Portada - Últimas noticias

La primera en dar la orden de anulación de los votos electorales ha sido la juez Patricia McCullough en Pensilvania. Respondía así la magistrada tras haber leído la demanda de los abogados de Trump, quienes apelaban a la detención del recuento.

Esto ha supuesto un duro revés para los demócratas que estaban acelerando la certificación de votos en este estado. De hecho, el demócrata Tom Wolf, y la secretaria de Estado anti-Trump hasta la médula, Kathy Boockvar, nunca habían tardado tan poco tiempo en entregar los votos electorales de Pensilvania. Años anteriores siempre se había terminado a primeros de diciembre, pero, esta vez, Wolf y Boockvar tenían más prisa que nunca. Hasta que la juez les ha obligado a levantar las manos de las boletas y parar. Nada de firmas.

La magistrada ha encontrado en la demanda evidencias sólidas e indicios de fraude electoral en Pensilvania, lo que ha permitido a Rudy Giuliani comparecer en una audiencia pública y retransmitida en directo durante la noche del miércoles.

"Las elecciones vuelven a empezar"

Durante su exposición, el letrado de Trump comenzó aclarando que "Biden superó a Trump por 81.000 votos en Pensilvania"; pero el equipo jurídico ha encontrado que hay entre 800.000 y 1.200.000 votos ilegales". Para Giuliani "las elecciones han vuelto a empezar", porque el resultado "no está decidido".

El exalcalde de Nueva York llamó sus testigos. Fiscales y observadores republicanos relataron las trampas que cometieron otros funcionarios y describieron cómo lo hicieron. Giuliani además presentó vídeos, documentos, pruebas fotográficas y apuntó a las decenas de declaraciones juradas de los fiscales de mesa y observadores que han dado la cara para denunciar el fraude.

"Descubrimos más de 8.000 votos de gente muerta, también había miles de votos de personas que, cuando fueron a votar, se encontraron que ya habían votado por ellos. Además, hay cientos de miles de votos que los observadores republicanos no pudieron comprobar", añadió.

Georgia, otro campo de batalla

A su vez, en Georgia se libra otra batalla legal. En el ring está el abogado Lin Wood, que trabaja paralelamente con el equipo del presidente para demostrar el fraude electoral. Él ha sido quien ha dado la noticia de la victoria legal. El jurista ha conseguido que se acepte la moción de emergencia, para la revisión acelerada de la demanda, que impugna la validez del procedimiento de elección en Georgia.

Sidney Powell, otro peso pesado de la abogacía estadounidense, también ha interpuesto una demanda en Georgia y otra en Michigan. Como ella misma dice "ha liberado al kraken". Ambos litigantes aseguran tener pruebas contundentes que harán anular los votos electorales para Biden. Obtuvimos una aplastante victoria para Donald Trump en Georgia", celebró Wood. "Nosotros, el pueblo, no permitiremos que sea robado", sentenciaba el prestigioso abogado.

Más victorias

Los esfuerzos de los republicanos han dado sus frutos también en Nevada. Otro punto para los de Trump en este estado. Un juez ya ha decretado que se establezcan las fechas para una audición y, por consiguiente, ha bloqueado el certificado de votos electorales que iban para Joe Biden. Al igual que en Pensilvania, el equipo legal del presidente puede darle la vuelta a los resultados en Nevada.

La cita será el 3 de diciembre y se espera que la defensa de Trump lleve hasta 15 testigos de las declaraciones juradas. En Nevada, Giuliani recordó que el estado contabilizó miles de votos por correos ilegales y reiteró que "también demostrarán que el resultado se puede revertir. "El perdedor fue Biden", aclaró el abogado.

A este respecto, Matt Schlapp, presidente de la Unión Conservadora Estadounidense, en una entrevista en el programa del presentador Sean Hannity, manifestó su enorme alegría: "Esta es una gran noticia. Hubo errores en las máquinas de votos. Se cometió fraude. Tenemos miles y miles de ejemplos de personas reales en casos reales de ilegalidad electoral. Por primera vez en toda esta trágica historia de las elecciones presidenciales de 2020, un tribunal estatal ha otorgado a los republicanos en Nevada y la campaña de Trump, la capacidad de presentar su caso de votación ilegal generalizada", respondió en el medio americano.

Lo que parece evidente es que el equipo legal del presidente Trump avanza, por lo que todavía no hay nada decidido. Joe Biden, con estas decisiones judiciales, pasa a ser de nuevo candidato demócrata a la presidencia y deja de ser presidente electo. Tampoco podrá mantener, por ahora, los votos electorales de Arizona y Michigan, sendos estados han anunciado que realizarán audiencias públicas. Los letrados podrán entonces demostrar ante el público sus evidencias sobre el fraude electoral.

Trump asegura que dejará la Casa Blanca si el Colegio Electoral vota por Biden

WASHINGTON (Sputnik) — El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que dejará la Casa Blanca si el Colegio Electoral vota por el demócrata Joe Biden como nuevo mandatario.

"Ciertamente lo haré, y ustedes lo saben", dijo Trump cuando se le preguntó si dejaría la Casa Blanca en caso de que el Colegio Electoral apoyara a su rival de las elecciones del 3 de noviembre.

También subrayó que sería un error que el Colegio Electoral votara por Biden.

"Si lo hacen, cometerían un error", dijo y agregó que sería difícil para él reconocer eso.

Una vez más, el mandatario explicó al resultado de las elecciones como fraude masivo.

"Somos como un país del tercer mundo", agregó, hablando sobre la infraestructura de votación.

El 23 de noviembre, Trump autorizó a la Administración de Servicios Generales a iniciar una transición formal a su rival demócrata mientras continúa disputando la validez de las elecciones de noviembre y se niega a reconocer su derrota.

Trump dice que la infraestructura electoral de EE.UU. es como la de un país del tercer mundo

Donald Trump ha afirmado este jueves que la infraestructura electoral de Estados Unidos es comparable a la de un país del tercer mundo, agregando que un "fraude masivo" durante las elecciones del 3 de noviembre resultó en la mayoría de votos a favor de Joe Biden.

"Eso fue un fraude masivo. Eso nunca debería ocurrir en este país, somos como un país del tercer mundo", declaró el mandatario, sugiriendo que las defectuosas máquinas de conteo le dieron al candidato demócrata millones de votos adicionales.

Durante su primera reunión con los periodistas de la Casa Blanca desde las elecciones presidenciales, el líder republicano también aseveró que dejará la Casa Blanca si el Colegio Electoral vota a favor de Biden. Por otro lado, confesó que admitir la derrota "será algo muy difícil".

Legalizar a 11 millones de indocumentados en EEUU, el plan de Biden

El candidato a la presidencia de EEUU Joe Biden indicó que en sus primeros 100 días de Gobierno enviará un proyecto de ley de inmigración al Senado que significará "un camino hacia la ciudadanía para más de 11 millones de personas indocumentadas".

El político también adelantó que revocará las órdenes ejecutivas de Donald Trump sobre el medioambiente, además de que se comprometió a enviar asistencia a los gobiernos estatales y locales para enfrentar la pandemia de COVID-19.

Sobre estas propuestas, Biden reconoció que su avance dependerá de la "cooperación que pueda obtener del Congreso", el cual podría quedar bajo control del Partido Republicano.

"Mi política de inmigración se basa en mantener unidas a las familias, modernizar el sistema de inmigración manteniendo la unificación familiar y la diversidad como pilares de nuestro sistema de inmigración que solía ser (y) poner fin a la política cruel e inhumana de Trump en la frontera para separar a los niños de los brazos de sus madres", expresó en una entrevista con NBC News.

Durante su campaña presidencial, Biden propuso varios cambios en la política de migración estadounidense, particularmente dirigidas a revertir las medidas promovidas por el actual mandatario, Donald Trump.

Al respecto, el demócrata aseguró que, al llegar a la Casa Blanca, inmediatamente anularía la "prohibición musulmana no estadounidense", tomaría medidas para proteger a los Dreamers (inmigrantes indocumentados que llegaron a la Unión Americana cuando eran niños), así como restablecer la admisión de refugiados. También aseguró que detendrá el plan para construir un muro fronterizo en México y, en su lugar, utilizaría el dinero para mejorar la infraestructura en los controles de acceso a su país.

Hasta el momento, se proyecta que los demócratas seguirán controlando la Cámara de Representantes, pero el Senado se encuentra virtualmente empatado, aunque con una gran probabilidad de que los republicanos obtengan la mayoría.

Durante el Gobierno del demócrata Barack Obama, los republicanos controlaron la Cámara de Representantes, donde impusieron la denominada Regla Hastert para detener cualquier intento por aprobar una reforma migratoria. Ella estableció que solo los planes o proyectos que cuenten con el respaldo de la mayoría de la mayoría podrían ser votados en el pleno.

Análisis: Los turbios actores extranjeros detrás del fraude electoral en EE. UU.

F. William Engdahl*

En medio de historias documentadas de fraude electoral "ordinario" en los EE. UU. por la votación presidencial del 3 de noviembre, incluida una identificación falsa, votantes muertos y correo unilateral sospechoso en los votos en estados clave controlados por los demócratas, más evidencia apunta al papel de actores extranjeros altamente sofisticados , en concierto con elementos de los malos actores del estado profundo de EE. UU., haciendo un esfuerzo descarado y altamente ilegal para derrocar al presidente Trump y reemplazarlo con un Joe Biden más obediente y comprometido, que seguirá la Agenda del Gran Restablecimiento del Foro Económico Mundial y Bill Gates.

En el centro de todo esto parece haber un grupo de turbias empresas privadas que desde 2002 han llegado a dominar las elecciones no solo en los EE. UU. sino también en muchos otros países. Si se permite que no se cuestione, tendrá consecuencias catastróficas no solo dentro de los Estados Unidos.

En la actualidad, las empresas que suministran máquinas de votación y software relacionado están dominadas por tres entidades: Dominion Voting Systems de Toronto Canadá, SGO Smartmatic del Reino Unido y ES&S de Omaha. Dos de las tres son empresas extranjeras. Eso en sí mismo es motivo de preocupación. Pero es mucho más profundo.

La Ley HAVA de 2002

Antes de las elecciones estadounidenses de 2000, donde un pequeño margen de papeletas de papel defectuosas, el famoso recuento de los "chads colgantes", determinaba la elección de George W. Bush, el papel de las máquinas de votación computarizadas era muy limitado. En 2002 eso cambió, cuando el Congreso aprobó una ley aparentemente diseñada para terminar con el problema de las boletas de tarjetas perforadas. Las empresas privadas han controlado el voto por correo de las elecciones desde entonces.

El 29 de octubre de 2002, el presidente GW Bush firmó la “Ley de Ayuda a los Estados Unidos a Votar de 2002” (HAVA). La ley creó una nueva agencia federal, la Comisión de Asistencia Electoral de los Estados Unidos, para que sirva como cámara de compensación de información sobre la administración electoral; creó fondos federales para ayudar a los estados a mejorar la administración electoral y "reemplazar los sistemas de votación obsoletos". Finalmente, la Ley propuso crear estándares mínimos para que los estados los siguieran en varias áreas clave de la administración electoral. Russell Ramsland, un experto en seguridad cibernética que fundó LI Security Operations, dijo a un entrevistador de televisión reciente que los llamados estándares mínimos nunca se crearon. Lo que hizo la ley fue proporcionar fondos a los estados para subcontratar su gestión electoral a empresas privadas como ES&S, Dominion, Smartmatic y algunas más pequeñas. Para 2018, estas empresas de voto electrónico cibernético controlaban el 92% de la cuota de mercado de las elecciones estadounidenses. Los monitores bipartidistas del voto ya no podían teóricamente asegurar la integridad del voto electoral. Las computadoras, el software propietario y todas sus vulnerabilidades estaban ahora bajo control.

Smartmatic

En 2004, varios jóvenes profesionales de software en Caracas, Venezuela, fueron convocados por el asediado régimen socialista de Hugo Chávez para ayudarlo a él y a su Revolución Bolivariana, respaldada por la Cuba de Castro, a sobrevivir a un referéndum. El anterior régimen democristiano de Rafael Caldera había aprobado una ley que exigía el voto automatizado y las empresas estadounidenses de votación ES&S y la española Indra Systems habían establecido una presencia en el país. ES&S estaba cerca del Partido Republicano de Bush.

En respuesta a un proceso de licitación para la elección revocatoria de Venezuela de 2004 por parte de la autoridad electoral del CNE de Venezuela, se formó un nuevo consorcio conocido como Consorcio SBC y ganó la licitación para ejecutar el proceso de recuento del referéndum. El Consorcio SBC estaba integrado por Smartmatic (51%), el software Bitza (2%) y la organización estatal de telecomunicaciones CANTV (47%). El jefe de I + D de Software de Bitza designado por Chávez era Omar Montilla Castillo, un funcionario del gobierno de Chávez. Smartmatic había sido fundada un par de años antes por dos ingenieros venezolanos que vivían en Florida, Antonio Mugica y Alfredo Anzola. El referéndum de 2004 fue su primera incursión en las máquinas de votación. Los floridanos pro-Chávez ganaron la licitación y se les otorgaron $ 128 millones, con Smartmatic modernizando las máquinas de juego para ser utilizadas en el proceso. Aparentemente, no fue un gran paso desde las máquinas de juego manipuladas hasta las máquinas de votación manipuladas para los inteligentes empresarios venezolanos.

El consorcio Smartmatic falsificó con éxito el referéndum de Chávez. Chávez estaba detrás del 40% al 60% en las encuestas. Pero en las elecciones, Chávez logró una victoria “milagrosa” del 52% al 48%. En ese momento, el New York Times, entonces algo más objetivo que hoy, escribió: “Smartmatic era una firma poco conocida sin experiencia en tecnología de votación antes de ser elegida por las autoridades venezolanas para reemplazar la maquinaria electoral del país antes de un contencioso referéndum. que confirmó al señor Chávez como presidente en agosto de 2004”.

Votar el fraude con rostro británico

Hoy, Antonio Mugica se encuentra en Londres, donde Smartmatic ahora supervisa una red global de manipulación de votos por computadora. En 2014, Mugica, junto con el británico Lord Mark Malloch-Brown, anunció el lanzamiento de SGO Corporation Limited, una sociedad de cartera con sede en Londres cuyo activo principal es el fabricante de máquinas de votación y tecnología electoral, Smartmatic. Mugica es CEO de SGO Smartmatic y su cofundador venezolano, Roger Piñate, también forma parte del directorio de Londres. Smartmatic hoy todavía tiene profundas raíces venezolanas para corromper los círculos de Chávez y Maduro.

Mark Malloch-Brown, presidente de SGO Smartmatic es una figura clave. Como se documenta en una excelente investigación de Matthew Ehret, Malloch Brown ha estado en la junta del Foro Económico Mundial de Davos, el principal impulsor de la agenda distópica del 'Gran Restablecimiento' de Global 2030 de la ONU. También ha sido miembro de la junta de George Soros Open Society Foundations y Soros Quantum Fund. Soros es uno de los principales financiadores de candidatos y grupos del Partido Demócrata, incluido BLM. Malloch Brown fue subsecretario general de la ONU bajo el corrupto Kofi Annan y fue vicepresidente del Banco Mundial. El miembro del Partido Laborista también es miembro del Consejo Privado altamente secreto, una élite de más de 500 personas seleccionadas por la Reina para dirigir los asuntos de estado. En 2008, justo después de la toma de posesión de Barack Obama como presidente, la futura embajadora de Obama ante la ONU, Samantha Power señaló que, “El conducto principal entre Gran Bretaña y el Candidato [Obama] ha sido Lord Malloch Brown, el Ministro de Relaciones Exteriores Junior…” Esta es la persona que hoy encabeza el grupo de sistemas de votación altamente controvertido, Smartmatic.

Otro miembro de la junta de SGO Smartmatic en Londres es el CEO global de DLA Piper, Sir Nigel Knowles. DLA Piper era entonces el bufete de abogados más grande del mundo en 2014. En particular, Douglas C. Emhoff, esposo de Kamala Harris, es socio de DLA Piper. ¿Quizás es solo una coincidencia?

En los Estados Unidos, Smartmatic tiene una Junta de cuatro personas. El presidente de Smartmatic USA es Peter Neffenger, quien acaba de ser nombrado miembro del equipo de transición de Joe Biden. Neffenger estuvo en la administración Obama como jefe de la TSA. El miembro de la junta directiva de Smartmatic USA, Paul De Gregorio, fue presidente de la Comisión de Asistencia Electoral de los Estados Unidos (EAC) de 2003 a 2007. La EAC fue creada por la Ley Help America Vote de 2002 y es responsable de "administrar los pagos a los estados y desarrollar pautas para cumplir con los requisitos de HAVA, adoptar las pautas voluntarias del sistema de votación y acreditar los laboratorios de prueba del sistema de votación y certificar el equipo de votación". Junto a Neffenger y De Gregorio en la junta de Smartmatic de EE. UU. se encuentra Gracia Hillman, quien también se desempeñó como presidenta de la Comisión de Asistencia Electoral de EE.UU. de 2003 a 2010 bajo Obama declara : “Smartmatic es el líder mundial en tecnología electoral segura, accesible y transparente y servicios de apoyo. Creemos en la igualdad y la justicia para todos”.

Para subrayar lo que solo puede denominarse sesgo extraordinario, dos de los cuatro miembros de la junta de Smartmatic USA fueron jefes de la agencia del gobierno de los EE. UU. delegada para desarrollar pautas para los sistemas de votación y dos fueron demócratas nombrados por Obama, uno ahora asesor de Biden. Eso está bien para la integridad de las elecciones, ¿no?

Sistemas de votación Sequoia: el puente demasiado lejos

Una empresa llamada Sequoia Voting Systems, fundada en California, fue un vínculo clave entre el software y los sistemas de Smartmatic y la otra empresa de votación gigante implicada en el enorme fraude electoral de EE.UU. en 2020, Dominion Voting Systems de Canadá. En marzo de 2005, Smartmatic compró California Sequoia Voting Systems a su entonces propietario, De La Rue, una empresa británica de seguridad e impresión de papel moneda. Smartmatic asignó una parte importante de sus equipos de desarrollo a renovar las antiguas máquinas de votación heredadas de Sequoia y a reemplazar su tecnología con características y desarrollos patentados de vanguardia, lo que dio como resultado nuevos productos de alta tecnología.

La empresa fusionada Smartmatic-Sequoia estaba floreciendo en el mercado estadounidense hasta que una investigación del Tesoro estadounidense sobre los posibles vínculos de Smartmatic con un gobierno extranjero, Venezuela, obligó a Smartmatic a vender Sequoia. Lo hicieron en una venta supuestamente engañosa a los gerentes estadounidenses de Smartmatic que eran ciudadanos estadounidenses, en términos no hechos públicos, como SVS Inc., lo que permitió que el gobierno de los Estados Unidos abandonara la investigación. Pero Sequoia, ahora llamada SVS Inc. de EE. UU., todavía estaba controlada por Smartmatics de origen venezolano. Smartmatic retuvo la propiedad de los derechos de propiedad intelectual de los productos electorales actualmente desplegados de Sequoia en los Estados Unidos.

En 2007, el profesor de Ciencias de la Computación de Princeton, Andrew Appel, testificó como experto en un caso legal en Nueva Jersey que involucraba las máquinas de votación Sequoia Advantage que era “muy fácil reemplazar el software dentro de una máquina computarizada para que le diga al votante que está votando para un candidato, pero realmente pone el voto en la columna equivocada ... Incluso puede programarlo para que lo haga solo el día de las elecciones".

En el mismo año 2007, el Secretario de Estado de California descertificó las máquinas de votación Sequoia en las elecciones estatales, declarando que las máquinas de votación Sequoia permiten la “inserción de un programa troyano a través de un dispositivo de almacenamiento extraíble USB malicioso que podría modificar las definiciones y los resultados de las boletas. " El fallo agregó que las máquinas de votación Sequoia podrían hacerse para "cambiar los votos de un candidato a otro y [el cambio] no fue detectable en la pista de auditoría de papel verificable por los votantes ". Estos son los mismos trucos de fraude que denuncian los equipos legales de Trump.

A continuación, este Sequoia Voting Systems, también conocido como SVS Inc., plagado de fraudes y controlado por Smartmatic, fue comprado el 4 de junio de 2010 por una empresa canadiense anteriormente desconocida, Dominion Voting Systems, una empresa dedicada a la fabricación de hardware de votación electrónica y escáneres ópticos.

Sistemas de votación de dominio

En el momento en que Dominion of Canada compró Sequoia SVS Inc, esta última tenía contratos para 300 jurisdicciones en 16 estados. De repente, Dominion, a través de Sequoia de Smartmatic de Londres, fue un actor importante en el negocio cada vez más corrupto del voto computarizado en los Estados Unidos. En resumen, Smartmatic compró Sequoia, con sede en EE. UU., puso su tecnología en Sequoia y luego se la vendió a Dominion.

Sin embargo, para asegurarse aún más de que Canadian Dominion seguiría siendo opaco al escrutinio, en 2018 la empresa fue asumida como una empresa privada por sus empleados junto con una opaca firma de capital privado, Staple Street Capital of New York, lo que les permitió afirmar ser un “Empresa de propiedad estadounidense”, a pesar de su sede en Canadá. Lo poco que se sabe sobre Staple Street, los nuevos propietarios de Dominion, es que varios provenían del controvertido gigante de capital privado, Carlyle Group Partners. William Kennard, ex designado por Obama como embajador en la UE y designado por Bill Clinton  como presidente de la FCC y ex director gerente del Carlyle Group, se encuentra en Staple Street Capital.

Hootan Yaghoobzadeh y Stephen D. Owens, ambos de Staple Street, están en la nueva junta de Dominion con el fundador canadiense, John Poulos. Ambos también tienen vínculos anteriores con Carlyle Group. El estado de Georgia tiene ocho cabilderos de Dominion registrados, incluido Jared Thomas, ex jefe de personal del gobernador republicano Brian Kemp. El recuento de Georgia estuvo plagado de corrupción. Además, la compañía Dominion Voting Systems ha admitido ser un donante anterior de la Fundación Clinton y haber contratado a la ex jefa de personal de la presidenta de la Cámara de Representantes demócrata Nancy Pelosi, un tal Nadeam Elshami como cabildero .

En 2016, se le preguntó al vicepresidente de Dominion, Dr. Eric Coomer, si era posible omitir el software de los sistemas electorales e ir directamente a las tablas de datos que administran los sistemas que ejecutan las elecciones en Illinois. Él respondió: "Sí, si tienen acceso". Cuando se le preguntó a quién incluía, respondió: "Proveedores, funcionarios electorales y otras personas a las que se les debe conceder acceso". Se descubrió que el mismo Coomer en 2020 publicaba publicaciones en Facebook favorables a BLM y atacaba a Trump.

En las elecciones de 2020, Dominion fue responsable de aproximadamente el 50% de todos los votos en 30 estados y dominaba en todos los estados donde el resultado está siendo impugnado por los equipos legales de Trump, a saber, en Nevada, Arizona, Michigan, Wisconsin, Pensilvania y Georgia. Todos los estados en disputa se inclinaron hacia el demócrata Biden desde las enormes ventajas iniciales de Trump. En docenas de distritos electorales en esos estados que utilizan los sistemas Dominion, el recuento de votos produjo estadísticas de votantes estadísticamente imposibles, como 100% o 105% de participación de votantes o incluso más. Algo que incluso haría que Kim Jong-Un sintiera envidia.

*consultor y conferencista de riesgos estratégicos, es licenciado en política por la Universidad de Princeton