Libros Recomendados


En una sesión especial del Consejo de Seguridad Nacional de Rusia, celebrada el pasado 31 de agosto, el presidente Putin manifestó su intención de atraer al campo de la industria de defensa y seguridad a inversores privados, pero advirtiendo la existencia de un problema para el que apuntó una solución: "A menudo escucho que el inversor privado no sabe qué será requerido por la industria militar, no puede calcular la rentabilidad de los recursos invertidos, por lo que una posible vía para solucionar este problema es crear una base de datos única con la información sobre las necesidades de la industria", según ha informado la agencia Interfax.

La falta de sintonía entre el Ministerio de Defensa y las Fuerzas Armadas con la industria nacional de defensa centró buena parte de la intervención de Vladimir Putin, pero también lanzó otros mensajes que envolvían órdenes determinantes: "Debemos renovar los fondos productivos y llevar a cabo la modernización tecnológica de las plantas industriales del sector. Tenemos que dar un salto potente en la modernización de los sectores de la defensa, como ya se hizo en los años 30 del siglo pasado", en alusión a la llamada “Industrialización” soviética.

Putin, que es el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas rusas, se dirigió a la industria afirmando que había perdido varias décadas y que “las tiene que recuperar”. Y criticó abiertamente la forma en la que se ha desenvuelto la relación entre defensa e industria: "En los últimos tres años, los encargos del Estado para la defensa se han ejecutado con serias deficiencias. Por incumplimiento de los plazos, los retrasos en la firma de los contratos, algunas una industrias han trabajado a medio gas o incluso han estado paradas".

El presidente ruso anunció que en los próximos diez años su país invertirá en material de defensa y seguridad unos 23 billones de rublos (609.697 millones de euros) pero, advirtió que “no habrá más dinero ni más tiempo”, exigiendo la máxima eficiencia para que todos estos recursos obtengan la respuesta adecuada. También demandó la creación de órganos de control para velar por el cumplimiento de lo estipulado en los contratos, “que se incumplen todos los años”, remarcó.

Por su parte, Dmitri Rogozin, viceprimer ministro para asuntos de Defensa, se comprometió ante el presidente a que en poco tiempo esté funcionando el nuevo sistema demandado por Putin, precisando que tendrá funciones "tanto para controlar las políticas de personal como la responsabilidad personal de los directivos para ejecutar los encargos del Estado".

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente