Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

VIENA (Sputnik) — La Misión Especial de Observación en Ucrania (SMM, por sus siglas en inglés), realizada por la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), en las últimas semanas ha detectado un aumento drástico de la violencia en la línea de contacto en Donbás.

"En las últimas semanas se ha detectado un aumento de bombardeos a lo largo de la línea de contacto", dijo el organismo a Sputnik.

En particular, entre los pasados 22 de marzo y 4 de abril la SMM registró 3.922 violaciones del alto el fuego frente a las 1.260 detectadas en las dos semanas anteriores.

"La violencia se mantuvo particularmente alta los días 2 y 3 de abril, cuando la Misión registró 1.170 y 1.355 violaciones del alto el fuego, respectivamente", señaló la SMM.

Agregó que ese cambio perceptible de la situación es aún más llamativo frente al periodo que siguió la firma del acuerdo para reducir las tensiones en el este de Ucrania, que había entrado en vigor en julio de 2020 con la mediación de la OSCE.

"Por ejemplo, en el periodo entre el 1 de enero y el 26 de julio de 2020, la SMM registró entre 411 y 752 infracciones del alto el fuego al mes. Mientras, entre el 27 de julio de 2020 y el 31 de marzo de 2021 (...) el indicador mensual osciló entre 20 y 107 violaciones", explicó el organismo en declaraciones a esta agencia.

Además, los desplazamientos de la Misión Especial de Observación en Ucrania de la OSCE en su mayoría resultan limitados en las zonas no controladas por el Gobierno ucraniano en Donbás.

"La gran mayoría de las restricciones a la libertad de movimiento ocurren en las zonas que no están controladas por el Gobierno. Desde principios de este año (del 1 de enero al 7 de abril) la Misión se enfrentó a 122 casos de restricciones a la libertad de movimiento, de ellos, el 92% se produjo en zonas no controladas por el Gobierno", precisó la SMM en declaraciones a Sputnik.

Agregó que en 2020, un 96% de las restricciones de este tipo también fueron impuestas por grupos armados o ocurrieron en áreas no controladas por las autoridades ucranianas.

En particular, los miembros de la SMM no pudieron desplazarse por ciertas carreteras que son de una importancia especial para la Misión, ya que le permiten realizar su labor de manera más eficaz.

"Además, tras el brote de la pandemia del COVID-19, los grupos armados restringían sistemáticamente la libertad de movimiento de la SMM —tanto a través de la línea de contacto, como a lo largo de la línea administrativa entre las provincias de Donetsk y Lugansk— explicándolo principalmente por las circunstancias relacionadas con esta pandemia", añadió el organismo.

Subrayó que la libertad de movimiento está prevista tanto en el mandato de la propia Misión como en los Acuerdos de Minsk.

Sin embargo, "los observadores de la SMM se enfrentan a restricciones y obstáculos casi todos los días", puntualizó la Misión.

El pasado 31 de marzo, el Consejo Permanente de la OSCE anunció su decisión de prorrogar hasta el 31 de marzo de 2022 el mandato de la SMM.

Bielorrusia alerta de que la OTAN instala en secreto centros de inteligencia cerca de Rusia

El Gobierno de Bielorrusia informa del despliegue encubierto de las fuerzas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte cerca de las fronteras rusas.

Según informó el jueves el diario ruso Lenta.ru, el primer viceministro bielorruso y jefe del Estado Mayor, Viktor Gulevich, notificó oficialmente a Moscú sobre el despliegue “encubierto” de un enorme contingente de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), así como de la instalación de centros de operaciones, cerca de las fronteras rusas.

Durante una reunión del Comité Militar de la Organización del Tratado de la Seguridad Colectiva (OTSC), Gulevich declaró que las instalaciones militares rusas son monitoreadas constantemente, mientras que el contingente de la OTAN desplegado cerca de las fronteras rusas “no es defensivo, sino ofensivo”.

La actividad de la OTAN en las fronteras de Rusia y Bielorrusia, incluye el despliegue de centros de inteligencia y centros de transporte, así como la mejora de la infraestructura militar”, indicó el general bielorruso.

En este sentido, el Ejército de Bielorrusia puso de relieve que, de momento, hay mucha exacerbación tanto en la frontera rusa como en la frontera de este país europeo.

En plena crisis desatada entre Ucrania y Rusia en la península de Crimea, el jefe de Estado ucraniano, Vladimir Zelenski, solicitó el 6 de abril que se acelere la adhesión de su país a la Alianza Atlántica. La OTAN, a su vez, desplegó el 7 de abril unos 37 000 efectivos en la frontera común de ambos países.

Por su parte, Rusia viene denunciando insistentemente que la expansión militar de las fuerzas de la OTAN supone una amenaza directa para su seguridad nacional y, por tanto, se reserva el derecho a dar una respuesta contundente a cualquier agresión o violación de su soberanía.

En este sentido, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, advirtió el pasado 6 de abril que el ingreso de Ucrania a la OTAN “agudizaría el conflicto” entre los prorrusos y las fuerzas ucranianas, subrayando que esa afiliación debería basarse en la opinión del pueblo ucraniano.

En Grodno, en la frontera occidental de la República de Bielorrusia, el Ejército bielorruso traslada equipo militar como parte del apoyo entre Moscú y Minsk.

Bielorrusia es un territorio muy estratégico para Rusia, quizás un pilar para su seguridad frente a la OTAN.

VIDEO

Lo de todos los días

El avión de reconocimiento electrónico británico RC135W Rivet Joint, el avión antisubmarino estadounidense P-8A Poseidon y el avión de patrulla ATR C-72-600TMPA de la Armada turca monitoreando la actividad del ejército ruso en Crimea y el Mar Negro.

 

El ministro de Relaciones Exteriores de Turquía confirma que Estados Unidos “ha cancelado” el paso de buques de guerra por el Mar Negro

Anteriormente, una fuente del Ministerio de Relaciones Exteriores de Turquía dijo que Washington había notificado a Ankara sobre el paso de sus dos buques de guerra a través del Bósforo hacia el Mar Negro.

El ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, ha transmitido que Estados Unidos canceló el paso de sus buques de guerra al Mar Negro.

“Nos dijeron verbalmente que se canceló el paso de los barcos. Sin embargo, si cambian de opinión, tienen tres días más para usar la notificación anterior y enviar los barcos; la notificación seguirá siendo válida. Si los barcos no pasan dentro de los tres días, nuevamente deberán hacer una notificación 15 días antes del paso esperado ", dijo Cavusoglu.

Según él, recientemente Estados Unidos envió 14 notificaciones sobre el paso de sus buques de guerra al Mar Negro, de las cuales cinco fueron posteriormente canceladas.

Anteriormente, una fuente del Ministerio de Relaciones Exteriores de Turquía dijo que Washington había notificado a Ankara sobre el paso de sus dos buques de guerra a través del Bósforo hacia el Mar Negro, donde estarían estacionados del 14 al 15 de abril al 4 y 5 de mayo.

Convocan al embajador de EE.UU. al Ministerio de Exteriores de Rusia debido a las nuevas sanciones estadounidenses

El Ministerio de Exteriores de Rusia ha convocado este jueves al embajador de EE.UU., John Sullivan, debido a las nuevas sanciones estadounidenses contra el país eslavo.

Según la Cancillería rusa, las acciones de la Administración de Joe Biden no muestran interés en normalizar las relaciones bilaterales.

La portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova, ha comentado que la responsabilidad de la degradación de las relaciones ruso-estadounidenses recae enteramente en Washington. "Hemos advertido repetidamente a EE.UU. sobre las consecuencias de sus pasos hostiles que confirman peligrosamente el grado de confrontación entre nuestros países. Este curso, como también se ha subrayado en repetidas ocasiones, no responde a los intereses de los pueblos de las dos principales potencias nucleares, que tienen una responsabilidad histórica por el destino del mundo", subrayó Zajárova.

Asimismo, la representante diplomática señaló que "en la conversación telefónica con el presidente ruso, Joe Biden expresó su interés en normalizar las relaciones ruso-estadounidenses. Pero las acciones de su Administración indican lo contrario".

Sanciones de EE.UU. contra Rusia

Este jueves, el presidente de EE.UU., Joe Biden, ha firmado un decreto para imponer nuevas sanciones a Rusia, argumentando presuntas "acciones de su Gobierno y servicios de inteligencia contra la soberanía e intereses estadounidenses".

Esas medidas punitivas incluyen la deportación de 10 empleados de la Embajada rusa en Washington D.C. y apuntan a 16 entidades y 16 individuos, que estarían implicados en la supuesta injerencia rusa durante las últimas presidenciales que EE.UU. celebró en noviembre de 2020.

Asimismo, el Departamento del Tesoro de EE.UU. ha prohibido a las instituciones estadounidenses participar en el mercado primario de bonos que emitan a partir del próximo 14 de junio el Banco Central de Rusia, el Fondo de Bienestar Nacional o el Ministerio de Finanzas ruso, así como prestar fondos a esas instituciones.

Por su parte, la portavoz del Ministerio de Exteriores de Rusia aseguró que Moscú responderá inevitablemente a las sanciones y al comportamiento agresivo de EE.UU.

La administración de Biden ya introdujo una batería de sanciones y medidas restrictivas de exportación contra Rusia por la situación con el opositor Alexéi Navalni y el supuesto uso de armas químicas por parte de Moscú.

La Casa Blanca declaró que esas medidas son solo el comienzo y que habría nuevas sanciones.

El 14 de abril, el Kremlin advirtió al embajador estadounidense, John Sullivan, que Moscú reaccionará decisivamente si Washington aprueba nuevas sanciones contra Rusia.

"El embajador de Estados Unidos fue invitado a la oficina del asesor presidencial Yuri Ushakov. En la conversación se le dijo que si EEUU, en el contexto de las palabras de Biden sobre la intención de mejorar las relaciones con Rusia, emprende nuevas acciones hostiles en forma de sanciones, Rusia reaccionará de manera más decisiva", dijo a Sputnik una fuente de la cancillería.

Esta información fue confirmada por el Ministerio de Exteriores

La semana pasada, el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, al comentar las posibles decisiones de Estados Unidos contra Rusia, adelantó que Moscú responderá a cualquier acción hostil de Washington

Francia considera el ingreso de Ucrania en la UE una perspectiva poco seria

PARÍS (Sputnik) — El secretario de Estado francés de asuntos europeos, Clément Beaune, destacó que su país apoya a Kiev, pero no considera suficientemente seria la posibilidad de que Ucrania se una a la Unión Europea.

"Podemos tener buenas relaciones con Ucrania, podemos apoyar a Ucrania y lo estamos haciendo en la difícil situación actual con Rusia. Pero eso no equivale a su ingreso [en la UE]. Creo que no es una perspectiva seria", dijo Beaune a la emisora Radio J.

El presidente francés, Emmanuel Macron, recibirá el 16 de abril en el Palacio del Elíseo a su homólogo ucraniano, Volodímir Zelenski.

La situación en Donbás se volvió tensa en los últimos días. Kiev informó de varias bajas en sus filas. Las milicias de Donbás también denuncian infracciones del armisticio y víctimas civiles.

Los funcionarios rusos han descrito la situación en la frontera con Ucrania como "aterradora" y prometieron reforzar la seguridad en respuesta al aumento de la presencia de la OTAN en la región.

Desde abril de 2014, Ucrania lleva a cabo una operación contra las milicias en Donbás donde se proclamaron las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk, en respuesta al violento cambio de gobierno ocurrido en febrero del mismo año.

Los Acuerdos de Minsk, suscritos en septiembre de 2014 y en febrero de 2015, sentaron las bases para una solución política al conflicto, pero no han derivado hasta ahora en el cese de la violencia.

Las hostilidades han dejado hasta la fecha unos 13.000 muertos, según estimaciones de la ONU.

Juan A. Aguilar: "La OSCE está jugando a favor de la guerra en Ucrania"

Javier Benítez

Crisis en Ucrania. Será el tema central de la próxima reunión de los cancilleres de los países de la Unión Europea que tendrá lugar el lunes 19 de abril. Y el tema central será el movimiento de tropas que realiza Rusia dentro de su propio territorio, y no, por ejemplo, las violaciones del acuerdo de Minsk por parte de Ucrania.

Europa y su doble moral

Fuerte preocupación. Es la que esgrimió Peter Stano, portavoz del Servicio Europeo de Acción Exterior [SEAE], para fundamentar este cónclave en clave Rusia, país al que acusan de mover libremente su Ejército dentro de su propio territorio.

"Cada vez que la UE intenta intervenir en alguna situación de conflicto, es entre dantesco e irrisorio. No se sabe muy bien si es que son así de ridículos y les gusta hacer el payaso", se indigna al respecto el analista internacional Juan Aguilar.

Y es que la conducta de las autoridades europeas es así de incalificable. Porque no dicen nada sobre que apenas haber recibido el "apoyo inquebrantable" del mandatario de EEUU, Joe Biden, su par ucraniano, Volodímir Zelenski, violó los Acuerdos de Minsk al ordenar un ataque contra el Donbás, que entre otras cosas, se cobró la vida de un niño de seis años. Pero las violaciones a los acuerdos y a los derechos humanos no es algo que le quite el sueño a la UE.

Preocupaciones que también se hicieron extensivas desde lugares comunes. Porque con la misma facilidad con que Kiev ordena un ataque que acaba con la vida de un niño, activa el Documento de Viena de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa [OSCE] de 2011 sobre Medidas para el Fortalecimiento de la Confianza y la Seguridad, para que Moscú "aclare el aumento significativo de la presencia militar de la Federación de Rusia a lo largo de la frontera con Ucrania", dentro de territorio ruso.

También 'reaccionó' el ministro de Exteriores de Francia, Jean-Yves Le Drian, quien llamó a Rusia, a través de los mecanismos de la OSCE, a explicar los motivos del traslado de sus tropas hacia la frontera este de Ucrania y a Crimea. Y la canciller alemana, Angela Merkel, completó el cuadro al exigir al presidente, Vladímir Putin, en una conversación que mantuvieron, a no acumular fuerzas militares rusas dentro de territorio ruso, en la frontera con Ucrania.

Está claro que a Francia y a Alemania, que integran los acuerdos de Minsk, no les preocupa del mismo modo, que países miembros de la OTAN acumulen tropas, buques y aviones de guerra en países europeos fronterizos con Rusia, o en el Mar Negro, donde Rusia tiene costas.

Efecto boomerang

Pero todos ellos fueron atendidos a su turno. Por un lado, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov manifestó "somos absolutamente libres de mover nuestras fuerzas armadas y cualquier unidad en el territorio ruso a nuestra discreción", y avisó que Ucrania no renuncia a su idea de liquidar el conflicto por la fuerza, y que por tanto hay un riesgo latente de que en la región del Donbás se repita una situación similar a la masacre de Srebrenica.

También Putin atendió a Merkel, al remarcarle que que Rusia es libre de mover sus fuerzas armadas por el territorio nacional. Y es que, a diferencia de la mayoría de los países europeos, Rusia puede decir que es un país soberano y toma sus decisiones de forma independiente y de acuerdo a las necesidades de seguridad que requiere cada momento.

"Rusia, y cualquier otro Estado, tiene soberanía dentro de su territorio para mover sus Fuerzas Armadas libremente donde considere, donde ellos piensen que puede haber un riesgo y que hace necesaria su presencia. Por lo tanto todo este pedido de explicaciones es ridículo", abunda Aguilar.

El analista incide en que todo lo que está pasando está enmarcado en un tablero bastante complicado, y que si nos enfocamos únicamente en lo que pueda ocurrir en la zona del Donbás, perdemos la perspectiva de todo el gran juego.

"Aquí se están ventilando muchas cosas: el del Nord Stream 2, que significa el descolgamiento de Alemania de la dependencia energética de EEUU, y eso tiene un alcance geopolítico muy importante. Aquí se está jugando una vez más, si la UE existe o no. Y no sólo la UE, otras instituciones internacionales, por ejemplo, la OSCE, una de las instituciones más ridículas e inútiles que hemos podido ver en los últimos años: está allí en Donbás y parece que no se entera de nada. Pero como eso no es posible, porque sí se enteran, porque no son tontos, lo que están haciendo es ocultarlo. Es decir, [la OSCE] está jugando a favor de la guerra. Esa es una organización criminal que tiene que ser disuelta", remacha Juan Aguilar.

AUDIO COMPLETO

Análisis: Enfrentando los hechos de la guerra con Rusia

Douglas Macgregor

El conflicto con Rusia puede ser inevitable. Las estridentes amenazas de Kiev de resolver  la crisis en el este de Ucrania con la fuerza de las armas, combinadas con la negativa de Washington a reconocer que Moscú tiene  intereses legítimos de seguridad nacional en el este de Ucrania, lo hacen así. Igualmente preocupante, el presidente no ve ninguna razón en particular por la que deba explicar al pueblo estadounidense por qué la disposición de Washington a apoyar el uso de la fuerza de Kiev contra Rusia tiene un sentido estratégico para Estados Unidos.

En 1937, cuando el gobierno imperial japonés expresó su sincero pesar por atacar y hundir el USS Panay, una cañonera estadounidense que había estado patrullando el río Yangtze en China, el embajador de Estados Unidos en Japón, Joseph Grew, no quedó satisfecho. Él  advirtió el Ministerio de Asuntos Exteriores japonés que “Datos significan más que declaraciones.”

Grew tenía razón. Una garantía de Biden-Harris de apoyo al plan del gobierno ucraniano para reconquistar sus territorios perdidos, incluidos Lugansk, Donetsk o Crimea, es tan insignificante como la garantía del gobierno británico de asistencia a los polacos en 1939 en caso de un ataque alemán a Polonia.

En 1937, el presidente Franklin D. Roosevelt decidió no tomar represalias contra los japoneses. FDR sabía que no había apoyo público en los Estados Unidos para una guerra con Japón o cualquier otra gran potencia. FDR también resistió la presión de los almirantes de la Marina de los Estados Unidos para tomar represalias porque sabía que las fuerzas armadas de Estados Unidos no estaban preparadas para una guerra a gran escala. En cuanto a nuestros amigos británicos, no estaban dispuestos a debilitar su flota en el Atlántico para unirse a la lucha contra Japón cuando la amenaza de guerra con Alemania estaba creciendo.

Es fácil para los presidentes moralizar y posicionarse en público sobre asuntos a miles de millas de las fronteras de Estados Unidos cuando actualmente no cuesta nada en términos de sangre estadounidense. Desafortunadamente, esta condición no durará. Los combates en el este de Ucrania producirán numerosas bajas en ambos bandos. Los soldados rusos y ucranianos son valientes, inteligentes y despiadados. Todos están motivados por el patriotismo, la disciplina arraigada y un fuerte espíritu militar profesional.

Debido a que el ejército ruso es más grande y está mejor armado, el resultado más probable es una victoria rusa. Es probable que Moscú dirija sus fuerzas para que se traguen el territorio de Ucrania al este del río Dnieper, lo que empeorará las cosas para Kiev. Como observó Angela Merkel en 2015,  Putin confía en que la batalla en el este de Ucrania es una que definitivamente puede ganar.

Si prevalece el poder militar ruso, la promesa de apoyo del presidente Biden significa que las fuerzas aéreas o terrestres estadounidenses o aliadas de la OTAN pueden intervenir para rescatar a los ucranianos de la derrota. En Europa, las fuerzas terrestres del Ejército y la Marina de los EE. UU. son demasiado débiles para intervenir 500 millas al este de la frontera con Polonia, incluso si se refuerzan de manera oportuna con brigadas blindadas. Ninguna de las fuerzas terrestres de la OTAN está preparada para hacer frente a las formaciones de artillería de cohetes BM-30 SMERCH de Rusia. Los cohetes disparados desde solo cinco de los lanzadores de cohetes BM-30 SMERCH de Rusia pueden devastar un área del tamaño del Central Park de la ciudad de Nueva York (843 acres o 3,2 millas cuadradas) en minutos.

Por lo tanto, si las fuerzas estadounidenses y aliadas intervienen, es probable que lo hagan con activos aéreos. Se desconoce qué tan efectivas serán las defensas aéreas integradas rusas, pero sería desaconsejable subestimar el impacto de los IAD rusos con radares de matriz en fase. Algunos de los sistemas de defensa aérea más nuevos, como  el ruso S-500, son tan capaces que a muchos funcionarios de Defensa de EE. UU. les preocupa en privado que incluso aviones de combate como el F-22, F-35 y el B-2 corran el riesgo de ser destruidos si intentan penetrar.

Dado que los vientos predominantes en Europa del Este extenderían la lluvia radiactiva a través de Rusia y Asia Central hasta Corea, el uso de armas nucleares por parte de Rusia es muy poco probable, a menos que, por supuesto, las fuerzas estadounidenses utilicen las llamadas "armas nucleares tácticas", que desencadenarían una escalada rusa al nivel estratégico nuclear con nefastas consecuencias para el planeta Tierra. Sin embargo, prácticamente todas las instalaciones militares estadounidenses y aliadas, desde Estonia hasta España, estarán dentro del alcance de los misiles de crucero Kalibr rusos que  transportan ojivas convencionales de alto explosivo de 1.000 libras.

La aparente garantía del presidente Biden de apoyo de Estados Unidos al presidente de Ucrania sugiere que también está bebiendo profundamente del pozo venenoso del fracasado arte de gobernar y generalismo estadounidense, una fuente de mentes poco creativas que no aprecian la guerra real. Veinte años de batallas inconexas contra oponentes débiles (insurgentes sin ejércitos, fuerzas aéreas y defensas aéreas) no han elevado mucho talento para la guerra a los rangos superiores de las fuerzas armadas para hacer frente a un entorno de lucha radicalmente cambiado.

Igual de grave es el deterioro de la cohesión social de Estados Unidos, que se puso de manifiesto durante el verano de 2020. Si se suma al dramático aumento del tráfico ilegal de personas y de drogas que atraviesa la frontera sur, parece seguro que una guerra importante en Europa del Este no expondría sólo graves vulnerabilidades en las fuerzas armadas estadounidenses, sino de la fragilidad de la sociedad estadounidense ante el mundo entero.

Vale la pena recordar que cuando los agresivos asesores y secretarios de Estado y Defensa de la administración Trump instaron a una acción militar que amenazaba con un conflicto con Irán en 2019, el presidente Trump simplemente dijo: "No". Hoy, parece que las sesiones de estrategia en la Casa Blanca son poco más que una fachada detrás de la cual la ideología del "despertar" basada en los deseos domina las discusiones. La implicación es que no hay ningún adulto presente en la Oficina Oval capaz de simplemente decir "No".

En 1937, FDR era el adulto en la Oficina Oval que entendió que la opinión pública estadounidense exige que se la tenga en cuenta. Sabía las enormes demandas que la guerra impondría a la economía de Estados Unidos y sus fuerzas armadas durante una Depresión. Para FDR, estas realidades hicieron imposible la represalia militar contra Japón.

A diferencia de FDR entonces, ahora Biden, Harris y sus asesores "despiertos" están tirando la cautela al viento. Ya sea que se den cuenta o no, también están jugando con la supervivencia de su propia administración.

* Coronel del Ejército de los EEUU

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente