Portada - Últimas noticias

Era de esperar. Aunque los agentes de intoxicación occidental no lo aceptarán y seguirán con su matraca, al final todos ellos quedan en ridículo. El Kremlin rechaza la supuesta implicación de Moscú en los acontecimientos de Cataluña, dicho por boca de su portavoz y en directo, Dmitri Peskov y reseñado en la agencia oficial de noticias rusa TASS.

Tras el delirante publirreportaje insertado en el New York Times, “Firmado” por el premio Pulitzer de 2020 por sus artículos antirusos y un supuesto informe de la Guardia Civil filtrado a la prensa a pesar de estar bajo secreto de sumario, donde se da cuenta de supuestos contactos entre la inteligencia rusa y personas cercanas al expresidente catalán Carles Puigdemont, Peskov ha sido tajante:

"No sabemos nada sobre esos contactos", señaló en su rueda de prensa telefónica el portavoz del Kremlin, al ser preguntado por el publireportaje del diario The New York Times sobre el viaje de Alay a la capital rusa en 2019.

"Y no sabemos cuán veraces son estas publicaciones. En todo caso, ahí hablan de cierto involucramiento de la parte rusa en los acontecimientos en Cataluña. Esto nosotros lo rechazamos categóricamente. Eso no es más que una mentira. Son infundios", enfatizó.

El periódico The New York Times hablaba de que Alay había celebrado reuniones con “altos cargos” (no cita a ninguno) rusos para recabar el apoyo de Rusia en el proceso de separación de Cataluña del resto de España.

El New York Times afirma en su publireportaje del pasado día 3, basándose en un supuesto informe de inteligencia europeo (que no se ha hecho público), que en Moscú Alay "se reunió con funcionarios rusos, con exagentes de inteligencia y con el nieto de un espía de la KGB".

"La meta era garantizar la ayuda rusa para lograr la separación de Cataluña del resto de España, según el diario neoyorquino.

El reportaje no dice qué tipo de ayuda dio el Kremlin al independentismo ni si le brindó algún apoyo, pero eso sí, resalta la casualidad de que tras los viajes de Alay a Moscú, que tuvieron lugar en 2019, surgió la plataforma de protesta Tsunami Democràtic.

La oficina de Puigdemont, por su parte, también condenó las publicaciones de los medios al respecto.