Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

Stephen Bryen y Shoshana Bryen. La administración de Joe Biden había cerrado la investigación del Departamento de Estado de EE. UU. sobre los orígenes de la pandemia de Covid-19.

Pero a medida que la pandemia retrocede en los Estados Unidos, existe un renovado interés por parte de las comunidades científica y periodística sobre los orígenes del virus y si podría haber escapado del Instituto de Virología de Wuhan (WIV) de China. Así, un día después, el presidente abrió una nueva investigación.

El cambio se produjo en medio de la afirmación del senador Rand Paul en una audiencia del comité del Senado sobre la pandemia Covid-19 de que Estados Unidos colaboró ​​con el Instituto de Virología de Wuhan en China para hacer un coronavirus más mortal y transmisible. Eso está poniendo la teoría de la fuga de laboratorio chino, que Beijing niega enérgicamente, de nuevo al frente del debate sobre el origen de Covid-19.

Según los artículos publicados por WIV sobre el trabajo científico del Dr. Shi Zhengli, los investigadores del gobierno de EE. UU. tienen que ponerse al día. En 2015, la Dra. Shi, conocida popularmente como la "dama murciélago", publicó un artículo titulado "Un grupo de coronavirus de murciélagos similares al SARS muestra potencial para la emergencia humana".

Sus colegas en el estudio incluyeron investigadores estadounidenses asociados con el Departamento de Biología Celular de la Universidad de Carolina del Norte y pueden estar relacionados con trabajos financiados por el gobierno de EE. UU.

Es posible, aunque no lo sabemos, que la Dra. Shi y su equipo hayan manipulado con éxito un coronavirus, específicamente el virus SHCO14-CoV similar al SARS, de murciélagos a otros animales y no solo a ratones. También es posible, pero no probado, que el nuevo virus se propague rápidamente a otros animales y luego a los trabajadores del laboratorio, tres de los cuales se enfermaron en noviembre de 2019, según un informe no confirmado del Wall Street Journal.

Esto se conoce como una investigación de " ganancia de función ", que Estados Unidos considera muy peligrosa. Entre 2014 y 2017, la investigación de ganancia de función, que había sido subvencionada activamente por los Institutos Nacionales de Salud (NIH) y otras agencias, se suspendió en los EE. UU.

Un poco más tarde, en 2019, EE. UU. cerró temporalmente algunos laboratorios, incluido el Instituto de Investigación Médica de Enfermedades Infecciosas del Ejército de EE. UU. (USAMRIID) en Fort Detrick, Maryland, por cuestiones de seguridad.

Personal que trabaja dentro del laboratorio de nivel biológico 4 en el Instituto de Investigación Médica de Enfermedades Infecciosas del Ejército de EE. UU. En Fort Detrick. Foto: AFP / Olivier Douliery

Errores en los laboratorios

Según los CDC : “Las dos infracciones [en Fort Detrick] informadas por USAMRIID a los CDC demostraron que el laboratorio del Ejército no 'implementó y mantuvo procedimientos de contención suficientes para contener agentes o toxinas seleccionados' que se realizaron mediante operaciones en el nivel de bioseguridad 3 y 4 laboratorios… ”

El nivel 4 es, en teoría, el tipo de laboratorio más seguro que se conoce en la actualidad; El WIV de Wuhan, China también es un laboratorio de nivel 4. Pero no todo el laboratorio de Wuhan siguió los estándares de Nivel 4 y hay, como muestra Fort Detrick, lapsos que deben tenerse en cuenta.

De hecho, el mismo tipo de fallas que sucedieron en Fort Detrick, que se centraron en el tratamiento de desechos, también sucedieron en el laboratorio de Wuhan.

Además, Fort Detrick estaba trabajando con otros laboratorios estadounidenses y extranjeros, que pueden haber incluido instalaciones chinas. Por ejemplo, Fort Detrick estaba conectado al Laboratorio Nacional de Microbiología de Canadá   en Winnipeg, que fue profundamente penetrado por los chinos, incluido al menos un miembro conocido de la comunidad de guerra biológica de China.

Según el  periódico canadiense Globe and Mail: "Uno de los investigadores chinos, Feihu Yan, de la Academia de Ciencias Médicas Militares del Ejército Popular de Liberación (PLA), trabajó durante un período de tiempo en el laboratorio de Winnipeg, una instalación de nivel 4 equipada para manejar algunas de las enfermedades más mortales del mundo".

Había al menos siete científicos chinos en el laboratorio. Dos de ellos, "Xiangguo Qiu y su esposo biólogo, Keding Cheng, fueron despedidos en enero (2021) después de que el Servicio de Inteligencia de Seguridad Canadiense... recomendó que se retiraran sus autorizaciones de seguridad por motivos de seguridad nacional" (supuestamente por enviar muestras de virus mortales al laboratorio de Wuhan).

En al menos una ocasión, Qiu, y probablemente otros, visitaron el Laboratorio de Fort Detrick. No se conocen los detalles, pero se puede suponer razonablemente que Winnipeg Lab y Fort Detrick estaban cooperando, y esta cooperación podría haber incluido a Wuhan.

¿Fue Canadá un eslabón débil?

Dado el nivel de seguridad de Fort Detrick, es fundamental realizar más investigaciones.

También plantea la cuestión de que Canadá otorgue a los científicos chinos, incluido al menos uno de la Academia de Ciencias Militares del EPL, autorizaciones de alto secreto.

Estados Unidos y Canadá, como parte del Acuerdo de Uso Compartido de Defensa de América del Norte, comparten información clasificada, lo que significa que existe una gran posibilidad de que alguna información estadounidense clasificada llegue a Winnipeg y luego a Wuhan o a cualquier otro lugar de China.

WIV no solo necesita más investigación, sino también las instituciones estadounidenses, incluidos los Institutos Nacionales de Salud (NIH), los CDC y Fort Detrick.

En 2017 y 2018, EE. UU. realizó al menos dos inspecciones del Laboratorio de Wuhan. Eso plantea la pregunta de por qué un equipo de inspección de EE. UU. ingresó varias veces a un laboratorio chino sensible. ¿Estaban trabajando para un proyecto norteamericano?

La respuesta parece ser que los estadounidenses tenían un estatus especial debido a la cooperación de alto nivel y ultrasecreta entre los EE. UU., China y otros socios (por ejemplo, Canadá).

El principal experto en enfermedades infecciosas de EE. UU., el Dr. Anthony Fauci, ha dicho que habría sido casi un incumplimiento de nuestro deber " si los NIH no hubieran trabajado con  China para estudiar los coronavirus y "colaborar" con "científicos chinos muy respetables".

“Científicos respetables” que trabajan para el gobierno chino. Esa es otra vía de investigación.

La colaboración internacional sugiere que Estados Unidos pudo haber detenido la investigación de la ganancia de funciones porque era más fácil y menos riesgoso políticamente dejar que China lo hiciera. China tiene estándares legales más bajos y, como dijo Fauci, el gobierno de Estados Unidos financió laboratorios chinos y publicó artículos de científicos chinos.

Esos documentos de hoy nos dan un registro parcial de la colaboración de los chinos con los CDC y los NIH, y tal vez incluso con el Ejército de los EE. UU.

 

El exdirector de Inteligencia Nacional James Clapper insistió en que el Covid-19 era transmitido por animales. Foto: AFP / Brendan Smialowski 

La CIA cambia de rumbo

La comunidad de inteligencia de EE. UU. tenía que saber todo esto y mucho más.

Pero la CIA y otros altos funcionarios estadounidenses, incluido James Clapper, ex director de Inteligencia Nacional, insistieron en que el Covid-19 no provenía del Laboratorio de Wuhan sino que era zoonótico, es decir, que se transmitía en la naturaleza por animales.

Hoy en día, la CIA parece haber cambiado de rumbo tentativamente a medida que los científicos estadounidenses presionan para obtener más información.

Una investigación adecuada tendría que preguntar por qué Estados Unidos confiaría en China.

Pero más allá del descuido, parece que Estados Unidos decidió financiar y trasladar investigaciones peligrosas a laboratorios chinos administrados por el estado chino.

Análisis: COVID como arma biológica, preguntas difíciles a puertas cerradas

Gordon Duff*

El análisis de la pandemia mundial de COVID por parte de un equipo de ex funcionarios de inteligencia de varias naciones ha estado en curso desde enero de 2020. Los resultados se informan a los clientes con la máxima seguridad. Incluso los nombres de los clientes están altamente clasificados.

Varias cosas se rastrean y evalúan utilizando material de código abierto principalmente, pero no exclusivamente.

  • Anomalías en la propagación de COVID 19 y el potencial de ataque como las armas biológicas.
  • Anomalías en la producción y distribución de vacunas y su uso potencial, incluso terapéutico, como armas de guerra
  • Fondos oscuros detrás de los movimientos anti-Vaxx y anti-ciencia
  • Patrones de inversión que indican un conocimiento previo de los vectores pandémicos.
  • Patrones en las publicaciones en las redes sociales destinados a socavar los esfuerzos para limitar la pandemia.
  • Patrones en los medios "financiados por la oscuridad" (Fox-Carlson-Murdock es uno) que son paralelos a los programas de "propaganda negra" de ciertas agencias de inteligencia
  • Gran indiferencia generalizada y lucro por parte de corporaciones e individuos que siguen patrones de "influencia mortal" y "conocimiento previo culpable".
  • Patrones en engaños y teorías de conspiración que muestran "coordinación operativa".

El análisis de estos factores ha producido modelos suficientes para respaldar una única hipótesis con varias sub-facetas:

  • Es probable que COVID 19 se haya lanzado a propósito después de su creación o distribución desde más de una instalación de investigación en China, Europa y EE. UU.
  • Los gobiernos, incluido y especialmente el de Estados Unidos bajo Donald Trump, fueron plenamente cómplices.
  • Las primeras políticas de dichos gobiernos entre octubre de 2019 y abril de 2020 no solo garantizaron el éxito de la pandemia sino que siguieron un plan operativo.
  • Ese plan operativo implica la reingeniería a nivel planetario, alterando las "expectativas" para las poblaciones clave del mundo y "condicionando" para "resultados políticos oscuros".

Más allá de esto, la misma hipótesis ha determinado que COVID 19 es probablemente una prueba o un "ensayo en seco" para vectores más específicos. Para algunos antecedentes, ver Stewart McMillan “Bio-warfare over Cuban Skies, de 1998:

Una vez más, el mundo está al borde de otra guerra, esta vez, supuestamente, porque Estados Unidos cree que Saddam Hussein puede estar escondiendo arsenales de armas biológicas. Que Estados Unidos ya tenga sus propias reservas de ese tipo, y las use, es menos conocido.

¿Podría el gobierno de Estados Unidos ser tan hipócrita como para amenazar con ataques militares porque Saddam Hussein podría estar fabricando armas de guerra biológica, incluso cuando estaba siendo acusado de desplegar armas similares contra otra nación?

Estados Unidos lidera el desarrollo y la producción de armas químicas y bacteriológicas a escala mundial. Su uso por parte del ejército estadounidense en las guerras de Corea y Vietnam está bien establecido por documentos del gobierno estadounidense y por los medios de comunicación. Lo que no está tan bien documentado es el uso de este tipo de armas por parte de Estados Unidos en operaciones encubiertas. Según los libros oficiales, todas las armas biológicas estadounidenses fueron destruidas en 1972, después de la firma de la Convención de Armas Biológicas. De esta manera, Estados Unidos se parece mucho a Irak. Extraoficialmente, sin embargo, la investigación, el desarrollo y el uso de armas biológicas por parte del gobierno de Estados Unidos se sospecha desde hace mucho tiempo, y recientemente, un extraño incidente que involucró un avión estadounidense ha sacado a la luz el tema una vez más.

El 21 de octubre de 1996, un avión de limpieza de cultivos S2R registrado en el Departamento de Estado de los Estados Unidos se dirigía de Florida a Colombia a través de la isla Gran Caimán. El avión sobrevolaba un área conocida como Corredor Girón, muy transitada por aviones internacionales. El avión tenía permiso cubano para sobrevolar, supuestamente como parte de una operación estadounidense de erradicación de narcóticos programada regularmente.

Sobre la misma zona sobrevolaba el vuelo regular del CU-170 Cubana de Aviación de La Habana a Las Tunas. Los pilotos notaron que el avión estadounidense volaba en una dirección casi paralela a ellos, a 300 metros de altura. El piloto cubano vio una “neblina blanca o grisácea”, según ellos mismos, que se descargaba del avión de manera intermitente unas siete veces. El piloto cubano informó de inmediato la descarga de sustancia desconocida a Control de Vuelo.

El controlador aéreo cubano se puso en contacto con el avión estadounidense. La cinta del Controlador Aéreo Cubano los graba preguntando si la aeronave tenía algún problema técnico, a lo que el piloto estadounidense respondió “No”. Cuando se le preguntó qué tipo de avión era, la respuesta fue "un AY-65 de un solo motor". Mentía; era un S2R. Qué extraño que un piloto olvidara qué tipo de avión volaba.

El 18 de diciembre de 1996, la primera señal de una plaga de insectos invasores ocurrió en una plantación de papa en la Granja Hortícola del Estado de Lenin. Las muestras fueron enviadas al Laboratorio Central de Cuarentena del Centro Nacional de Control de Plagas, siendo el insecto totalmente desconocido para Cuba. Una investigación identificó al organismo como Thrips palmi karay.

Problemas con los trips

Thrips palmi es originario de Asia. Desde 1985, se ha extendido por ciertos países del Caribe como Haití, República Dominicana y Jamaica. Infecta prácticamente todos los cultivos, malezas y plantas ornamentales. Se auto-propaga en el campo y se transfiere fácilmente al transportar cualquier material vegetal o suelo. Es resistente a los cambios de temperatura y a muchos insecticidas. En resumen, es la pesadilla de un agricultor.

¿Podrían estar conectados los dos incidentes? El gobierno cubano ciertamente lo cree y ha organizado cantidades considerables de información para probarlo, información que presentó, en una denuncia formal, a la ONU.

Después de registrar sus quejas con los diplomáticos estadounidenses, el gobierno cubano se quejó ante el secretario general de la ONU, Kofi Annan, acusando a Thrips "golpea y daña severamente prácticamente todos los cultivos y también es resistente a una variedad considerable de pesticidas".

De manera similar, veremos la PPA, la peste porcina africana y su uso como arma biológica, del Dr. Steinbock para FX Trade (2019):

La costosa y mortal peste porcina africana está penalizando la seguridad alimentaria en China y en más de media docena de países asiáticos. A pesar de la historia oficial de la PPA, el virus se ha utilizado como arma biológica en el pasado. La supresión de tales amenazas biológicas requiere una cooperación multipolar.

El 20 de agosto, el secretario de Agricultura, William Dar, confirmó el informe de BAI sobre la creciente tasa de mortalidad de los cerdos criados por los granjeros en sus patios traseros. Filipinas está reforzando la bioseguridad a la espera de los resultados de laboratorio.

Junto con Myanmar, Filipinas puede convertirse en el objetivo más reciente de la peste porcina asiática (PPA). El virus ya está presente en seis países asiáticos: Camboya, China, República Popular Democrática de Corea, República Democrática Popular Lao, Mongolia y Vietnam. Las pérdidas actuales representan más del 10% de la población porcina total en China, Vietnam y Mongolia, respectivamente.

Pero, ¿cómo empezó el brote de peste porcina africana (PPA)?

La narrativa oficial de la ASF

La peste porcina africana es una fiebre hemorrágica devastadora de los cerdos con tasas de mortalidad   cercanas al 100 por ciento. Provoca importantes pérdidas económicas, amenaza la seguridad alimentaria y limita la producción porcina en los países afectados. No existe una vacuna contra el virus. Infecta de manera persistente a sus hospedadores naturales, jabalíes, jabalíes y garrapatas blandas, que probablemente actúan como un vector sin signos de enfermedad.

Históricamente, el primer brote de peste porcina africana tuvo lugar en Kenia en 1907. La primera propagación de la peste porcina africana fuera de África fue a Portugal en 1957, presumiblemente como resultado de los desechos de los vuelos aéreos que se alimentaban a los cerdos cerca del aeropuerto de Lisboa. Posteriormente se notificaron brotes de peste porcina africana en otros países europeos.

Cuba fue el primer país de la región del Caribe en notificar la infección por peste porcina africana en 1971. Se creía que había sido introducido desde España. La peste porcina africana se informó además a fines de la década de 1970 en varios países insulares del Caribe y en Brasil en 1978. Presumiblemente, se introdujo desde España o Portugal a través de los desechos de alimentos transportados por vuelos transcontinentales.

Después de una década o más relativamente tranquila, la peste porcina africana en 2007 se extendió a Georgia en el Cáucaso y, posteriormente, a países vecinos, como Armenia, Azerbaiyán y varios territorios de Rusia. Después de otra década de tranquilidad, el número de brotes de peste porcina africana se disparó repentinamente después de septiembre de 2018, especialmente en China, aunque no se había detectado antes en China o Asia. Desde entonces, se han sacrificado más de 2,8 millones de cerdos en todo el mundo debido a la peste porcina africana, aunque según la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE). Los observadores de la industria creen que el número real es mucho mayor.

Esa es la sabiduría convencional, que implica que la peste porcina africana permaneció restringida a África hasta finales de los años 50. En realidad, la peste porcina africana había llegado a América del Norte ya a principios de la década de 1950, cuando Fort Terry, una instalación de guerra biológica estadounidense en Plum Island, Nueva York, albergaba siete cepas de virus mortales.

Ahora llegamos al meollo del asunto:

PPA en la guerra biológica

Después de la experimentación de la Segunda Guerra Mundial, la guerra biológica estadounidense se lanzó con fines ofensivos. Durante la Guerra Fría, la peste porcina africana atrajo un gran interés entre los virus anti-animales, como la fiebre aftosa y la peste del ganado. Para 1954, según los historiadores de la guerra biológica, tres virus estaban disponibles como agentes para la destrucción de animales que alimentan alimentos, incluida la peste porcina africana.

Entre mediados de la década de 1960 y finales de la de 1990, Cuba acusó a Estados Unidos de 10 ataques de guerra biológica luego de graves brotes de enfermedades infecciosas. Ninguno fue probado de manera concluyente, pero probablemente ocurrieron varios. En 1971, a los cerdos de la granja porcina de La Habana se les diagnosticó el virus de la peste porcina africana, que se propagó y provocó el sacrificio de medio millón de cerdos. Cuba sufrió escasez de alimentos. La ONU calificó el brote como el "evento más alarmante" de 1971.

En 1977, los periodistas de investigación de Newsday, un diario de Long Island, informaron que el virus fue entregado desde una base del ejército estadounidense en la Zona del Canal de Panamá; el sitio de operaciones encubiertas conjuntas del Ejército y la CIA en América Latina y el Caribe.

Según se informa, los saboteadores anticastristas, respaldados por la CIA, habían introducido la PPA en Cuba seis semanas antes del estallido para desestabilizar la economía. El ejército estadounidense negó su participación. Sin embargo, Norman Covert, historiador de Fort Detrick, Maryland, el centro de la guerra biológica estadounidense desde mediados de los 50 hasta finales de los 60, ha dicho que la CIA tuvo acceso a estos laboratorios. Posteriormente, un documento de la CIA confirmó que se utilizó la guerra biológica en los esfuerzos por desestabilizar a Cuba.

Tales esfuerzos no terminaron con la Guerra Fría. En 2000, los neoconservadores detrás de la administración Bush coquetearon con la idea de armas biológicas étnicas "políticamente útiles". Eso llevó a Rusia en 2007 a prohibir todas las exportaciones de muestras biológicas humanas.

En octubre de 2018, el Ministerio de Defensa ruso afirmó que la propagación de enfermedades virales desde Georgia, incluida la peste porcina africana desde 2007, podría conectarse a una red de laboratorios de EE. UU. en la zona, más de 70 georgianos habían muerto en condiciones misteriosas, que Moscú atribuyó a toxinas o armas biológicas estadounidenses. Rusia creía que los agentes biológicos violaban la prohibición de las armas biológicas.

La red de laboratorios es parte del Programa Cooperativo de Participación Biológica (CBEP), que está financiado por la Agencia Cooperativa de Reducción de Amenazas (DTRA) del Pentágono. Los laboratorios de CBEP están ubicados en 25 países, particularmente en Europa del Este, Medio Oriente, África y el Sudeste Asiático, incluidas Filipinas.

Como el Pentágono negó que Estados Unidos estuviera desarrollando armas biológicas en los laboratorios, Vladimir Shamanov, jefe del Comité de Defensa de la Duma Estatal de Rusia, pidió una "evaluación integral" que sugiere "inspecciones conjuntas". Sin embargo, estas demandas multilaterales han sido ignoradas.

En su presupuesto multimillonario para 2020, la DTRA caracteriza el programa en Asia por sus funciones de bioseguridad, pero también como "el socio preferido en una región que compite contra la influencia china". Entonces, mientras los brotes de virus operan a través de las fronteras, la cooperación multilateral es rechazada por la geopolítica.

La peste porcina africana es una de varias enfermedades que se sospecha que se han creado y liberado a través de este patrón de laboratorios que Rusia cree que Estados Unidos está ejecutando a lo largo de sus fronteras. Tanto Veterans Today como New Eastern Outlook han publicado materiales del ex oficial de guerra de la NBC (Nuclear-Biological-Chemical) del Ejército de EE. UU. Jeffrey Silverman en relación con estos laboratorios, en particular el “Laboratorio Lugar” en Tbilisi, Georgia.

De hecho, estos informes han provocado ataques tanto a personas como a medios de comunicación que los transmiten por parte de organizaciones oscuras que “dicen la verdad” financiadas por la OTAN y las agencias de inteligencia occidentales.

Los analistas de inteligencia profesionales toman esos esfuerzos como evidencia de apoyo de que no solo las afirmaciones hechas sobre la instalación de Tbilisi y otras son de contenido genuino, sino que la intención es mostrar que tales operaciones deben continuar o intensificarse.

Por "continuado e intensificado" bien podemos estar hablando de COVID 19 en sí mismo o de algo mucho peor. Verá, COVID 19, y se puede rastrear hasta Tbilisi, donde los estudiantes graduados de la región pasarían los veranos en cuevas de murciélagos obteniendo muestras de virus para "investigación".

Informes anteriores sobre esa instalación encontraron que estaba a cargo de agencias militares y de inteligencia y, en realidad, no era una instalación de "investigación agrícola" en absoluto.

El análisis también ha encontrado un patrón de "operaciones negras" que utilizan armas químicas y biológicas en la región con actores similares, incluidos funcionarios de inteligencia ucranianos, vinculados no solo a armas biológicas sino también a la entrega de gas sarín a grupos de operaciones especiales que se desplegarán en ataques de bandera falsa en Siria. De Jeffrey Silverman, 2014:

Jeffrey Silverman i nterviewed por Maia Chubinishvili

El 27 de agosto de 2013, el famoso investigador político estadounidense y editor principal de la publicación del ex Departamento de Estado y del servicio de inteligencia de EE. UU. Veterans Today, Gordon Duff, publicó un artículo titulado "Contratistas de EEUU. El ejército sirio prueba que no tiene participación en ataques con gas".

El comentario del video dice: “El video que está viendo en este momento fue filmado en Siria y muestra las armas químicas que fueron enviadas desde Georgia. Estados Unidos respalda todo esto. El exsenador estadounidense Richard Lugar es la persona cuya asistencia hizo posible el transporte de armas desde Georgia a través de Turquía a Siria, con el apoyo de Estados Unidos y Turquía. Mire las armas contenidas en el video y observe cómo se han puesto en funcionamiento.] Un programa de armas químicas de Estados Unidos suministra a los rebeldes sirios armas de destrucción masiva. Un equipo de investigadores ha determinado que se suministraron armas químicas desde esta región, que está bajo control de Estados Unidos. Siguieron el rastro de estas armas químicas hasta la República de Georgia.

A los periodistas Jeffrey Silverman y Lika Moshiashvili se les atribuye haber descubierto las operaciones secretas e ilegales que tienen lugar en el Laboratorio Central de Referencia (CPHRL) controlado por Estados Unidos en el suburbio de Tbilisi, el asentamiento de Alekseevka”. Tan pronto como esta aterradora información se dio a conocer al público, Georgia & World se puso en contacto con el periodista e investigador estadounidense Jeffrey Silverman, radicado en Tbilisi.

Silverman: Me enteré en 2004 sobre la instalación de almacenamiento biológico del Proyecto Nacional Bechtel en Georgia de los contratistas de Defensa de los EE. UU., Incluidos los turcos. Estaban trabajando en las instalaciones del laboratorio que se estaban construyendo cerca del aeropuerto de Tbilisi. Luego comencé a investigar profundamente la instalación con periodistas georgianos y noruegos. Mis primeras preguntas fueron, ¿por qué cerca del aeropuerto y por qué en Georgia?

Pronto me di cuenta de que el gobierno de EE. UU. y el Departamento de Defensa, DoD, querían estudiar nuevas cepas infecciosas, como el ántrax, que estaban evolucionando en la naturaleza entre los rebaños de ganado en las regiones rurales de Georgia. Cabe mencionar que este pequeño país y Tbilisi alguna vez fueron el centro del escenario del sistema de investigación de armas biológicas de la Unión Soviética, tanto para la guerra animal como vegetal.

He podido acceder a los planos de diseño de la instalación y, al hablar con contratistas y denunciantes, me enteré de que el Departamento de Defensa de EE. UU. opera una red de laboratorios en Georgia y que tienen capacidad ofensiva.

Algunos incluso llegan a afirmar que el gobierno de EE. UU. está utilizando a Georgia y su población como parte de una investigación en curso. También sospecho esto, y es por eso que estoy tratando de obtener una prueba sólida de esta acusación en este momento.

La pregunta es si se está utilizando a los georgianos para siniestros programas biológicos y ensayos de campo de vacunas. Esto puede ser difícil de probar, pero incluso Estados Unidos ha experimentado con su propia población a lo largo de los años y puede utilizar la población de Georgia como parte de ensayos de campo de vacunas sin su consentimiento informado completo.

Varios laboratorios, esparcidos por Europa del Este, están vinculados como un cordón umbilicial al programa de Prevención de la Proliferación de Armas Biológicas (BWPP) y varios proyectos dentro de él. Este programa proporciona una cobertura para lo que probablemente sea un programa ofensivo. Si las cepas que están investigando resultan ser resistentes a los antibióticos, esto implica que están realizando una investigación en curso sobre organismos especiales que pueden comer bacterias y atacar infecciones que son resistentes a los antibióticos, a las que se puede acceder rápidamente. Quien tenga la capacidad de liberarlos controla el campo de batalla de las armas biológicas.

Durante meses, muchos meses, los canales oficiales en los EE. UU. y en otros lugares han aludido a ciertos aspectos anormales de COVID 19. Todo esto es un juego porcentual, desde un punto de vista científico, observe los factores de la probabilidad de que un virus migre entre especies, o viajando mágicamente de un estado a otro como un terrorista de ISIS que se dirige a Siria desde todo el mundo.

Disculpe la analogía, no puedo evitarlo.

En pocas palabras, la ciencia dice que un "accidente" de laboratorio es una fuente "probable" de COVID 19. Aquellos que eligen no seguir este tema públicamente después de pronunciamientos velados y acusaciones lo hacen para "evitar el pánico". Ésta es siempre la excusa cuando suceden cosas que podrían alterar la narrativa aceptada que se alimenta al público y es por eso que las teorías de la conspiración han encontrado un terreno tan fértil en la actualidad.

Ciertamente, hubo una investigación de COVID en Wuhan, pero también en el supuesto laboratorio de armas biológicas administrado por Estados Unidos en Tbilisi, Georgia, que ha sido ampliamente denunciado y censurado también.

La investigación más sorprendente se realizó en la Universidad de Carolina del Norte. Aquí, un equipo de EE. UU. formado por los mejores "ex" expertos en guerra biológica creó uno o más virus COV2 del SARS como parte de un estudio de USAID (CIA) para "evaluar la vulnerabilidad de EE. UU. a un ataque de guerra biológica" De ProPublica:

“Desde el 1 de enero de 2015 hasta el 1 de junio de 2020, la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill informó a funcionarios de seguridad de los Institutos Nacionales de Salud de 28 incidentes de laboratorio relacionados con organismos genéticamente modificados, según los documentos que la UNC publicó a ProPublica solicitud de registros. El NIH supervisa la investigación que involucra organismos genéticamente modificados.

Seis de los incidentes involucraron varios tipos de coronavirus creados en laboratorio. Muchos fueron diseñados para permitir el estudio del virus en ratones. UNC se negó a responder preguntas sobre los incidentes y a revelar detalles clave sobre ellos al público, incluidos los nombres de los virus involucrados, la naturaleza de las modificaciones que se les hicieron y los riesgos que se presentaron al público, en contra de las pautas de los NIH.

La UNC dijo en un comunicado que 'notificó a las agencias de supervisión adecuadas sobre los incidentes y tomó las medidas correctivas necesarias'”.

Conclusión

Cuando decimos "a puerta cerrada" nos referimos a ese "otro lado del espejo" que diferencia lo que se le dice al público o a la mayoría de los funcionarios electos y, en particular, a los "hacks" militares y de inteligencia y el "mundo oscuro" que realmente existe.

Las reuniones informativas solo van dirigidas a determinadas personas "de confianza" que representan a las grandes potencias financieras del mundo ya las organizaciones clandestinas, algunas totalmente desconocidas, que ejercen un poder inimaginable sobre los acontecimientos. Sí, estas cosas existen y, francamente, son pocos los que disputarán una palabra de esto.

En el proceso de diseminar información que de otro modo no estaría disponible, como el que estamos tratando aquí, a una audiencia que probablemente no sea capaz de contextualizar adecuadamente la misma, bien puede considerarse “experimental” en sí mismo.

Para impulsar ese proceso, veremos algunas posibles conclusiones.

  • Poderes mucho mayores que los de cualquier gobierno pueden estar utilizando armas biológicas para alterar no solo los acontecimientos mundiales, sino también la historia misma.
  • El COVID 19 puede ser solo una prueba y muchos sucesos extraños que han permitido "accidentalmente" que la pandemia se desate no son accidentales en absoluto.

Y aquí acabaremos.

* veterano de guerra de la Marina de la Guerra de Vietnam. Es editor senior y presidente de la junta de  Veterans Today

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS