Portada - Últimas noticias

El alcance de la dependencia de la economía mundial de China está volviendo cada vez más claro, a pesar de la guerra comercial con EE.UU. y de la pandemia de coronavirus que perturba la logística global, sostiene un reciente artículo del periódico japonés Nikkei.

Según el medio, la participación china en las exportaciones mundiales sigue aumentando y ahora incluso supera el nivel previo al comienzo de la guerra comercial con Washington en 2018.

Participación en las exportaciones mundiales

Así, está aumentando el número de bienes en los que China tiene una alta participación en los mercados de exportación. Tras analizar datos sobre 3.800 productos compilados por el Centro de Comercio Internacional, Nikkei descubrió que había 320 artículos en 2019 en los que China tenía una participación de más del 50 % en los mercados de exportación. En comparación, cuando Pekín se unió a la Organización Mundial del Comercio en 2001, ese número era de 61.

La cantidad de productos en los que China tenía una alta participación dejó de aumentar a partir de 2016, cuando Donald Trump asumió el cargo, con el consiguiente estallido de la guerra comercial entre ambas potencias, pero la cifra aumentó nuevamente el año pasado, recoge el periódico nipón.

Impulso por la pandemia

Las exportaciones de pequeñas computadoras fabricadas en China representaron el 66 % de todo el mercado de exportación en 2019, con un valor de 95.600 millones de dólares. La proporción de componentes de cristal líquido utilizados en computadoras personales y teléfonos inteligentes también superó el 50 %, y la proporción de acondicionadores de aire (57 %), lavabos de cerámica y asientos de inodoro (80 %) fue aún mayor.

El coronavirus y los confinamientos aumentó la demanda de estos productos, estimulando aún más las exportaciones del gigante asiático, indica el medio japonés, explicando que esta tendencia es clara al calcular la participación de las exportaciones de Pekín en las principales economías.

En febrero, las exportaciones chinas representaron el 14 % del valor total de las exportaciones de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos más China. El número fue aumentando constantemente, con un 17 % en marzo, y un 24 % en abril, cuando Pekín ya contuvo la pandemia en su territorio mientras los demás países seguían luchando contra el covid-19.

Desde entonces, la tasa ha continuado superando el 20 %, por encima del pico histórico anual del 19 % alcanzado en 2015. El repunte del consumo en Europa y EE.UU. a lo largo de 2020 también ha beneficiado a los productos chinos, con estadísticas que muestran que las exportaciones del país asiático están ahora por encima de los niveles anteriores al comienzo de la guerra comercial con Washington.

Finalmente, se espera que la recién firmada Asociación Económica Integral Regional (RCEP, por sus siglas en inglés), un acuerdo de libre comercio entre 15 países de Asia y Oceanía, impulsará aún más la presencia de China en la región y en el comercio mundial.

El dólar pierde liderazgo como moneda de pago mundial por primera vez desde 2013

El mes de octubre, el euro desplazó al dólar como moneda preferente de pagos globales por primera vez en siete años. Este fenómeno económico sucede en medio de la crisis económica generada por la pandemia, las elecciones presidenciales de EEUU y la guerra comercial contra China.

Son varios los factores que renovaron la presión para reducir la proporción de los pagos internacionales en dólares posesionando como preferida a la moneda de la Unión Europea para hacer estos pagos, seguida de la libra esterlina y el yen japonés.

En tanto, el dólar canadiense superó al yuan de China, según los datos de la Sociedad de Telecomunicaciones Financieras Interbancarias Mundiales (Swift) recogidos por Bloomberg.

Aproximadamente es un 37,82% de las transferencias de efectivo que Swift registró el mes pasado en euros, es decir, se observó un aumento de más de seis puntos porcentuales desde finales de 2019. Mientras que el uso del dólar cayó alrededor de 4,6 puntos porcentuales desde diciembre pasado alcanzando un 37,64% de las transacciones en el mes de octubre.

Desde su máximo registrado en marzo, el dólar se ha debilitado más del 11%, según el índice de Bloomberg y los expertos calculan que su valoración puede caer aún más si las vacunas contra el coronavirus se vuelven ampliamente disponibles para 2021 porque los inversores pueden cambiar de activos estadounidenses a activos internacionales al ver que hay más movimientos económicos en el resto del mundo.

"Creemos que la distribución de vacunas marcará todos nuestros indicadores del mercado en baja, lo que permitirá que el dólar siga un camino similar al que experimentó desde principios hasta mediados de la década de 2000" cuando la moneda comenzó una recesión de varios años, dijo el estratega de Citigroup Calvin Tse.

Por el momento, el dólar continúa siendo la moneda principal de financiación con aproximadamente la mitad de todos los préstamos transfronterizos y títulos de deuda internacional en dólares, según un informe publicado por el Banco de Pagos Internacionales el mes de julio.

Un 85% de todas las transacciones de divisas se realizan en dólares, esto representa el 61% de las reservas oficiales de divisas en esta moneda.