Libros Recomendados

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, afirmó que Ankara tiene intención de seguir siendo miembro de la Convención de Montreux sobre el paso por los estrechos del Bósforo y los Dardanelos, después de que la semana pasada más que 100 almirantes retirados del país expresaran su preocupación por la posible salida del país del acuerdo internacional.

Las conversaciones al respecto se producen también en medio de las discusiones de los planes de las autoridades turcas para construir un nuevo canal entre el mar Negro y el mar de Mármara.

¿Qué es la Convención de Montreux?

La Convención de Montreux fue firmada en esa ciudad suiza en 1936 por Turquía, la Unión Soviética, el Reino Unido, Bulgaria, Francia, Grecia, Japón, Rumania y Yugoslavia. Este acuerdo internacional le proporciona a Turquía el control sobre los estrechos del Bósforo y los Dardanelos que conectan los mares Negro y Mediterráneo. De acuerdo con el pacto, los buques civiles de otros países gozan de total libertad de navegación en la zona en tiempos de paz.

Asimismo, el acuerdo regula el tránsito de buques de guerra a través de dichos estrechos y establece una serie de restricciones para este tipo de navíos. De esta manera, el peso de los buques militares de países no ribereños del mar Negro, como EE.UU., por ejemplo, debe ser menor de 15.000 toneladas, mientras que el número de estos buques no puede superar 9 a la vez con un peso conjunto de no más de 30.000 toneladas. Por último, estas naves pueden permanecer en los estrechos durante un máximo de 21 días.

Entre otras disposiciones, el documento le otorga el derecho a Turquía de cerrar el paso a cualquier buque militar durante una guerra o en caso de una amenaza de agresión contra Ankara.

Planes para un nuevo canal

La actual disputa se registra después de que el portavoz del Parlamento turco, Mustafa Sentop, concediera una entrevista a HaberTurk el pasado 24 de marzo, en la que fue preguntado sobre la posibilidad de que Erdogan afirmara algún día que no reconoce la Convención de Montreux y la abandona. "Tiene la autoridad para hacerlo. Pero hay una diferencia entre lo posible y lo probable", respondió.

Mientras tanto, el Gobierno de Turquía aprobó el pasado mes de marzo el plan del mandatario para crear un nuevo canal, el Canal de Estambul, como alternativa a los estrechos del Bósforo y los Dardanelos, que tendría una longitud de 45 kilómetros. Según estimaciones, el proyecto costaría 9.200 millones de dólares.

Respecto a este canal, el mandatario turco declaró el pasado enero que la Convención de Montreux no se aplicará a su funcionamiento. "No se preocupen por esto. [La Convención de] Montreux solo vincula los estrechos [del Bósforo y los Dardanelos]. Esto [el Canal de Estambul] está completamente fuera de [la Convención de] Montreux", dijo.

Declaración de almirantes

Los planes para la construcción del nuevo canal provocaron preocupaciones de que Erdogan planea abandonar la Convención de Montreux. En ese contexto, un gran grupo de almirantes retirados turcos emitieron un comunicado en el que alentaron a evitar las declaraciones que puedan convertir el acuerdo en objeto de discusiones. "El hecho de que la retirada de la Convención de Montreux se abrió al debate como parte de las negociaciones sobre el Canal de Estambul y la autoridad de salir de los tratados internacionales fueron recibidos con preocupación", reza la declaración, que fue firmada por 103 exmilitares, recoge AP.

A continuación, 10 almirantes retirados, que expresaron su apoyo a la declaración, fueron detenidos este lunes. La agencia Anadolu informó que fueron arrestados en el marco de una investigación, iniciada el pasado domingo, en cuyo marco las autoridades tratan de determinar si los exmilitares alcanzaron "un acuerdo con el objetivo de cometer un crimen contra la seguridad del Estado y del orden constitucional".

Respuesta de Erdogan

A su vez, Erdogan destacó este lunes que las declaraciones de los exmilitares no son aceptables. "No es bajo ningunas circunstancias aceptable para […] almirantes retirados hacer tal intento en medio de la noche en un país cuya historia está llena de golpes de Estado y memorandos", dijo.

"La libertad de expresión no puede incluir frases que amenazan a una administración elegida con un golpe de Estado", indicó, agregando que "la manera en que los problemas que podrían resolverse a través de la ley y democracia, se convierten en una excusa para declaraciones que insinúan un golpe de Estado y constituyen una clara amenaza para la Constitución".

Además, el presidente turco reiteró que Ankara no planea retirarse del mencionado pacto. "No tenemos ni planes actuales ni intención respecto a abandonar la Convención de Montreux. Pero si la necesidad surge en el futuro, no vacilaremos en revisar cualquier convención para garantizar que nuestro país reciba un mejor trato", aclaró.

Erdogan enfatizó que los intentos de vincular el tratado con el proyecto del Canal de Estambul son fundamentalmente un error. "Mientras alivia su carga pesada marítima en [el estrecho del] Bósforo gracias al Canal de Estambul, Turquía también obtendrá una alternativa bajo su plena soberanía fuera de las limitaciones de [la Convención de] Montreux. Esto es [una parte de] de nuestra lucha por la soberanía", destacó.

EEUU sanciona a Turquía por una transacción "significativa" con Rusia

WASHINGTON (Sputnik) — EEUU aplicó sanciones contra la presidencia de las Industrias de Defensa (SSB) de Turquía y cuatro de sus principales directivos por una importante transacción con Rusia, informó el Departamento de Estado en un comunicado.

"El secretario de Estado (Antony Blinken) seleccionó ciertas sanciones que se impondrán a la SSB y a Ismail Demir, presidente de la SSB, Faruk Yigit, vicepresidente de la SSB; Serhat Gencoglu, jefe del Departamento de Defensa Aérea y Espacial de la SSB; y Mustafa Alper Deniz, director del Programa de la Dirección Regional de Sistemas de Defensa Aérea de la SSB, de conformidad con la CAATSA (la Ley de Contrarrestar a los Adversarios de los Estados Unidos a través de Sanciones)", dice el texto.

El documento, que está previsto que se publique en el Registro Federal este martes, añade que Blinken determinó que la SSB "se ha involucrado a sabiendas en una transacción significativa con una persona que forma parte de, u opera para o en nombre de, los sectores de defensa o inteligencia del Gobierno de la Federación Rusa".

El expediente no menciona la adquisición por parte de Turquía de los sistemas de defensa aérea rusos S-400.

Anteriormente, EEUU aplicó sanciones contra la presidencia de las Industrias de Defensa de Turquía y su titular, Ismail Demir, así como a otros tres ciudadanos turcos, por la compra de los sistemas rusos S-400 por parte de Ankara.

La compra de los sistemas S-400 ha sido uno de los principales focos de tensión en las relaciones entre Estados Unidos y Turquía desde 2019.

Washington exige que Ankara abandone el acuerdo en favor de los sistemas Patriot de fabricación estadounidense y suspendió la participación de Turquía en el programa de aviones F-35.

"EEUU está tratando de confrontar a Turquía y a Rusia en el mar Negro"

El 1 de abril el jefe del Pentágono, Lloyd Austin, señaló durante una conversación telefónica con su homólogo turco "la creciente inestabilidad en las fronteras este y sur de la OTAN, incluidos los desafíos planteados por Rusia". Un periodista turco opina que son las acciones de Washington las que traen la inestabilidad a la región.

En su conversación con el ministro de Defensa de Turquía, Hulusi Akar, Austin también instó a Ankara a no retener el sistema de defensa antimisiles ruso S-400.

El observador político y periodista turco Mehmet Ali Güller comentó a Sputnik que la Administración Biden busca demonizar a Rusia y rodear sus fronteras con bases militares de la OTAN.

"Mediante varios métodos EEUU agregaba a los países, que alcanzaron la independencia después del colapso de la Unión Soviética al terreno occidental, y continuaba así rodeando a Rusia. Con este fin, en particular, EEUU contribuyó a que Bulgaria y Rumanía entrasen en la UE y en la OTAN", señala Güller.

El periodista opina que con el mismo objetivo Washington "utilizó" las revoluciones del color en Georgia y Ucrania.

"La nueva Administración estadounidense está buscando demonizar a Rusia, ya que busca convertir a la UE en su jugador de reserva, como lo fue durante la Guerra Fría. El presidente de EEUU, Joe Biden, dice que Rusia es una amenaza más cercana para la UE y la OTAN que China", opina el experto. De acuerdo con Güller, Washington está tratando de poner a la UE en contra de Rusia para poner fin a la cooperación energética entre Berlín y Moscú.

El observador político asegura que EEUU trata de aplicar una práctica similar en torno a Turquía y sus relaciones con Rusia.

"EEUU, nuevamente a través de la OTAN y en particular en el mar Negro, está tratando de confrontar a Turquía y a Rusia. La reciente y creciente presencia de la OTAN en el mar Negro es un intento de debilitar la cooperación turco-rusa que preocupa profundamente a Washington", explica.

Güller opina que con este fin EEUU está tratando de organizar un frente antirruso en la línea que va del Báltico al Mediterráneo oriental. "El nuevo plan báltico de la OTAN prevé una línea que atraviese Ucrania, Rumanía y Bulgaria hasta Grecia, y luego hasta una base en Creta, es decir, una línea que llegue al Mediterráneo oriental", precisa el periodista.

El turco sostiene que EEUU no podrá lograr implementar esta estrategia. "La hegemonía estadounidense se está debilitando, están perdiendo su capacidad jugar ellos solos al mismo juego de siempre. EEUU ya no puede ejercer un control total sobre Turquía y los países de la UE, principalmente de Alemania, como durante la Guerra Fría", cree Güller.

El experto admite que "dado que la OTAN ha calificado a Rusia como una amenaza", los países de la Alianza —de la que Turquía es miembro— se verán obligados "a adoptar una determinada posición de acuerdo con su pertenencia al bloque". Sin embargo, Güller está seguro que "la probabilidad de que esto se convierta en una oposición hostil a la vieja usanza es nula".

"Tanto la UE como Turquía, a pesar de la presión estadounidense, continuarán impulsando la cooperación con Rusia y China en el campo del comercio y la energía", concluyó el periodista.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDACIONES

elmundofinanciero

El Tiempo por Meteoblue