Libros Recomendados

Las Fuerzas Espaciales de Rusia realizaron este lunes las pruebas del cohete de clase pesada Angará-A5 desde el cosmódromo Plesetsk, en el noroeste de Rusia. Según comunican los militares, el aparato estaba dotado de la novedosa etapa superior 14S48 Perséi, que se ensayó por primera vez, y un modelo de carga útil. El vuelo de se ha completado con éxito.

El primer lanzamiento de prueba del Angará-A5 se realizó en 2014. A finales de 2018, el jefe de la agencia espacial rusa Roscosmos, Dmitri Rogozin, dijo que Rusia recurrirá al cohete portador de clase pesada Angará-A5 para sus misiones a la base estable que planea erigir en la Luna. Roscosmos tiene planeado establecer en la superficie de la Luna una base de "larga duración". Rusia lanzó por última vez un Angará-A5 el pasado 14 de diciembre.

China desarrolla un cohete portador pesado capaz de "lanzar una estación espacial Tiangong de una sola vez"

China tiene varios tipos de cohetes portadores en fase de desarrollo y completará sus primeros vuelos en los próximos años, según declaró Wu Yanhua, subdirector de la Administración Espacial Nacional del gigante asiático, en una entrevista a la Televisión Central de China (CCTV) publicada este lunes.

El funcionario detalló que uno de los proyectos que se está desarrollando actualmente es un vehículo de lanzamiento pesado que podría enviar una nave espacial de 150 toneladas a la órbita cercana a la Tierra, lo que equivale a "lanzar una estación espacial Tiangong de una sola vez".

Wu señaló que el nuevo cohete también será capaz de llevar a la Luna una nave de 30 toneladas, lo que equivale a cuatro sondas de la misión Chang'e-5. "En el futuro cumplirá las principales misiones espaciales nacionales del país, como la exploración del espacio profundo y los alunizajes tripulados, durante un periodo de tiempo más largo", afirmó, añadiendo que, "en la actualidad, este tipo de cohete se encuentra en la fase de profundización de la demostración del programa y de la investigación tecnológica clave".

Además, anunció que el país está trabajando en una nueva generación de cohetes tripulados basados en el cohete Changzheng-5 (Larga Marcha 5) utilizando una tecnología de 'paquetes paralelos', con dos propulsores de 5 metros de diámetro agrupados cada lado de la etapa central del vehículo. El combustible será oxígeno líquido no tóxico y no contaminante más hidrógeno líquido y oxígeno líquido más parafina, detalló. "También se desarrollarán cohetes repetibles, y la investigación en este campo espera movilizar a toda la sociedad para que participe", agregó el subdirector de la agencia espacial.

Según informó Wu Yanhua, este año el gigante asiático ha realizado más de 50 lanzamientos espaciales, estableciendo un nuevo récord nacional en cuanto a su número.

Pekín está fomentando activamente su programa espacial nacional, creando satélites meteorológicos, de telecomunicaciones y de navegación, así como tecnología para la exploración lunar. Los científicos chinos también están llevando a cabo un proyecto paralelo para explorar asteroides y Marte. Asimismo, está construyendo la estación espacial modular Tiangong ('Palacio celestial'), colocada en órbita baja terrestre, que está previsto que entre en funcionamiento en 2022.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente