Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

El Ejército de Yemen lanza otro ataque de represalia golpeando con sus drones el aeropuerto de Abha, ubicada en el suroeste de Arabia Saudí.

El portavoz del Ejército yemení, el teniente general Yahya Sari, ha anunciado este lunes un nuevo ataque contra objetivos definidos en el territorio saudí.

“La Fuerza Aérea [de Yemen] ha lanzado un contraataque contra el Aeropuerto Internacional de Abha con un dron Qasef-2k, golpeando un importante sitio militar. El objetivo designado ha sido alcanzado con alta precisión”, ha dado a conocer el general Sari mediante un mensaje publicado en su cuenta de Twitter.

Conforme ha reiterado Sari, el ataque forma parte de la respuesta legítima de Yemen a la escalada de agresión y bloqueo total impuestos por Riad y sus aliados contra el país más pobre del mundo árabe.

Abha, junto a la base aérea Malik Jalid, situada en la ciudad de Jamis Mushait, en la provincia saudí de Asir (suroeste), son centros, desde donde la ‘coalición’ agresora lleva a cabo la mayoría de sus ataques aéreos contra Yemen.

Transcurridos más de seis años desde el inicio de la agresión saudí contra Yemen, Riad y los países que le acompañaron en dicha campaña de bombardeos, con la luz verde de EEUU, no han logrado derrotar a la nación yemení.

Expertos y observadores consideran que la ‘coalición’ saudí-estadounidense ya busca hallar una vía para salir de la guerra de Yemen, pues no ha conseguido nada,menos que la pérdida de la reputación saudí y de miles de millones de dólares gastados por la monarquía árabe en equipo militar estadounidense.

Las autoridades yemeníes subrayan que, mientras los agresores no pongan fin a sus brutales operaciones, no detendrán sus acometidas contra objetivos clave del enemigo.

Empresas de inteligencia de EEUU cooperan con los agresores saudíes en Yemen

La revista francesa “Intelligence Online” informó sobre la cooperación de inteligencia de dos empresas estadounidenses con la coalición saudí en Yemen.

El informe afirma que la empresa estadounidense “Five Domains” con la ayuda de ex miembros de la CIA y la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), firmó un acuerdo con el gobierno saudí para recopilar y analizar datos de inteligencia militar en Yemen. Este trato es uno de los acuerdos estratégicos del gobierno saudí con EEUU.

Five Domains se ha asociado con TIAC desde que ganó una oferta para vender equipos estratégicos a Arabia Saudí en diciembre pasado, y las dos compañías han ayudado a recopilar y analizar datos militares importantes para ayudar a los servicios de inteligencia saudíes.

Las dos compañías están trabajando juntas para ayudar a la agencia de inteligencia saudí a analizar e interpretar datos militares importantes recopilados de imágenes aéreas y satelitales o de individuos.

Según la publicación Intelligence Online, la mayoría de estos agentes habían operado anteriormente en Afganistán e Iraq, y algunos, como Michael Kirby, trabajaban en el campo de la inteligencia técnica y marítima.

Según fuentes sobre el terreno en Yemen, la reducción de la cooperación con EEUU ha tenido un impacto significativo en los fallidos ataques aéreos de la coalición saudí en la provincia norteña de Maarib.

Mientras tanto, el portavoz de las Fuerzas Armadas de Yemen, el general de brigada Yahya Sarii, dijo que las fuerzas de los Comités Populares de Ansarulá arrestaron a un espía del Mossad.

“Pronto denunciaremos la injerencia del régimen sionista en los asuntos internos de Yemen”, dijo Sarii en su cuenta de Twitter el miércoles (9 de junio).

Ansarulá había informado anteriormente sobre la cooperación del régimen sionista con Arabia Saudí, así como con los Emiratos Árabes Unidos, para atacar Yemen.

El verano pasado, se informó que los Emiratos Árabes Unidos y el régimen sionista habían acordado establecer bases de espionaje en Yemen.

Según los informes, se cree que una de las bases se construyó en la isla de Socotra, la isla más grande del archipiélago yemení. La isla está ubicada en una zona estratégica con vistas al Estrecho de Bab al Mandab.

El propósito de construir esta base de espías es recopilar información de todo el Golfo Pérsico, así como del Estrecho de Bab al Mandab, áreas en el sur de Yemen, así como del Golfo de Adén y el Cuerno de África.

Canal yemení publica fotos y entrevistas con militares saudíes capturados en Yizan

La Oficina de Medios del Centro de Comando de Operaciones de Yemen ha publicado las fotos y entrevistas de varios militares saudíes y mercenarios sudaneses capturados durante una operación reciente en la región de Yizan en Arabia Saudí, con miras a intercambiarlos con prisioneros yemeníes retenidos por la coalición liderada por Arabia.

En sus confesiones transmitidas por la televisión yemení Al Masirah, los cautivos se identificaron y hablaron sobre las unidades militares a las que estaban afiliados.

Dijeron que estaban siendo tratados con humanidad por parte de las Fuerzas Armadas de Yemen y combatientes de los Comités Populares, y aseguraron a sus familias que gozaban de buena salud.

También hicieron un llamamiento a las autoridades saudíes para asegurar su libertad, describiendo la campaña militar dirigida por Arabia Saudí contra Yemen como “injusta e irrazonable”.

Fueron capturados después de que las tropas yemeníes y los combatientes de los Comités Populares aliados llevaran a cabo una importante operación militar en la estratégica región de Yizan, en Arabia Saudí, durante los últimos días, estableciendo el control sobre muchos sitios militares.

Decenas de tropas del ejército saudí, mercenarios sudaneses y milicianos patrocinados por Arabia Saudí leales al ex presidente de Yemen, Abed Rabbo Mansur Hadi, fueron muertos o capturados en el proceso, y se les confiscaron grandes cantidades de municiones y equipo militar.

Una fuente militar dijo que las fuerzas del ejército yemení tomaron el control de las montañas del CBM, además de las áreas de Tabab al Fadhia, Al Tabba Al Baida, Al Qambura, Al Amud, Tawaleq y el este de Qa’im Sayab durante la operación en varios frentes.

La fuente dijo que más de 80 soldados del ejército saudí y mercenarios sudaneses murieron en la ofensiva, mientras que 29 vehículos militares fueron destruidos e incendiados.

Informe saca a la luz nuevos detalles del asesinato de Khashoggi

Un nuevo informe revela que Arabia Saudí recogió en Egipto las drogas ilícitas que luego empleó para matar al periodista disidente Jamal Khashoggi.

Según un nuevo reporte publicado el lunes por la página web Yahoo News, las notas que resumen los interrogatorios secretos saudíes de los asesinos de Khashoggi han revelado nuevos detalles sobre su homicidio.

El documento indica que, a primera hora de la mañana del 2 de octubre de 2018, un jet Gulfstream, que transportaba a un equipo de asesinos saudíes a la ciudad turca de Estambul, hizo una escala rápida en El Cairo (capital egipcia). “El propósito de esta escala fue recoger una dosis letal de narcóticos ilegales, que, unas horas después, le fue inyectada en el brazo izquierdo a Jamal Khashoggi, matando al columnista de The Washington Post en cuestión de minutos”, señala.

El texto destaca, además, que aún continúa siendo un misterio qué drogas se emplearon para matar al periodista y quién las proporcionó, en mitad de la noche, en el aeropuerto de El Cairo; sin embargo, remarca que la conexión de El Cairo “previamente no revelada” apunta, por primera vez, a la posible existencia de “cómplices egipcios” en la muerte de Khashoggi.

Asimismo, el reporte proporciona una nueva evidencia convincente de lo que el Gobierno saudí negó durante mucho tiempo: que el equipo de asalto enviado por el príncipe heredero de Arabia Saudí, Muhamad bin Salman Al Saud, tenía la intención de matar al periodista antes de que el avión despegara de Riad (capital saudí) y mucho antes de que Khashoggi llegara al consulado de Arabia Saudí en Estambul ese mismo día.

Khashoggi, un periodista detractor de las políticas de Bin Salman, fue asfixiado y luego descuartizado el 2 de octubre de 2018 en el consulado saudí en la ciudad turca de Estambul.

En noviembre de 2018, un informe del diario estadounidense The Washington Post reveló que las investigaciones llevadas a cabo por la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) de EE.UU. sobre el asesinato de Khashoggi arrojaban que la orden de asesinar al columnista había sido dada por Bin Salman. Las autoridades saudíes, tras reiteradas negativas, terminaron reconociendo el asesinato del periodista.

Por su parte, el Gobierno de EE.UU. confirmó el 26 de febrero de este año en curso, en un informe, la implicación directa del príncipe heredero saudí en el macabro homicidio.

No obstante, el presidente de EE.UU., Joe Biden, se negó a castigar a Bin Salman a pesar de confirmar su papel en la orden de asesinato. Muchos observadores puntualizaron que lo que motivó esta negativa fue el temor de Biden a poner en peligro las relaciones entre EE.UU. y Arabia Saudí.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente