Luis Alexandre

La expresión "nacional-bolchevismo" está plagada de muchas ambigüedades, que surgen de colocar lado a lado dos nociones aparentemente totalmente opuestas, que sirven para definir experiencias políticas a menudo muy diferentes. Las múltiples interpretaciones del fenómeno, lejos de dar una definición clara, han llevado por el contrario a muchas confusiones. Sin embargo, como escribió Louis Dupeux (que no tenía este como objeto de estudio en su corazón): "El nacional-bolchevismo es una corriente política marginal, pero del más alto interés teórico". Por tanto, conserva su importancia como fuente de inspiración para los partidarios de la revolución europea.

Alemania 1919: El nacimiento del nacional-comunismo.

El origen del nacional-bolchevismo es alemán, y esto no es casualidad. Lenin vio a este país como la clave del futuro de la Revolución en Europa. Ya en abril de 1919, algunos nacionalistas alemanes, aun sufriendo la catástrofe que representó para ellos la derrota de su país en la Gran Guerra, llamaron a una "revolución bolchevique" para liberar a su pueblo de la ocupación aliada. La idea de una alianza de fuerzas revolucionarias y nacionalistas flotaba en un país al borde de la explosión. Sin embargo, fue en la extrema izquierda donde surgiría el primer experimento nacional-bolchevique real. Se lo debemos a dos grandes nombres del movimiento revolucionario alemán, Heinrich Laufenberg y Fritz Wolffheim. Los dos camaradas se conocieron en 1912, cada uno de ellos ya tenía un largo viaje militante experimentado en las batallas del movimiento socialista de preguerra.

Comprometidos en las filas socialistas revolucionarias, rechazan la línea reformista y parlamentaria de las organizaciones de izquierda de la época. Desempeñan un papel activo en la formación revolucionaria de grupos radicales en el norte de Alemania, en particular en Hamburgo, donde tienen muchos partidarios. La creciente amenaza de una guerra europea los convierte en pacifistas activos. Sin embargo, no se niegan a tomar las armas cuando llega el momento de la movilización general. Es en la experiencia de la guerra donde se forjará el nuevo enfoque del socialismo de Laufenberg y Wolffheim. Encontrará su campo de aplicación en los trastornos que azotarán a Alemania después del armisticio de 1918.

El 6 de noviembre de 1918, estalló la revolución en Hamburgo y Wolffheim, luego se movilizó sobre el terreno, inmediatamente desempeñó un papel de liderazgo. Los soldados amotinados, alentados por la izquierda radical, proclaman, por primera vez en Alemania, la República Socialista. Wolffheim participa en la constitución del "Consejo de los trabajadores y los soldados" que asegura el control de la ciudad. De regreso al frente, Laufenberg fue proclamado presidente del consejo, entonces fue consciente de que "todo el destino de la revolución europea está en manos de la clase obrera alemana". Paso a paso, el socialismo real se construye con medidas concretas. Los ayuntamientos de Hamburgo multiplicarán así las medidas sociales (reducción de jornada, aumento de salarios, mejora de las condiciones de vida...) que imponen por la fuerza a los empresarios. Nunca dudaron en colectivizar las fábricas de los patrones recalcitrantes. Los radicales de izquierda también invadieron las oficinas sindicales y distribuyeron los fondos de estas organizaciones reformistas entre los desempleados. Pero el enfoque de la gente de Hamburgo también es pragmático. Están tratando de unir a las clases sociales, como las clases medias, que las consecuencias de la guerra empujan objetivamente hacia la clase trabajadora. Entonces fue posible ir más allá de las viejas divisiones, para lograr la unidad de las clases oprimidas, y por tanto de la nación, en torno a la revolución. La noción de una nación proletaria en lucha contra los imperialismos fue entonces desarrollada por los dos de Hamburgo. Abarcaría a todas las clases trabajadoras excluyendo a la alta burguesía de la unidad nacional. "Los consejos de fábrica se convierten", escribe Wolffheim, "en el elemento de la asamblea nacional, de la organización nacional, de la fusión nacional, porque son el elemento básico, la célula original del socialismo".

En un momento en el que el diktat de Versalles cuestionaba la integridad de la propia nación, intentaron proponer una alianza a los cuadros militares. La clase trabajadora alemana se encuentra bajo la amenaza de un aplastamiento total bajo la bota del capitalismo anglosajón. Por lo tanto, naturalmente rechazarán el Tratado y pedirán la constitución de una "Wehrmacht Popular" que reanudará la lucha contra el imperialismo junto al Ejército Rojo soviético. Fue en este contexto que se establecieron contactos con los círculos nacionalistas. Si suscitaron algún interés entre los jóvenes oficiales, debieron haber tropezado con el malentendido de la casta militar superior, que perdería una oportunidad para Alemania debido a su antiguo trasfondo reaccionario y anticomunista. "La nación burguesa está muriendo y la nación socialista está creciendo", escribió Laufenberg. “La idea nacional ha dejado de ser un medio de poder en manos de la burguesía contra el proletariado y se vuelve contra él. La gran dialéctica de la historia hace de la idea nacional un medio de poder del proletariado contra la burguesía". Su posición abiertamente patriótica le ganó el odio de los espartaquistas y los agentes de la Kominterm, así como las primeras acusaciones del abusivo termino “nacional-bolchevique”. Los socialdemócratas, que gradualmente se convirtieron en mayoría en los consejos de Hamburgo, obligarían a Laufenberg a dimitir de su cargo. Muy rápidamente triunfó la Reacción, los moderados entregaron la ciudad al ejército regular que liquidó la Revolución. Así terminó el primer intento nacional-bolchevique de la historia, pero muy pronto otros héroes de esta causa tomarían el relevo de los "Hamburgueses".

Ernst Niekisch, el socialista prusiano.

Ernst Niekisch es probablemente el pensador político alemán más interesante y, al mismo tiempo, menos conocido del período de entreguerras. Con él, los nacional-bolcheviques constituirán el ala más radicalmente anticapitalista del movimiento de la Revolución-Conservadora.

Antes de la guerra, Ernst Niekisch era maestro de escuela y estaba cerca de los círculos socialistas. Desarrolló su propia visión del mundo y del socialismo bajo la influencia combinada de Karl Marx y Friedrich Nietzsche. Cuando se anunció la derrota, estaba en Baviera, donde fue impulsado a la presidencia del Consejo de Trabajadores, Campesinos y Soldados de Baviera. Cuando la revolución es aplastada en sangre por el gobierno central, se encuentra en prisión y es expulsado de la enseñanza. Disgustado por la cobardía de los socialdemócratas, descubrirá, a la sombra de los barrotes, que la liberación nacional y la revolución socialista deben unirse para ganar.

Tras su liberación, su interés se centró principalmente en cuestiones de política exterior que son de gran interés en una Alemania traumatizada en busca de sí misma. Lúcido sobre el declive de Occidente, Niekisch vuelve su mirada hacia Oriente. Ve claramente que el espíritu mercantil que domina la mentalidad burguesa occidental no traerá nada más al pueblo alemán que la esclavitud a las leyes del capital. Por el contrario, es un pueblo joven, portador de una promesa de renacimiento, que se levanta en Oriente, Rusia, el que fascina a este prusiano de origen y de espíritu que no veía al comunismo soviético como un mal absoluto, sino como una nueva forma de ímpetu imperial ruso. Desarrollará la idea de que una alianza ruso-alemana contra Occidente sería el resultado natural de un destino común de dos naciones hermanas. La constitución de un vasto espacio euroasiático para transfigurar Europa con una idea imperial unitaria que iría más allá del nacionalismo chovinista y los falsos valores del capitalismo.

Solo podemos admirar la relevancia de su análisis, que de haberse seguido seguramente habría evitado muchas masacres y divisiones en Europa. El nacional-bolchevismo, según Niekisch, exigía la erradicación total del sistema capitalista y una orientación hacia el Este que sólo podía chocar con el nacionalsocialismo, que era fundamentalmente pequeñoburgués y estaba impregnado primariamente de una doctrina racista. Pero las tesis de NB encontrarán un eco favorable en la joven generación nacional-revolucionaria de los años 30. Así, tuvo una importante influencia en el movimiento juvenil Bündisch, participando en su orientación anticapitalista y en la búsqueda de un nuevo vínculo comunitario dentro de la nación alemana. Revistas como Das Junge VolkDie Kommenden entonces dirigidas por K.O. Paetel serán portavoces de las ideas de NB.

Mientras tanto, Ernst Niekisch había fundado su propio periódico, Widerstand (Resistencia), en 1926. Esta "revista para una política socialista y nacionalista revolucionaria" reunía a socialistas y nacionalistas revolucionarios. Esta revista será importante para un grupo de expertos para quienes lucharon contra la República de Weimar. Surgirá una generación de jóvenes ejecutivos: K.O. Paetel, Werner Lass o Eberhard "Tusk" Kaebel que se encontrarán en la resistencia al régimen de Hitler.

El ideal humano deseado por Ernst Niekisch se plasmará en la "Figura del Trabajador” de Ernst Jünger: el Hombre Nuevo del Estado Total. De hecho, el autor de "Tempestades de acero" fue durante mucho tiempo un amigo de Niekisch y un compañero del nacional-bolchevismo durante el período de la década de 1930.

El ascenso del nazismo conducirá a Niekisch a la resistencia contra Hitler. Creyendo que el "pequeño cabo bávaro" está llevando a Alemania al desastre, se convertirá en su enemigo declarado más persistente. Nunca cediendo nada al régimen y negándose a exiliarse, es perseguido por la Gestapo y prohíben su periódico. Finalmente, arrestado por la Gestapo en 1937, se encuentra internado en un campo de concentración. A pesar de todos los intentos de romperlo, Ernst Niekisch resistirá estoicamente el abuso y el sufrimiento.

En 1945, fue liberado por el Ejército Rojo. Medio ciego e incapaz de caminar, sin embargo, es un hombre que ha conservado toda su fuerza interior cuando recupera su libertad. Los soviéticos le dan la bienvenida a su zona de ocupación donde se une al Partido Comunista Alemán. Profesor de la Universidad de Berlín Oriental, ayudó a fundar la República Democrática Alemana. Pero este espíritu rebelde rompió con los comunistas tras la brutal represión por parte de las tropas soviéticas de la revuelta obrera de Berlín. Ernst Niekisch luego se fue a la RFA, donde se encerró en silencio hasta su muerte el 23 de mayo de 1967.

Alexander Dugin y Edward Limonov, los vigilantes del Apocalipsis

Hoy, los herederos indirectos de Niekisch se encuentran en el Este. La desintegración de la URSS y la caída del comunismo dejaron un enorme vacío en la mente de Rusia. La rapidez del fenómeno, el oscuro papel de las élites gobernantes en la gran liquidación del Imperio llevó a muchos exsoviéticos a cuestionar la verdadera razón de esta formidable debacle. En este contexto de cuestionamiento de toda una sociedad, surgen corrientes de protesta que rechazan por completo el capitalismo, la occidentalización y la decadencia de su patria. Uniendo, dentro de un amplio frente patriótico, a comunistas estalinistas, zaristas, nacionalistas revolucionarios de todas las tendencias, esta oposición se levantó contra el poder corrupto de Yeltsin.

En su interior se ha desarrollado un movimiento activista que no duda en utilizar la provocación como arma en su propaganda: el Partido Nacional Bolchevique. Fundada en 1994 por el filósofo Alexander Dugin y el escritor Edouard Limonov, esta organización pretende ser el punto de encuentro de todos los rebeldes del orden vigente. "Vivimos en una época de un cambio radical de alianzas", dijo Limonov, "en todas partes se están construyendo nuevas barricadas y las defenderemos, estas barricadas, con nuestros nuevos 'hermanos de armas'".

El PNB, que reúne a la mayoría de los jóvenes que lo rodean, incluidos muchos artistas y escritores de la "nueva literatura rusa" (como Zakhar Prilipine), tiene ramas establecidas en las principales ciudades del país y publica un semanario de alto perfil, Limonka ("La granada”).

Si Alexander Dugin se desvió del PNB para servir como una "eminencia gris" para ciertos sectores que ejercen el poder en Rusia, antes de convertirse en el teórico de un eurasianismo que hace la alianza entre la Tradición y la Revolución, la retirada de Dugin no significa, sin embargo, que se haya alejado de las teorías de NB, sino que actualiza esta corriente a través del eurasianismo. Limonov se entregó a una lucha total con el régimen de Putin. Estuvo encarcelado durante más de un año y medio en una prisión siberiana después de una espantosa manipulación por parte de los servicios estatales. Lejos de haberlo roto, esta corta estancia tras las rejas parece por el contrario fortalecer su voluntad y su imagen. Ahora comprometido en la lucha por la cancelación de las privatizaciones de la década de 1990, quiere arrebatar la propiedad nacional robada por la oligarquía y apoya a la República Popular de Dombass.

Traducción de Juan Gabriel Caro Rivera

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19

El Tiempo por Meteoblue