Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

Si Ansaralá recupera la ciudad de Maarib de manos de los mercenarios pro-Riad, el príncipe heredero saudí Mohammed bin Salman perderá su credibilidad dentro de su clan real y también ante la opinión pública saudí.

Según Alireza Taqavinia, analista iraní de asuntos internacionales, el movimiento Ansaralá tomará el control total de todo el norte de Yemen después de seis años de guerra.

En cuanto a los acontecimientos que atraviesan Yemen estos días, hizo el siguiente comentario en su canal de Telegram: “El último bastión de los mercenarios a sueldo del régimen saudí caerá”.

El Gobierno de Salvación Nacional tomará el control de los recursos de petróleo y gas de la provincia de Maarib.

Tras la toma de Maarib por los combatientes de Ansaralá, los yemeníes recibirán cereales y alimentos de la mejor forma posible, ya que esta provincia forma parte de uno de los centros agrícolas más importantes del país.

La ruta terrestre quedará cortada a los saudíes que ahora tendrán que elegir la ruta desde la provincia de al Mahra hasta la frontera con el Sultanato de Omán para acceder a las zonas del sur de Yemen. Como resultado, se verán obligados a contornear prácticamente todo Yemen para llegar al sur.

La central eléctrica de Maarib es uno de los principales centros de suministro de electricidad de Yemen.

Si Maarib es liberado de los mercenarios pro-saudíes, el régimen de Riad ya no podrá lograr sus objetivos. Esta derrota, por supuesto, tendrá efectos profundos en el estatus de Mohammed ben Salman dentro del clan real y la opinión pública saudí.

La liberación de Maarib permitirá a Ansaralá enviar a sus combatientes a otros frentes de combate, incluido el ubicado en la costa oeste y en la provincia de Shabwa.

El gobierno dimitido encabezado por Mansur Hadi ha perdido por completo sus capacidades y funciones, lo que allanará el camino para que los separatistas del Sur presenten a sus candidatos al Parlamento de transición y actúen independientemente de Arabia Saudí.

Con la liberación de Maarib por parte del Gobierno de Salvación Nacional, el papel de Arabia Saudí se debilitará y el Partido al Islah, una rama local de los Hermanos Musulmanes, sufrirá un duro golpe.

A cambio, los Emiratos Árabes Unidos, que han establecido fuertes lazos con el Parlamento de Transición del Sur, jugarán un papel más importante en las ecuaciones.

Ejército yemení logra grandes avances ante los saudíes en Marib

El Ejército yemení, apoyado por los comités populares, consigue destacados avances ante los mercenarios saudíes en Marib, en el centro-oeste de Yemen.

Mientras continúan los enfrentamientos para la liberación de esta zona de los agresores, las fuerzas yemeníes, que cuentan con el apoyo del movimiento popular Ansarolá, avanzaron hacia el cruce oriental de la ciudad de Marib, capital de la provincia homónima, según informaron el viernes los medios locales.

La liberación de la estratégica Presa de Marib, ubicada en las proximidades de la ciudad, se encuentra entre los recientes logros cosechados por los combatientes de Ansarolá.

En los últimos meses, las tropas yemeníes han progresado con éxito en el frente contra Arabia Saudí y sus aliados, liberando diferentes localidades y pueblos ocupados por los mercenarios de la monarquía árabe en los alrededores de Marib, rica en hidrocarburos.

Muhamad al-Bajiti, miembro del Consejo Político de Ansarolá, enfatizó el viernes que las fuerzas armadas yemeníes continúan avanzando en Marib, señalando que los comandantes de la llamada coalición saudí se encuentran en esta provincia.

Al-Bajiti también aseguró que los yemeníes saldrán victoriosos de esta guerra. Si los países agresores acuerdan detener la guerra en todos los frentes, Yemen detendrá la batalla, dijo para luego denunciar que, sin embargo, ellos solo quieren el alto el fuego en los frentes donde son derrotados.

Ante las victorias del Ejército yemení, el reino árabe y sus socios recurren a medidas inhumanas para frenar sus éxitos. El jueves, el Consejo Supremo yemení para Asuntos Humanitarios pidió a la comunidad internacional el fin de los crímenes de Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos (EAU), que utilizan a civiles en Marib como escudo humano para detener el avance de las fuerzas del país árabe.

Fuerzas yemeníes toman la presa de Maarib y se acercan a la ciudad. El Daesh apoya a la coalición saudí

Las fuerzas yemeníes se encuentran ahora a las puertas de la ciudad de Maarib, capital de la provincia petrolera del mismo nombre, ubicada en el norte de Yemen. Un vídeo publicado por el canal de televisión yemení Al Masirah muestra a los soldados del Ejército yemení y Ansarulá felices de haber liberado partes de esta provincia y tomado el control de la estratégica presa de Maarib con la ayuda de las tribus de la provincia.

La presa, que cubre un área de 30 km2 y una capacidad de 400 millones de metros cúbicos, fue liberada pese a que la coalición saudí respaldada por Occidente bombardeó el área más de 11 veces en 48 horas.

El Daesh apoya a la coalición saudí

Cabe señalar que los soldados del Ejército y Ansarulá están combatiendo allí no solo a los mercenarios de la coalición sino también a cientos de elementos del grupo takfirista Daesh, enviado por Arabia a Maarib, para frenar su caída.

El Daesh anunció oficialmente en un comunicado, publicado el miércoles 17 de febrero, que sus elementos ahora están participando en las batallas de Maarib codo con codo con los mercenarios de la coalición saudí, demostrando una vez más quién patrocina realmente el terrorismo.

Reunión en Maarib

Mientras tanto, el ministro del Interior yemení, general Abdul Karim Amir al Din Al Huzí, presidió el jueves 18 de febrero una reunión ampliada con los líderes del Ministerio del Interior para discutir los últimos acontecimientos en Maarib.

El general Al Huzí ha ordenado redoblar los esfuerzos de seguridad en las áreas liberadas de esta provincia.

Recomendó que las fuerzas armadas “sigan el ritmo de las victorias militares logrando éxitos en materia de seguridad” y garantizando la seguridad de los ciudadanos, la protección de sus vidas, la preservación de sus bienes y el establecimiento de la calma en las áreas liberadas”.

Para Al Huzí, “debemos enfrentar las tramas de agresión (la coalición saudí) y sus mercenarios que buscan sembrar el caos y amenazar la vida de los ciudadanos”.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente