones climáticas en su toma de decisiones de inversión. Por ejemplo, un grupo de inversores que gestiona 118 billones de dólares en activos espera ahora que las empresas proporcionen información de acuerdo con el Grupo de Trabajo sobre Información Financiera Relacionada con el Clima (TCFD, Climaterelated Financial Disclosures).

Las pruebas crecientes fueron producidas por modelos informáticos, los activistas fueron personas como Mark Carney, que amenazó con hacer que las empresas quebraran a menos que cumplieran, y las regulaciones (TCFD) fueron determinadas por el Consejo de Estabilidad Financiera del BIS. Esto significó que todo el sistema quedó finalmente bajo el control del Banco de Pagos Internacionales.

PPP Global - Un Gran Reajuste

En enero de 2021, los capitalistas depositarios acordaron la "convergencia". Los ESG se establecieron como la Métrica del Capitalismo de las Partes Interesadas (o "stakeholders"). A través de un proceso que denominaron "materialidad dinámica", el FEM construyó un mecanismo para convertir el compromiso con los ODS en la base de un nuevo IMFS.

Stakeholder Capitalism Metrics define una inversión sostenible como cualquiera en una empresa con una buena calificación ESG. Dado que los ODS sobre el cambio climático están respaldados por acuerdos internacionales, las empresas con una alta calificación ESG se consideran inversiones seguras. Si las empresas no consiguen una buena calificación ESG, no sobrevivirán.

Ahora el FEM desea actualizar su calificación ESG para registrar la "R" de resiliencia. Esto tipifica el funcionamiento de este sistema. El sistema de calificación es arbitrario y está totalmente bajo el control de los socios principales de la asociación público-privada mundial de partes interesadas. Sólo las empresas más adeptas a pasar por el aro correcto en el momento adecuado se beneficiarán del sistema de calificación ESG (R?) Stakeholder Capitalism Metrics. Es un juego en el que el ganador se lo lleva todo y el premio está tentadoramente cerca. El FEM afirma:

El ESG, que se ha convertido en un conjunto de métricas ampliamente utilizado, implica el análisis de factores ambientales, sociales y de gobernanza a la hora de determinar en qué programas, fondos y empresas invertir. Con este enfoque en la transformación, es probable que el uso de los marcos ESG aumente a medida que muchas empresas actuales y nacientes o nuevos proyectos experimenten una ganancia inesperada de inversión incremental, tanto en capital privado como por parte de los gobiernos de todo el mundo: por ejemplo, el Green Deal europeo de 1 billón de dólares y el plan de infraestructuras sostenibles estadounidense de 2 billones de dólares.

Mientras que serán las empresas multinacionales interesadas y los inversores privados los que se beneficien de la transición al nuevo IMFS neutro en carbono, el contribuyente lo está subvencionando. No es de extrañar que estén tan ansiosos por combatir el cambio climático. A cambio de esto, como señalan el Deutsche Bank y otros, podemos esperar que nuestra "prosperidad y empleo" se "resientan considerablemente". Esto empieza a parecerse al neofeudalismo.

Janet Yellen, ex presidenta de la Reserva Federal y actual secretaria del Tesoro de EE.UU., expuso cómo los actores favorecidos de la asociación público-privada serán los financiadores de la hegemonía empresarial del cero neto. Por ejemplo, BlackRock ya tiene 200.000 millones de dólares en valores ETF sostenibles. Estos hacen un seguimiento del rendimiento de las inversiones calificadas como ESG, impulsando así a las empresas que necesitan capital a comprometerse con los SDG. BlackRock tiene la intención de aumentar su tenencia de ETFs a 1 billón de libras para 2030 y está comprometida con su política de "preparación para la transición de carbono."

Los inversores están acaparando los bonos corporativos de las empresas de alto nivel ESG y ya han creado un mercado de activos sostenibles de 17,1 billones de dólares. Con 120 billones de dólares en activos ESG ya gestionados por instituciones financieras como BlackRock, es hacia donde se dirigen los inversores en la fiebre del oro de la neutralidad del carbono, financiada por los contribuyentes.

Esta es la capitalización del mercado de bonos de carbono en la que tanto confían el canciller británico Rishi Sunak y otros políticos. Para que este mercado de bonos de 120 billones de dólares se convierta en la base de un nuevo IMFS, es necesario animar enérgicamente a los inversores a comprar activos con calificación ESG. Este proceso debe continuar a buen ritmo para completar la transformación.

Para ello, el 9 de noviembre de 2020, Sunak anunció que el Reino Unido tenía la intención de emitir su bono verde soberano. El gobierno del Reino Unido declaró que haría que las divulgaciones del TCFD fueran obligatorias para todas las empresas, para fomentar la inversión en nuevas tecnologías "como las stablecoins y las monedas digitales de los bancos centrales." El gobierno del Reino Unido declaró:

El Reino Unido se convertirá en el primer país del mundo en hacer que las divulgaciones alineadas con el Grupo de Trabajo sobre Divulgaciones Financieras Relacionadas con el Clima (TCFD) sean totalmente obligatorias en toda la economía para 2025 ... El Reino Unido también implementará una taxonomía verde, un marco común para determinar qué actividades pueden definirse como ambientalmente sostenibles.

La pretensión del gobierno del Reino Unido de controlar este proceso es cómica. Las métricas del capitalismo participativo (Stakeholder Capitalism Metrics) que determinan las calificaciones de los activos ESG (R?) no son gestionadas por el gobierno del Reino Unido.

Las gigantescas empresas de inversión mundiales, como BlackRock, y las instituciones corporativas mundiales, como el FEM y el WBSCD (World Business Council for Sustainable Development), controlan estas estrategias de inversión. Los gobiernos son sólo socios menores, facilitadores de la asociación global público-privada.

Los compromisos del TCFD que están obligando a cumplir a las empresas británicas están controlados por el FSB del BIS. Los bancos centrales, bajo la autoridad del BIS, no sólo están dirigiendo y financiando la política fiscal mundial, sino que también están determinando cómo se llevarán a cabo los negocios. En efecto, gracias a la pandemia global, ahora están a cargo de las economías de todo el mundo. No importa a quién elijamos para votar.

Independientemente de lo que se piense sobre el Covid-19, el hecho es que ha brindado a una asociación público-privada mundial la oportunidad perfecta para reajustar la economía global. Los cambios sociales, económicos, políticos e incluso culturales que ha provocado encajan precisamente con los que debemos adoptar para la transición a la economía neutra en carbono propuesta. Se ha aprovechado la oportunidad de utilizar la recuperación para avanzar en la creación de un nuevo IMFS que sustituya al modelo fallido que estaba a punto de colapsar por completo pocos meses antes de que se declarara la pandemia mundial.

Para el BPI y el sistema mundial de bancos centrales que dirigen, la pandemia es el regalo que no deja de dar. No sólo ha entregado todo lo que hemos discutido, sino que les está permitiendo apoderarse de todos los recursos de la Tierra y controlar todos los aspectos de nuestras vidas a través de un nuevo sistema monetario. La nueva normalidad está muy lejos de ser normal - algo que exploraremos pronto.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS

El Tiempo por Meteoblue