Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

EE.UU. retiró el nombre de Ansarolá de la lista de organizaciones terroristas, solo para disminuir a su favor el descontento global, afirma un funcionario yemení.

¡Engaño estadounidense! Estados Unidos está tratando de mitigar el descontento global en su contra […], al mismo tiempo, intensifica el asedio al pueblo yemení” dijo el sábado el ministro de Información de Yemen, Zaifulá al-Shami en su cuenta de Twitter.

Esta declaración se produjo mientras el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, en un comunicado emitido el martes, informó de la decisión del nuevo inquilino de la Casa Blanca, Joe Biden, de sacar el nombre de Ansarolá de la lista estadounidense de organizaciones terroristas.

Pero, agrega, deja en dicha lista a tres líderes de alto rango del movimiento popular yemení, Abdulmalik al-Houthi, Abd al-Jaliq Badr al-Din al-Houthi y Abdolá Yahya al-Hakim y sigue monitoreando de cerca las actividades de Ansarolá y sus líderes.

Eso mientras el movimiento popular, junto a las Fuerzas Armadas de Yemen, desde el inicio de la invasión saudí siempre se ha mantenido en pie de guerra para defender al pueblo yemení. El propio expresidente Ali Abdulá Saleh en su día reconoció que Ansarolá es el único movimiento que realmente lucha en defensa de los intereses del pueblo de Yemen.

El flamante mandatario demócrata reveló a principios de este mes su decisión para cesar todo apoyo estadounidense en las operaciones de guerra contra Yemen, pero a la vez, aseguró que seguiría al lado de Riad.

Esta ambigüedad en las declaraciones de Biden genera más pesimismo sobre las políticas agresivas del país norteamericano en Asia Occidental y pone en entredicho la sinceridad del Gobierno estadounidense al respecto de Yemen.

Para los yemeníes, el apoyo de EE.UU. a Riad por un lado y el silencio de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) por otro lado, han agravado aún más la crisis humanitaria que comenzó en marzo de 2015, con el inicio de la campaña de bombardeos y bloqueo de la llamada coalición, encabezada por Arabia Saudí, con la intención de restaurar en el poder al fugitivo expresidente yemení Abdu Rabu Mansur Hadi.

Conforme a la ONU, la invasión saudí se ha saldado con unos 233 000 muertos en Yemen, donde 70 000 personas sufren hambruna y 16 millones corren riesgo de caer en ella.

Terroristas de Daesh luchan junto con mercenarios saudíes en Marib

El grupo terrorista Daesh anuncia que lucha contra Ansarolá en Marib, donde está en marcha una feroz batalla entre los mercenarios saudíes y el Ejército yemení.

A través de un comunicado emitido el miércoles, la organización terrorista dijo que sus integrantes están luchando contra el Ejército yemení, respaldado por los comités populares, en la provincia de Marib, sita en el centro-oeste del país árabe.

En su breve nota, la agrupación takfirí también afirmó haber participado en la lucha contra las fuerzas yemeníes y los combatientes del movimiento popular Ansarolá particularmente en la zona de Al-Kasara.

Ya con anterioridad, los medios yemeníes habían informado en los días recientes de la presencia de los comandantes de Daesh y Al-Qaeda en la provincia de Marib.

Eso se produce mientras en distintas ocasiones, Yemen puso de relieve los lazos entre los grupos terroristas Al-Qaeda y Daesh con Arabia Saudí, que, junto con sus aliados, ataca al país más pobre del mundo árabe desde marzo de 2015 en una ofensiva devastadora que ha dejado miles de civiles yemeníes muertos.

Por lo tanto, la participación de los extremistas de Daesh en los combates de Marib se considera como un respaldo a su mayor patrocinador en la región, es decir el régimen de los Al Saud, que ofrece todo tipo de apoyo a estos terroristas.

Actualmente, está en marcha feroces enfrentamientos entre el Ejército de Yemen y los mercenarios de Arabia Saudí y sus aliados en Marib, donde en los últimos meses, se han intensificado las operaciones de los yemeníes contra los agresores.

Ante los avances de las fuerzas yemeníes en Marib, Riad incluso ha recurrido a Estados Unidos y el Reino Unido para que intensifiquen sus llamadas a Ansarolá y detengan su operación en dicha provincia.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente