Portada - Últimas noticias

Venezuela reanuda los envíos directos de petróleo a China, luego de que, durante más de un año, las sanciones de EE.UU. la obligaron al comercio clandestino.

Así ha informado este viernes la agencia británica de noticias Reuters, citando datos de rastreo de los buques de Refinitiv Eikon y la compañía estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA).

La noticia sale a la luz después de que desde 2019, las sanciones ilegales de Estados Unidos impidieran que la Corporación Nacional de Petróleo de China (CNPC, por sus siglas en inglés) y la refinería PetroChina cargaran crudo y combustibles en los puertos venezolanos.

Según la fuente, el primer tanquero que reanudó los envíos hacia el país asiático fue Kyoto y cargó a finales de agosto 1,8 millones de barriles de crudo pesado en el puerto de José, en el noreste de Venezuela.

De acuerdo con Eikon, tras cubrir una porción de su ruta a Asia en un “viaje en negro” o con su transmisor apagado, el Kyoto, descargó en la terminal china de Dalian.

En esta misma línea, según los cronogramas de exportación de PDVSA, el tanquero Warrior King descargó el jueves el crudo venezolano en el puerto chino de Bayuquan mientras dos grandes petroleros propiedad de PetroChina cargaron crudo en Venezuela este mes.

Los documentos de PDVSA también muestran que dos supertanqueros chinos con capacidad de transportar unos 2 millones de barriles de crudo cargaron crudo pesado venezolano en los últimos días. Uno de ellos, el Xingye, zarpó de Venezuela el jueves con rumbo a Singapur y el otro, el Thousand Sunny, aún no ha zarpado.

La imposición de las llamadas sanciones secundarias de EE.UU. contra el país suramericano en 2019 formó parte de los intentos de la Administración estadounidense, presidida por Donald Trump para derrocar el Gobierno del presidente chavista, Nicolás Maduro.

Estas sanciones de Washington contra Caracas, además de arremeter contra su sector de petróleo, han afectado las importaciones de alimentos, fármacos y equipos médicos, especialmente en medio de la pandemia del nuevo coronavirus que ponen en peligro aún más la vida de miles de venezolanos.