Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

Según la Organización Mundial de Salud la epidemia del coronavirus se inició a finales de 2019 en la ciudad china de Wuhan. Este hecho incentivó a algunos medios y políticos conservadores de EEUU a bautizar el SARS-CoV-2 como "el virus chino". Sin embargo, después de casi dos años de pandemia el verdadero origen del brote no está claro.

La comunidad científica internacional aún tiene muchas interrogantes por responder cuando se trata de la pandemia de coronavirus, pero si en algo coinciden los epidemiólogos de todo el mundo es el hecho de que el verdadero origen del SARS-CoV-2 sigue siendo desconocido.

Para la opinión pública internacional China fue el país que reportó la primera ola de casos de COVID-19 y eso inmediatamente convierte al país asiático en 'el origen de nuestras desgracias'. Sin embargo, esta hipótesis aún no ha sido confirmada por los científicos y los esfuerzos para determinar el origen exacto del virus podrían tomar años.

En un mundo tan interconectado como el que vivimos es estadísticamente probable que el primer brote de SARS-CoV-2 haya surgido en otro lugar del mundo y haya llegado a Wuhan en el organismo de una o varias personas.

El Gobierno chino no ha apoyado o rechazado esta hipótesis de manera oficial. Sin embargo, varios funcionarios y medios de ese país apoyan abiertamente la versión de que el virus surgió en otro país. Algunos incluso han llegado a decir que el SARS-CoV-2 fue introducido en China por los soldados de EEUU que participaron en los Juegos Militares Mundiales celebrados en Wuhan en octubre de 2019.

"Es posible que el Ejército de Estados Unidos haya llevado el virus a Wuhan. Estados Unidos tiene que ser transparente y hacer públicas sus cifras. Estados Unidos nos debe una explicación", escribió Zhao Lijian, un vocero de la cancillería china, en su cuenta de Twitter en marzo de 2020.

El comentario de Zhao fue la respuesta a un video en el que el director del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de EEUU, Robert Redfield, admitía ante el Congreso que algunas muertes por influenza habían sido causadas en realidad por el coronavirus.

En esa oportunidad, el video de Redfield también fue publicado en Twitter por otros medios chinos, incluyendo a la cadena estatal CCTV y el periódico Global Times.

¿Los casos de EVALI eran en realidad casos de COVID-19?

El 27 de julio la agencia de noticias china Xinhua reabrió el debate sobre el verdadero origen del coronavirus apuntado de nuevo hacia EEUU.

"Los investigadores han confirmado casos de #COVID19 mal diagnosticados como neumonía por cigarrillo electrónico (EVALI). Estados Unidos debería revisar los registros clínicos de su brote de EVALI en el otoño de 2019 para ver cuántos casos de EVALI eran en realidad COVID-19”, dice el texto publicado por la agencia en su sitio web.

EVALI es el acrónimo en inglés de 'Lesión pulmonar asociada al uso de cigarrillos electrónicos o vapeo'.

El artículo además incluye una imagen en la que se comparan las radiografías de dos pulmones acompañada de un texto que dice: "Una es neumonía causada por cigarrillo electrónico. Otra es COVID-19. Pero ¿cuál es cuál?".

 

El brote de EVALI al que se refiere Xinhua surgió en EEUU en junio de 2019. El primer caso fue registrado en el estado de Wisconsin, según informó la revista Scientific American. Poco después, el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades estaba recibiendo reportes de la misteriosa enfermedad provenientes de los 50 estados. Y para febrero de 2020, el número de casos ya había superado los 2.800 con 68 muertes.

En octubre de 2019 la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) determinó que los casos de EVALI habían sido provocados por el acetato de vitamina E, una sustancia utilizada por los fabricantes de cigarrillos electrónicos para adulterar sus productos y aumentar los márgenes de ganancia.

Sin embargo, los síntomas respiratorios y los daños causados por EVALI en los pulmones de las personas son muy similares a los que provoca el COVID-19, según revela un informe del American College of Chest Physicians (CHEST).

Ambas patologías se presentan con síntomas clínicos, valores de laboratorio e imágenes que se superponen, lo que dificulta su diagnóstico. Y este es el argumento del que se vale la agencia china de noticias para dejar entrever que los casos de neumonía por consumo de cigarrillo electrónico que se registraron en EEUU meses antes del inicio de la pandemia pudieron haber sido en realidad casos de COVID-19.

La rusa Biocad obtiene permiso para ensayos clínicos de su vacuna contra el coronavirus

MOSCÚ (Sputnik) — El Ministerio de Salud de Rusia otorgó a la empresa biotecnológica rusa Biocad un permiso para la realización de ensayos clínicos de su vacuna contra el coronavirus, según un registro estatal.

"El objetivo del ensayo clínico es evaluar la seguridad y la inmunogenicidad de la vacuna recombinante basada en vectores virales AAV5-RBD-S para la prevención de la infección por el coronavirus", dice el documento.

El permiso otorgado este 26 de julio para las fases I y II del estudio clínico expira el 31 de diciembre de 2026.

La vacuna se estudiará en 360 personas en dos centros médicos.

A su vez, el director general de Biocad, Dmítri Morózov, afirmó que la vacuna de la compañía está optimizada para proteger de la variante delta del coronavirus.

Subrayó que la eficacia y seguridad de la vacuna son extremadamente importantes para la empresa, y solo los estudios clínicos pueden confirmarlos.

"Planeamos probar nuestra vacuna todo el tiempo que sea necesario. Solo necesitamos datos confiables sobre la seguridad y efectividad de nuestro desarrollo", dijo el director de Biocad.

Agregó que los ensayos se realizarán de una manera "muy abierta" al precisar que está previsto "informar a la comunidad científica sobre los resultados en tiempo real".

El medicamento BCD-250 de Biocad se basa en vector recombinante adenoasociado (rAAV).

Hasta el momento no han sido registradas vacunas en las cuales se utiliza tal tecnología.

El vector rAAV es incapaz de replicarse en las células de manera autónoma, ni insertarse en el genoma humano, y se considera que tampoco provoca enfermedades.

Los vectores recombinantes utilizados en la vacuna tienen una secuencia de nucleótidos que codifica la espiga de la proteína del virus SARS-CoV-2.

Análisis: Las consecuencias de la pandemia de coronavirus son espantosas

Valery Kulikov

Más de cuatro millones de personas en todo el mundo han muerto a causa de COVID-19, según la Universidad Johns Hopkins . Tres países representan más de un tercio de todas las muertes en el mundo: el mayor número se encuentra en los Estados Unidos, con 606.000, lo que representa el 15% de todas las muertes, seguido de Brasil e India.

Sin embargo, dada la dificultad de rastrear con precisión la propagación del virus, especialmente en los países en desarrollo, muchos expertos creen que el número total de muertes en el mundo es sustancialmente más alto que las cifras oficiales. Por ejemplo, según las conservadoras estimaciones de la OMS, se puede  afirmar con seguridad que la pandemia se ha cobrado entre 6 y 8 millones de víctimas.

El Director General de la Organización Internacional del Trabajo, Guy Ryder, afirmó que la crisis mundial desencadenada por la pandemia COVID-19 ha destruido efectivamente los resultados de todos los esfuerzos encaminados a reducir la pobreza entre los ciudadanos en edad de trabajar durante los últimos cinco años. Los expertos estiman que 220 millones de personas este año no podrán encontrar trabajo, y si los gobiernos no toman medidas drásticas, pronto incluso más personas podrían estar por debajo de la línea de pobreza de las que existían antes de la pandemia.

La pandemia ha ampliado la brecha entre ricos y pobres, escribe Frankfurter Allgemeine de Alemania. Si bien la brecha entre ricos y pobres cuatro años antes de la pandemia de coronavirus se había reducido ligeramente, se amplió nuevamente el año pasado. Según el centro de investigación dirigido por el banco Credit Suisse, el 1,1% de la población adulta de todo el planeta posee casi el 46% de la riqueza privada, lo que significa un total de $ 192 billones. Al analizar la situación por región, parece que la riqueza de las personas en América del Norte, Europa, China y la región de Asia-Pacífico aumentó significativamente en 2020, mientras que la riqueza de la población disminuyó en América Latina e India. Por ejemplo, se descubrió que 22 millones de personas millonarias estadounidenses viven en Estados Unidos, con 5,3 millones en China y poco menos de 3 millones en Alemania.

El número de multimillonarios franceses ha aumentado de 95 a 109 desde junio de 2020, y la riqueza total de las 500 personas más ricas del país más grande de Europa occidental ha aumentado en un 30%. Estas son las evaluaciones de la publicación empresarial Desafíos, que ha estado recopilando una calificación anual de los ciudadanos más ricos de la Quinta República durante un cuarto de siglo.

Según un informe de la organización no gubernamental británica Oxfam que se preparó en enero, el dinero que los diez mayores multimillonarios han amasado durante la crisis pandémica habría sido suficiente para acabar con la pobreza y pagar las vacunas en todo el mundo. Como resultado de la pandemia de coronavirus, el mundo se ha vuelto muy frágil y ha entrado en la peor crisis económica del último siglo, enfatizó Antonio Guterres en La Agenda de Davos. El diplomático cree que la pandemia ha dejado al descubierto males mundiales como la desigualdad de ingresos que existe entre personas y países. Según Oxfam, desde marzo de 2020, la riqueza de las 10 personas más ricas del mundo ha aumentado en 540.000 millones de dólares. Al mismo tiempo, “Los miles de millones de personas que vivían al borde de la pobreza al comienzo de la pandemia ya no tienen los ingresos ni el apoyo para sobrevivir a la crisis”, dijo Danny Sriskandarajah, director ejecutivo de Oxfam GB. Durante el mismo período de tiempo, un pequeño grupo de personas ha acumulado más dinero del que pueden gastar en toda su vida.

En los Estados Unidos, un número creciente de residentes tiene que lidiar con una deuda médica creciente, y la crisis en la economía y en el mercado laboral a raíz de la pandemia de COVID-19 solo está agravando la situación, enfatizan los medios estadounidenses. Al mismo tiempo, las estadísticas muestran que los ciudadanos de bajos ingresos y las personas de color que viven en los EE. UU. están teniendo más dificultades para lidiar con las deudas.

En la pandemia, varios esquemas en la lucha contra COVID-19 en muchos países occidentales han adquirido una escala sin precedentes, debido a que los grupos criminales se están llenando los bolsillos aprovechando los problemas de las personas a un ritmo sin precedentes.

Según los expertos en el campo de la lucha contra el fraude, solo Estados Unidos perdió alrededor de $ 400 mil millones debido a solicitudes falsas de beneficios por desempleo, informa Insider. Los especialistas creen que en total la mitad de los pagos de beneficios fueron robados, y la mayoría de los fondos finalmente abandonaron el país y fueron depositados en grupos criminales en países del tercer mundo.

Los partidos de oposición en Alemania han acusado al gobierno de malversar el dinero asignado por las agencias gubernamentales para las pruebas de COVID. Esos cargos surgieron por primera vez a fines de mayo, luego de informes de que los centros de pruebas operados por la compañía MediCan estaban presentando reclamos de reembolso financiero del gobierno por cientos de pruebas de COVID-19 que nunca se realizaron. El ministro federal de Salud de Alemania, Jens Spahn, aunque se distanció de las acusaciones de malversación de fondos, se vio obligado a ordenar que se llevara a cabo otra investigación.

Según un estudio realizado por Transparencia Internacional , casi un tercio de los residentes de la UE se vieron obligados a utilizar sus conexiones personales para acceder a los servicios de salud durante la pandemia de COVID-19. La encuesta también encontró que una de cada cinco personas en Rumania, Bulgaria, Hungría y Lituania había pagado sobornos para ver a un profesional de la salud. Como enfatizan los autores del informe, estos resultados son preocupantes, porque usar conexiones para obtener una vacuna, o una plaza en un hospital, puede provocar la muerte de personas que no están tan bien protegidas. “A menudo se considera a la UE como un bastión de integridad, pero estos resultados muestran que los países de la región siguen siendo vulnerables a los efectos insidiosos de la corrupción”, dijo la presidenta de Transparencia Internacional, Delia Ferreira Rubio.

Las pérdidas para la economía mundial por el colapso del turismo podrían ascender a más de $ 4 billones, según se desprende de un estudio realizado en la ONU. Se informó que en 2020 la caída de la industria turística fue del 73% en comparación con el año anterior, y en 2021, según los expertos, se puede esperar una caída similar.

Otra terrible consecuencia de la pandemia de coronavirus es que el mundo se ha vuelto adicto al cannabis: la pandemia se ha convertido en un boom de las drogas, según un informe publicado el 24 de junio por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) en Viena. Aproximadamente 275 millones de personas en el mundo consumieron drogas el año pasado. Además de eso, más de 36 millones de personas padecían trastornos relacionados con el consumo de drogas. Como se desprende del documento, la mayoría de los países mencionados en él informaron un aumento en el uso de cannabis (marihuana) en medio de la pandemia mundial debido a la infección por coronavirus COVID-19. Además, ha aumentado el uso de productos farmacéuticos que contienen cannabis con fines no médicos.

Reflexionando sobre las posibles consecuencias derivadas de la pandemia, los expertos advierten contra el exceso de optimismo, especialmente a largo plazo. En particular, señalan las posibles amenazas que se plantean para la estabilidad en el futuro y el agravamiento de las tensiones sociales y políticas preexistentes.

The Lancet: Personas recuperadas del covid-19 muestran un deterioro de sus capacidades cognitivas

Al abordar la creciente preocupación por las posibles consecuencias cognitivas del covid-19, un nuevo estudio publicado el 22 de julio en EClinicalMedicine de The Lancet reveló que el virus SARS-CoV-2 puede producir reducciones sustanciales en la capacidad cognitiva en los pacientes, especialmente entre aquellos que desarrollaron una forma más grave de la enfermedad.

Para su investigación, el neurocientífico cognitivo del Imperial College de Londres Adam Hampshire y sus colegas analizaron datos de 81.337 personas que participaron en una evaluación dentro de la Gran Prueba de Inteligencia Británica entre enero y diciembre de 2020. En total, la encuesta incluyó nueve pruebas de percepción espacial, memoria, atención y pensamiento semántico. De todos los participantes, 12.689 informaron haber contraído el covid-19 con diversos grados de gravedad respiratoria.

Después de controlar diferentes factores como la edad, el sexo, el nivel de educación y otras variables, los investigadores determinaron que aquellos que habían sufrido la enfermedad tendían a tener un rendimiento inferior en la prueba de inteligencia en comparación con aquellos que no habían contraído el virus. Los mayores déficits fueron observados en tareas que requerían de razonamiento, planificación y resolución de problemas.

"Las personas que se habían recuperado del covid-19, incluidas las que ya no informaban de los síntomas, presentaban déficits cognitivos significativos (...). Los déficits tenían un tamaño de efecto sustancial para las personas que habían sido hospitalizadas, pero también para los casos no hospitalizados que tenían confirmación biológica de la infección por covid-19", concluyeron los investigadores.

"El análisis de marcadores de inteligencia premórbida no apoyó que estas diferencias estuvieran presentes antes de la infección. Un análisis más detallado del rendimiento en las subpruebas apoyó la hipótesis de que el covid-19 tiene un impacto multidominio en la cognición humana", agregaron.

Los científicos advierten que este estudio debe servir como "un llamado de atención para una mayor investigación". "Debemos tener cuidado, ya que parece que el virus podría estar afectando a nuestra cognición. No entendemos completamente cómo, por qué ni durante cuánto tiempo, pero necesitamos averiguarlo con urgencia. Mientras tanto, no corra riesgos innecesarios y vacúnense", dijo al portal PsyPost Hampshire.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS