Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

Sohail Pardis, un intérprete afgano que trabajaba para el ejército estadounidense, fue decapitado por los talibanes.

Pardis fue uno de los miles de intérpretes afganos que trabajaron para el ejército de EEUU y ahora enfrentan la persecución de los talibanes a medida que el grupo gana el control de partes del país, informó la CNN.

Él conducía desde su casa en la capital de Afganistán, Kabul, a la cercana provincia de Khost el 12 de mayo para el Eid cuando su vehículo fue bloqueado en un puesto de control por los talibanes.

Los aldeanos que presenciaron el incidente dijeron a la Media Luna Roja que los talibanes dispararon contra su automóvil antes de que se desviara y se detuviera. Luego sacaron a Pardis del vehículo y lo decapitaron.

Solo unos días antes, Pardis le había confiado a un amigo que estaba recibiendo amenazas de muerte de los talibanes, quienes habían descubierto que había trabajado como traductor para el ejército de EEUU durante 16 meses durante los 20 años de conflicto.

“Le decían que eres un espía para los estadounidenses, eres los ojos de los estadounidenses, y te mataremos a ti y a tu familia”, le dijo a CNN su amigo y compañero de trabajo Abdulhaq Ayubi.

En un comunicado emitido en junio, los talibanes dijeron que no dañarían a quienes hubieran trabajado junto a las fuerzas extranjeras. Un portavoz de los talibanes le dijo a CNN que estaban intentando verificar los detalles del hecho, pero dijo que algunos incidentes no son lo que se describe.

Pero quienes hablaron con CNN dijeron que sus vidas ahora están amenazadas a medida que los talibanes lanzan ataques de represalia tras la retirada de EEUU de Afganistán. En el apogeo de la guerra, había alrededor de 100.000 soldados estadounidenses en el país, como parte de una fuerza de la OTAN, informó CNN.

“No podemos respirar aquí. Los talibanes no tendrán piedad de nosotros”, dijo Ayubi.

Alrededor de 18.000 afganos que trabajaron para las fuerzas armadas de EEUU han solicitado un programa de visado especial de inmigrante que les permitiría ir a EEUU.

Los estadounidenses están reduciendo los requisitos de visado mientras hacen arreglos para reubicar a algunos de sus “amigos” afganos en Kuwait y Qatar.

Está previsto que las fuerzas estadounidenses abandonen Afganistán en septiembre, poniendo fin a la guerra más larga del país en su historia.

Junto con la salida de las fuerzas estadounidenses de Afganistán, la Casa Blanca decidió reasentar a algunos de sus empleados afganos, incluidos traductores, conductores y otros, en un tercer país hasta que reciban sus visados estadounidenses.

El Wall Street Journal informó el jueves que la Casa Blanca planea reubicar hasta 35.000 intérpretes afganos y sus familias en Camp Buehring en Kuwait y Camp As Sayliyah en Qatar.

Ninguno de los dos países ha aceptado todavía recibir a los “amigos” afganos de EEUU.

Se ha sugerido, como alternativa, una base estadounidense en Virginia o bases estadounidenses en Guam u otros territorios estadounidenses para albergar a los afganos hasta que se revisen sus solicitudes de visado.

Sin embargo, albergar a los afganos hasta que lleguen los visados se ha convertido en un problema importante para los funcionarios estadounidenses.

Alojar a los afganos costará a los contribuyentes estadounidenses varios cientos de millones de dólares, señaló el Wall Street Journal citando una fuente anónima.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS