Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

La agencia rusa RIA publicó este domingo una nueva fotografía del presidente bielorruso, Alexánder Lukashenko, con un fusil en las manos. Según se informa, la imagen —tomada en el territorio de la residencia presidencial, El Palacio de la Independencia, en Minsk— fue enviada a los periodistas por la secretaria de prensa del mandatario, Natalia Eismont. Lo hizo en respuesta a una pregunta de dónde estaba Lukashenko este 30 de agosto, cuando varias decenas de manifestantes se congregaron frente al edificio.

Por su parte, un canal de Telegram cercano a la oficina de prensa del líder bielorruso detalló que la fotografía fue tomada cerca de las 16:00 (hora local), cuando "una multitud estaba vagando cerca del palacio".

Bielorrusia inicia ejercicios llamando a cerrar filas ante la OTAN

Bielorrusia inició ejercicios militares en fronteras, llamando a cerrar filas ante “ruido de OTAN” en zonas limítrofes para no volverse “estercolero” de Europa.

El Ministerio bielorruso de Defensa ha informado este domingo del inicio de unas maniobras militares, anunciadas para la región de Grodno, en el extremo occidental del país, y la zona fronteriza con Polonia y Lituania, afirmando que “han entrado en fase activa” con carros de combate, transportes blindados, paracaidistas, artillería, etc., bajo el mando del general Viktor Gulevich.

Estos ejercicios tienen lugar después de que Alexander Lukashenko, mandatario de Bielorrusia, ordenara el 15 de agosto trasladar una brigada de las fuerzas aerotransportadas desde la ciudad de Vitebsk hasta Grodno, por la creciente actividad de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en Polonia y Letonia, es decir, en las fronteras occidentales del territorio bielorruso.

Según la mencionada Cartera, tales maniobras sirven para ensayar “acciones defensivas en Grodno” ante las crecientes actividades de la Alianza Atlántica en Polonia y Letonia.

Mientras tanto, el presidente bielorruso ha instado esta misma jornada a sus seguidores a que estén alerta, declarando que “hay carros de combate y aviones desplegados a 15 minutos de las fronteras” del país, porque las tropas de la OTAN se encuentran “a las puertas”.

Es más, Lukashenko ha denunciado los intentos de convertir Bielorrusia en una barrera sanitaria entre el Occidente y Rusia, y ha llamado a cerrar filas ante “el ruido de la OTAN” en las fronteras. “No queremos ser un estercolero para Europa, una barrera sanitaria. Entendemos adónde nos llevaría esto”, ha dicho.

En los últimos años y en concreto tras la crisis de Ucrania, EE.UU. y sus aliados en la OTAN pretextan la “amenaza rusa” para desplegar contingentes y enviar vehículos de combate a los países bálticos fronterizos con Rusia.

La OTAN y las Fuerzas Armadas de Ucrania decidieron intervenir en el enfrentamiento en Bielorrusia

En una de sus declaraciones más recientes, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, pidió al presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, que respete los derechos humanos fundamentales, diciendo que no hay razón para utilizar las acciones y ejercicios de la alianza en Polonia y los países bálticos como pretexto para una supuesta represión.

«El régimen de Minsk debe demostrar pleno respeto por los derechos fundamentales, incluida la libertad de expresión y el derecho a la protesta pacífica», dijo Stoltenberg mientras conversaba en Berlín con la canciller alemana, Angela Merkel.

«La OTAN no está construyendo sus fuerzas militares en la región, por lo que cualquier intento de utilizar esto como pretexto para la represión contra manifestantes pacíficos es absolutamente injustificado», dijo, y señaló que el pueblo de Bielorrusia debe determinar su propio futuro.

Al mismo tiempo, los representantes de las Fuerzas Armadas de Ucrania instan a sus militares y voluntarios a «apoyar la Revolución» en Bielorrusia.

Así, en los recursos oficiales del 54° batallón de reconocimiento separado de las Fuerzas Armadas de Ucrania, se publicó un mensaje con un llamamiento a los militares del ejército ucraniano para que apoyen a la oposición bielorrusa, por así decirlo, para que no se desvanezca el ambiente de protesta.

Esta unidad es la unidad militar A2076, desplegada en la ciudad de Novograd-Volynsky, región de Zhytomyr. Los militares del batallón participan activamente en la operación punitiva en el Donbass («operación de las fuerzas conjuntas»).

Este puesto también fue apoyado por el corresponsal militar de «ArmyINFORM» (agencia de información del Ministerio de Defensa de Ucrania) Andriy Zadubinny.

La información sobre el envío de militantes a Bielorrusia ha aparecido anteriormente en los medios de comunicación, pero hasta ahora no ha habido llamadas francas del ejército ucraniano.

Cabe recordar que desde el inicio de las protestas en el territorio bielorruso, algunos activistas de Ucrania ya han sido detenidos, quienes fueron acusados ​​de organizar disturbios masivos. Por sus actividades, fueron expulsados ​​del país.

Por lo tanto, la situación emergente cerca de las fronteras de Bielorrusia indica claramente que los bielorrusos tendrán que defender no solo las fronteras occidentales, sino también las fronteras del sur del país.

Putin y Lukashenko acuerdan celebrar una reunión en Moscú en las próximas semanas

Los presidentes de Rusia y Bielorrusia, Vladímir Putin y Alexánder Lukashenko, pactaron celebrar una reunión en la capital rusa en las próximas semanas, informó el servicio de prensa del Kremlin.

"Se acordó realizar una reunión en Moscú en las próximas semanas", reza el mensaje. Durante una conversación telefónica, los dos líderes confirmaron la disposición mutua para fortalecer la alianza ruso-bielorrusa.

Lukashenko: el proyecto de nueva Constitución de Bielorrusia se someterá a referéndum

MINSK (Sputnik) — El proyecto de nueva Constitución de Bielorrusia se someterá a referéndum, declaró este lunes el presidente de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko, citado por la agencia de noticias estatal Belta.

"Es para que digan qué les gusta y qué no les gusta, para que expongan sus ideas… Porque los más impetuosos están gritando que quieren cambios…", dijo Lukashenko en una reunión con el presidente de la Corte Suprema de Bielorrusia, Valentín Sukalo.

El mandatario bielorruso destacó que en el país hay especialistas —entre ellos, jueces de la Corte Suprema— que ya están trabajando en las enmiendas a la Carta Magna.

Lukashenko también habló de la idea de volver a la Constitución de 1994 y comentó que no es lo que haría avanzar a la sociedad.

"El volver atrás no es avanzar, son cambios pero no es un avance, y quisiéramos que fueran cambios que hicieran avanzar a nuestra sociedad, insistiremos en tales cambios y los propondremos a nuestro pueblo", subrayó el líder bielorruso.

Lukashenko comentó además que en Bielorrusia muchos hablan de cambios pero no dicen qué cambios quieren.

Se habla mucho de cambios, de reorganizar nuestro sistema político y cambiar la situación en el país. Cambios y más cambios… Pero nadie dice qué cambios quiere en concreto", apuntó el presidente.

A mismo tiempo reconoció que la "vida no es vida si no cambia constantemente".

Cuando se pierde el sentido del ridículo: La “autoproclamada” Tijanóvskaya se dirigirá al Consejo de Seguridad de la ONU y la PACE

MINSK (Sputnik) — La excandidata a la presidencia y la principal símbolo de la oposición de Bielorrusia, Svetlana Tijanóvskaya, tiene previsto pronunciar discursos ante el Consejo de Seguridad de la ONU y la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (PACE) en septiembre, comunicó el servicio de prensa de la opositora.

"Están previstas sus intervenciones en una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU el 4 de septiembre, y en una sesión de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa el 8 de septiembre", dice el comunicado.

El servicio de prensa de Tijanóvskaya señaló que la opositora prevé pedir a la comunidad internacional que "todos respeten la soberanía de Bielorrusia, que sean garantes de la soberanía de Bielorrusia y que respeten la voluntad del pueblo bielorruso".

Señaló que en sus contactos internacionales, Tijanóvskaya subraya que las manifestaciones en apoyo a la elección de los ciudadanos se celebran de manera pacífica, e insiste en que entablar negociaciones es la mejor manera de salir de la crisis actual.

"Conseguir unas negociaciones sobre la transición del poder entre representantes de las autoridades y el pueblo es una responsabilidad que les corresponde a los propios bielorrusos. Pero no renunciamos a una ayuda internacional para comenzarlas", afirmó Tijanóvskaya, citada en el comunicado.

La política reiteró que lo que vive Bielorrusia "no es una revolución geopolítica, sino una crisis política dentro del país".

"El pueblo bielorruso quiere elegir a un nuevo presidente del país. Tiene el derecho a hacerlo de manera independiente", subrayó.

La nota señala que "numerosos países expresan su disposición de proporcionar un apoyo financiero a una rehabilitación y desarrollo de la economía de Bielorrusia, y de facilitar la llegada de inversiones y nuevas tecnologías después de que el país celebre unas elecciones libres".

Envío de fuerzas rusas a Bielorrusia

Tijanóvskaya expresó su preocupación por las declaraciones del presidente ruso, Vladímir Putin, sobre la posibilidad de enviar a un grupo de agentes de seguridad rusos a Bielorrusia.

"Exigimos que todos los países respeten la soberanía de Bielorrusia. A la vez estamos extremadamente preocupados por las declaraciones de Putin acerca del envío de unidades policiales especiales rusas a Bielorrusia. Esto sería una violación seria de la soberanía de Bielorrusia y tendría unas consecuencias graves para las relaciones de Bielorrusia y Rusia", dijo, citada por su servicio de prensa.

El 27 de agosto el presidente ruso comunicó haber formado por petición del presidente bielorruso, Alexandr Lukashenko, una reserva de agentes de seguridad para ayudar a Bielorrusia en caso necesario. Precisó que no ve necesario por ahora enviar fuerzas rusas a Bielorrusia.

Putin aseveró que esas fuerzas no se utilizarían a menos que "los elementos extremistas en este país (...) cometan delitos, prendan fuego a vehículos e intenten ocupar edificios administrativos".

El jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, expresó el 28 de agosto su esperanza de que Rusia se abstenga de injerir en los asuntos internos de Bielorrusia.

El gobierno de Bielorrusia dejó histéricos a los ministros de los Países Bálticos al no querer recibirlos

Lyudmila Korsunova.

Difícilmente se podría esperar lo contrario. En la república vecina ahora todo es complicado, y las autoridades bálticas no solo calentaron la serpiente Tikhanovskaya en casa, sino que también instaron a los amos occidentales a imponer sanciones y tomar medidas contra las autoridades bielorrusas. Caballeros, ¿qué esperaban? Un enfoque no diplomático es una respuesta no diplomática.

Los primeros ministros y ministros de Relaciones Exteriores de los países enanos bálticos se reunieron para ir a Minsk para reunirse con las autoridades oficiales y los «camaradas» de la oposición.

Enviaron una solicitud al Ministerio de Relaciones Exteriores de Bielorrusia, y allí, según el jefe del gobierno de Estonia, Juri Ratas, les dijeron que «no querían ni verles».

Probablemente, la respuesta no fue tan poco diplomática, pero en general fue bastante lógica.

Hay protestas y mítines en el país, y luego hay invitados extranjeros. Además, los invitados son muy insidiosos, que ya se han puesto del lado de aquellos que quieren destruir Bielorrusia, además, ayudan activamente a los destructores.

Es de destacar que más tarde Ratas dijo que no iban a reunirse con Lukashenko. ¿Y qué tipo de representantes oficiales de las autoridades querían ver los lituanos?

“No teníamos tal solicitud. Esto no estaba en nuestros planes”, dijo sobre la reunión con el presidente bielorruso.

En general, ellos mismos se confundieron en su testimonio. Mientras tanto, Tikhanovskaya sigue escondida en Lituania y, probablemente, da consejos a las autoridades bálticas sobre con quién deberían reunirse entre sus seguidores o a quién transferir dinero desde la UE.

Por cierto, el otro día tuvo lugar la reunión de los embajadores de los estados de la UE y el jefe de la cancillería bielorrusa Vladimir Makei. El embajador lituano dijo que “una reunión siempre es buena”, se abstuvieron los demás.

Aparentemente, todavía están ofendidos. Pues llevan agua a los ofendidos, a los políticos bálticos a través de uno que siempre está ofendido por todos: primero la URSS, luego Rusia, ahora también Bielorrusia. Y ya nadie los molesta, pero todos están descontentos con algo, tratando de enturbiar las aguas y sufrir berrinches rusofóbicos. La situación es comprensible, porque los estados enanos son absolutamente dependientes, detrás de ellos están los amos estadounidenses-europeos, que dan las órdenes a sus perros.

El Ministerio del Interior de Bielorrusia informa de 125 detenidos en la protesta en Minsk de este domingo

MINSK (Sputnik) — La portavoz del Ministerio del Interior de Bielorrusia, Olga Chemodánova, afirmó a Sputnik que durante dos horas de la protesta antigubernamental en Minsk fueron detenidas 125 personas.

"Para las 16.00 (13.00 GMT) en Minsk fueron detenidos 125 ciudadanos, en torno a los cuales inició un proceso administrativo por la participación en eventos masivos no autorizados", dijo Chemodánova.

Añadió que los agentes de seguridad "tomaron las medidas necesarias para mantener el orden y garantizar la seguridad pública" y que "fueron empleados equipos y medios especiales para el propósito previsto".

​Medios locales informan que blindados rodearon la residencia del presidente y cercaron varias calles céntricas de la capital.

El asesor de Lukashenko afirma que no habrá negociaciones con la oposición

MINSK (Sputnik) — El asesor del presidente de Bielorrusia Alexandr Lukashenko, Nikolái Latishenok, que salió para conversar con los manifestantes que se congregaron frente a la residencia presidencial en Minsk, afirmó que no habrá negociaciones de las autoridades con la oposición.

Este 30 de agosto la oposición bielorrusa celebra una acción de protesta. Los manifestantes se reunieron en la avenida de Independencia en el centro de Minsk, después trasladaron a la avenida de Vencedores y se congregaron cerca del cordón de antidisturbios frente al Palacio de Independencia.

¿Con la oposición? No. Habrá [negociaciones] con grupos de iniciativa", dijo Latishenok respondiendo a la pregunta de Sputnik.

Además, comentó que las protestas tras las elecciones presidenciales fueron reprimidas brutalmente por las fuerzas de seguridad porque los manifestantes comenzaron a construir barricadas.

Análisis: ¿Podría Bielorrusia convertirse en la próxima Siria?

The Saker

De acuerdo, lo admito, el título es bastante hiperbólico. Pero esto es lo que estoy tratando de decir: hay indicios de que Rusia está interviniendo en la crisis bielorrusa (¡finalmente!).

Primero y principal, podemos ver un cambio verdaderamente radical en las políticas de Lukashenko: si su instinto inicial fue desencadenar una represión brutal tanto contra los alborotadores violentos como contra los manifestantes pacíficos, ahora ha dado un giro de 180 grados y el resultado es bastante sorprendente: el domingo hubo grandes manifestaciones anti-Lukashenko, pero ni una sola persona fue detenida. Ni una. Aún más sorprendente es esto: el canal Nexta Telagram, administrado por polacos (que es el medio principal utilizado por el Imperio para derrocar a Lukashenko) inicialmente convocó a una protesta pacífica, pero al final del día se hizo un llamado para tratar de tomar el control el edificio presidencial principal. Cuando los alborotadores (en este momento estamos lidiando con un intento ilegal y violento de derrocar al estado, así que no llamo manifestantes a estas personas) llegaron al edificio y se encontraron con un verdadero “muro” de policías antidisturbios completamente equipados: esta vista (realmente aterradora) fue suficiente para detener a los alborotadores que se quedaron un rato y luego tuvieron que irse.

En segundo lugar, Lukashenko hizo algo bastante extraño, pero que tiene mucho sentido en el contexto bielorruso: se vistió con equipo de combate completo, agarró un AKSU-74 de asalto, vistió a su hijo (¡de 15 años!) también con equipo de combate completo (casco incluido) y voló en su helicóptero sobre Minsk y luego aterrizó en el edificio presidencial. Luego caminaron hacia la policía antidisturbios, donde Lukashenko les agradeció calurosamente y lo que resultó en que toda la fuerza policial lo ovacionara de pie. Para la mayoría de nosotros este comportamiento puede parecer bastante extravagante, si no completamente tonto. Pero en el contexto de la crisis bielorrusa, que es una crisis que se libra principalmente en el ámbito de la información, tiene perfectamente mucho sentido.

  • La semana pasada, Lukashenko dijo que no se llevarán a cabo otras elecciones, sin importar un golpe, mientras él esté vivo.
  • Esta vez Lukashenko decidió demostrar, simbólicamente, que él está a cargo y que morirá luchando junto a su hijo si es necesario.

El mensaje aquí es claro: “Yo no soy Ianukovich y, si es necesario, moriré como murió Allende”.

No hace falta decir que la máquina de propaganda anglosionista declaró de inmediato que ver a Lukashenko con un Kalashnikov es una clara señal de que se ha vuelto loco. En el contexto occidental, si esto fuera, digamos, Luxemburgo o Bélgica, esta acusación de locura sería acertada. Pero en el contexto bielorruso, estas acusaciones obtienen muy poca tracción, anótelo a diferencias culturales si lo desea.

Para comprender cuán poderoso es este mensaje, debemos tener en cuenta los dos rumores clave que la OpSic del Imperio estaba tratando de transmitir a la gente de Bielorrusia:

  • Hay profundas diferencias entre y dentro de las élites gobernantes (especialmente los llamados “siloviki” -los “ministerios de poder” si se quiere, como Asuntos Internos o KGB).
  • Lukashenko ya ha huido del país o está a punto de huir de él (cada vez que un helicóptero vuela sobre Minsk, las OpSic occidentales dicen que se trata de imágenes de Lukashenko “huyendo del país”).

Tengo una fuerte sospecha de que lo que sucedió entre Putin y Lukashenko es muy similar a lo que sucedió entre Putin y Assad: inicialmente, tanto Assad como Lukashenko aparentemente pensaron que la violencia pura resolvería el problema. Esa creencia profundamente errónea dio lugar a una situación en la que las autoridades legítimas casi fueron derrocadas (y esto todavía es posible en Bielorrusia). En cada caso, los rusos dijeron claramente algo como “te ayudaremos, pero tienes que cambiar radicalmente tus métodos”. Assad escuchó. Lukashenko aparentemente también lo hizo, al menos hasta cierto punto (este proceso acaba de comenzar).

Lo cierto es que la oposición se encuentra en una situación difícil: la gran mayoría del pueblo de Bielorrusia claramente no quiere un golpe violento, seguido de una guerra civil sangrienta, una desindustrialización total del país y una sumisión total al Imperio, es decir, ellos no quieren ir por el “camino Ukie”. Pero, ¿cómo derrocar *legalmente* a un gobierno, especialmente si ese gobierno envía ahora el mensaje claro de que “moriremos antes de que le permitamos tomar el poder”?

Luego está el inmenso problema con Tikhanovskaia: mientras pocos creen que ella obtuvo el 10% y Lukashenko el 80%, nadie cree sinceramente que ella le anotó un golpe de consideración. Entonces, mientras Occidente quiere pintar a Lukashenko como “el próximo Maduro”, es prácticamente imposible convencer a nadie “que Tikhanovskaia es el próximo Guaidó”.

Entonces, ¿dónde vamos desde aquí?

Bueno, Lukashenko no ha despedido al ministro de Relaciones Exteriores, Makei, ni al jefe de la KGB, Vakulchik. A decir verdad, tiendo a estar de acuerdo con algunos analistas rusos que dicen que Makei no es realmente el problema, y que el principal rusofóbico en Minsk es el propio Lukashenko (solo un ejemplo: él fue quien sacó los cuatro Sukhois rusos que Rusia había enviado para ayudar a Bielorrusia a controlar su espacio aéreo). Es bastante cierto que Lukashenko dirige todos sus ministerios con mano de hierro y que decir que Makei es todo malvado y negro mientras que Lukashenko es esta víctima, blanca e inocente, no es muy creíble. Sin embargo, incluso si Makei y Vakulchik solo estuvieran ejecutando las órdenes de Lukashenko, ahora deben caer sobre sus espadas como una señal de contrición y reparación hacia Rusia. Sin embargo, los rusos probablemente le indicarán a Lukashenko que el Kremlin no trabajará con estos traidores.

Luego están las declaraciones públicas del ministro de Defensa bielorruso, Viktor Khrenin, que dice que todo está bien y que parece adoptar una línea muy dura contra las fuerzas occidentales que están detrás de este último intento de revolución de color. Es bien sabido en Rusia que, si bien los diplomáticos bielorrusos parecen, cómo podría decirlo, que prefieren las sonrisas a la colaboración sustantiva con Rusia. El caso del ejército bielorruso es bastante diferente, no solo los militares rusos y bielorrusos se entrenan juntos, sino que también comparten inteligencia de forma continua, según se informa. Además, sin Rusia, el ejército bielorruso se encontraría completamente aislado, incapaz de obtener apoyo técnico o repuestos, desconectado de los sistemas de alerta temprana rusos y retirado del apoyo de inteligencia ruso.

El ejército bielorruso es dramáticamente diferente del ejército ucraniano, que prácticamente había perdido su preparación para el combate hace décadas, que luego fue purgado de todos los patriotas reales y que era fantásticamente corrupto. Por el contrario, el comparativamente pequeño ejército bielorruso está, según todos los informes, muy bien entrenado, debidamente equipado y comandado por oficiales muy competentes. Creo que es una apuesta segura decir que las fuerzas armadas son leales a Lukashenko y que probablemente acogerían con agrado una reunificación total con Rusia.

En cuanto al propio Lukashenko, por primera vez ha permitido que se registre un partido abiertamente pro-ruso (en el pasado, los movimientos, organizaciones y partidos pro-rusos fueron sistemáticamente perseguidos y clausurados). También declaró en la televisión pública que “su amigo Putin” le aconsejó cómo reaccionar ante los manifestantes.

Entonces, ¿se convertirá Bielorrusia en la próxima Siria?

Bueno, no, por supuesto que no, los dos países son demasiado diferentes. Pero en un sentido diferente, lo que sucedió en Siria podría suceder en Bielorrusia: Rusia brindará todo su apoyo, pero solo a cambio de reformas importantes a todos los niveles. Y aunque Lukashenko ahora declara que Occidente solo quiere destruir Bielorrusia como una primera fase de la destrucción de toda Rusia, no creo que haya ninguna posibilidad de un conflicto militar, a menos que suceda una de estas tres cosas:

  • Algún chiflado de ambos lados abre fuego y desencadena un incidente militar (e incluso eso podría no ser suficiente).
  • Los polacos se desesperan mucho y hacen algo fantásticamente tonto (la historia polaca demuestra que esta es una posibilidad muy real).
  • Lukashenko es asesinado y se produce el caos (tampoco es muy probable).

Debemos recordar que cuando Rusia intervino en Siria, el ejército sirio estaba en ruinas y básicamente derrotado. Este no es el caso en absoluto en Bielorrusia, que tiene un ejército soberbio (del tipo “magro y austero”) y pueden asegurar su propio país, especialmente cuando cuentan con el respaldo de la KGB y las fuerzas del Ministerio del Interior.

Aún así, aunque Lukashenko podría ser parte de la solución a corto plazo, a largo plazo debe irse y ser reemplazado por un líder confiable en quien el pueblo bielorruso y el Kremlin realmente puedan confiar y la tarea principal de ese líder será reintegrar completamente a Bielorrusia en Rusia. Una vez más, una gran diferencia con Siria.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente