Libros Recomendados

 

El 14 de septiembre, se publicó un artículo en Zenodo, un sitio de acceso abierto para compartir trabajos de investigación, que afirmaba que la evidencia genética mostraba que el coronavirus SARS-CoV-2 se produjo en un laboratorio, en lugar de surgir a través de una zoonosis con animales. El artículo de 26 páginas, dirigido por la voróloga china Li-Meng Yan, investigadora postdoctoral que dejó la Universidad de Hong Kong, no ha sido sometido a revisión por pares y afirma que esta evidencia de ingeniería genética había sido "censurada" en las revistas científicas. De hecho, National Geographic se puso en contacto con Yan y los otros tres autores del informe para obtener sus opiniones, pero no recibió respuesta.

Una tormenta de fuego en Twitter estalló rápidamente. Virólogos prominentes, como Kristian Andersen de Scripps Research y Carl Bergstrom de la Universidad de Washington, acudieron a Internet y criticaron el artículo por no ser científico. La principal de sus quejas fue que el informe ignoró la gran cantidad de literatura publicada sobre lo que se sabe sobre cómo circulan los coronavirus en las poblaciones de animales salvajes y la tendencia a extenderse a los humanos, incluidas las publicaciones recientes sobre los orígenes del SARS-CoV-2.

Los expertos también señalaron que el informe avivó teorías de conspiración descabelladas y acusaba a las revistas académicas de conspirar para censurar evidencias importantes.

En julio, David Robertson , investigador de genómica viral de la Universidad de Glasgow, escribió un artículo revisado por pares en Nature Medicine que mostraba el linaje detrás del SARS-CoV-2 y su ancestro más cercano conocido, un virus llamado RaTG13, que ha estado circulando en poblaciones de murciélagos durante décadas. Los virólogos creen que este pariente, que es 96 por ciento idéntico al nuevo coronavirus, probablemente se propagó y evolucionó en murciélagos o huéspedes humanos y luego pasó desapercibido durante unos 20 años antes de adaptar su forma actual y causar la pandemia en curso.

El informe Yan afirma que esta hipótesis no es cierta y que RaTG13 también se diseñó en un laboratorio. Pero eso va en contra del abrumador cuerpo de evidencia genética publicada sobre el SARS-CoV-2 y sus progenitores. Además, el informe fue financiado por la Rule of Law Society, una organización sin fines de lucro fundada por el ex estratega jefe de la Casa Blanca Steve Bannon, quien desde entonces ha sido arrestado por fraude . Esa es otra razón por la que muchos virólogos cuestionan la veracidad de sus afirmaciones .

Dice Robertson: “Este documento simplemente seleccionó un par de ejemplos, excluyó evidencia y presentó un escenario ridículo”.

El Dr. Kristian Andersen, del Instituto de Investigación Scripps en La Jolla, California, dijo que el material genético apuntaba claramente a un origen natural del virus. "Hay muchos datos y mucha evidencia, así como ejemplos previos de esto provenientes de la naturaleza", dijo. "Tenemos exactamente cero pruebas o datos de que esto tenga alguna conexión con un laboratorio".

La Dra. Angela Rasmussen, experta en infecciones e inmunidad de la Universidad de Columbia, Nueva York, dijo que el sitio en el que el virus se une a las células humanas tiene un ajuste "subóptimo", lo que sugiere que no fue diseñado. "Además, no hay similitudes genéticas con otras cadenas principales de virus utilizadas en ninguno de los (sistemas de ingeniería de virus) conocidos", dijo. "Esto sugiere que este virus no fue diseñado".

Trevor Bedford, del Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson en Seattle, dijo también a la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia en febrero: `` No hay evidencia alguna de ingeniería genética que podamos encontrar. La evidencia que tenemos es que las mutaciones (en el virus) son completamente consistentes con la evolución natural".

Lo que sabemos sobre los orígenes del SARS-CoV-2

Los coronavirus existen en la naturaleza y pueden infectar a muchas criaturas diferentes. Los coronavirus similares al SARS se encuentran en murciélagos, cerdos, gatos y hurones, por nombrar algunos. El origen más ampliamente aceptado del SARS-CoV-2, basado en su genética , es que sus ancestros se movían en animales salvajes, intercambiando características genéticas a medida que avanzaban, antes de saltar a los humanos.

Los científicos aún tienen que encontrar el padre directo del SARS-CoV-2 en las bestias salvajes, aunque sus parientes más cercanos existen en los murciélagos. Es posible que el virus haya pasado a través de un animal intermedio y luego evolucionó para mejorar su capacidad de infectar a los seres humanos. O puede haber dado el salto directamente de los murciélagos a los humanos, dados los ejemplos pasados de tales ocurrencias. Después del brote original de SARS en China hace 20 años, los investigadores comenzaron a estudiar murciélagos salvajes en cuevas locales y las personas que viven cerca de ellas. Un estudio de 2018 encontró los parientes genéticos del virus SARS original en los mamíferos alados, así como anticuerpos específicos, un signo residual de infección, en sus vecinos humanos.

Encontrar respuestas a los eventos precisos que llevaron a la pandemia es como buscar una "aguja en un pajar", dice Ian Lipkin , epidemiólogo de la Universidad de Columbia, coautor de un artículo de investigación inicial en Nature Medicine sobre los orígenes naturales del SARS. CoV-2. El informe Yan deshecha este informe de Nature Medicine porque según ella hay un "conflicto de intereses" debido al trabajo de Lipkin para contener la epidemia de SARS 2002-2003, por el que recibió un premio del gobierno chino. Lipkin dice que esta acusación es "absurda", y cuando se le preguntó su opinión sobre el papel de la bioingeniería en los orígenes del SARS-CoV-2, agrega: "No hay datos que respalden esto".

Los “argumentos” de Yan

El informe Yan intenta abordar esta cuestión de una manera diferente, comenzando con la turbia afirmación de que el SARS-CoV-2 es malo para infectar a los murciélagos, por lo tanto, no podría provenir de ellos. Pero los científicos señalan que los virus evolucionan constantemente y se transmiten entre especies. El desbordamiento inicial de los murciélagos a los humanos podría haber ocurrido hace décadas, lo que le dio al virus tiempo suficiente para que su proteína de pico, la parte que usa para ingresar a las células, se optimice a través de la selección natural para infectar a los humanos.

Otro argumento del informe Yan se centra en la presencia de un " sitio de escisión de furina " en la proteína de la espiga, una característica genética crítica que se cree que mejora la capacidad del virus para ingresar a las células. El informe afirma que esta característica no se encuentra en ningún otro coronavirus y, por lo tanto, debe ser de diseño. Pero esta afirmación contradice los hallazgos: se encuentran características similares en los coronavirus de murciélagos en poblaciones silvestres.

Yan también afirma que el SARS-CoV-2 es "sospechosamente" similar a dos cepas de coronavirus de murciélago, llamadas ZC45 y ZXC21, que fueron descubiertas por científicos en laboratorios militares en China. Afirma sin presentar la mínima prueba que estas cepas podrían haberse utilizado como plantilla para clonar un virus más letal.

Primero, las dos cepas difieren hasta en 3500 pares de bases de nucleótidos, las "letras" químicas utilizadas en el código genético. Como tales, serían un mal punto de partida para la bioingeniería del SARS-CoV-2. Diseñar un virus en el que haya que reemplazar más del 10 por ciento de su genoma es ineficiente, si no imposible, según Rasmussen y otros virólogos . El hecho de que estas cepas fueron identificadas en un laboratorio militar chino también es "solo circunstancial", dice Robertson. Los coronavirus de murciélago circulaban en murciélagos salvajes y cualquiera podría haberlos descubierto.

Yan también sostiene que el SARS-CoV-2 tiene “sitios de enzimas de restricción” o secuencias genéticas que pueden ser cortadas y manipuladas por enzimas. Estas características genómicas se utilizan a veces en la clonación, y el informe afirma que su presencia es indicativa de que es un virus modificado. Pero los científicos señalan que estos sitios ocurren naturalmente en todos los tipos de genomas, desde bacterias hasta humanos.

“Parece legítimo porque utilizan mucha jerga técnica. Pero en realidad, mucho de lo que dicen no tiene ningún sentido”, dice Rasmussen. Agrega que el tipo de clonación que usa enzimas de restricción está muy desactualizado, por lo que es poco probable que se use para hacer un arma biológica viral. Y en un nivel básico, crear un virus diseñado no es un asunto trivial. Los científicos todavía están tratando de comprender las razones genéticas y moleculares por las que algunos virus son más infecciosos que otros. Agregar características a un virus para hacerlo más transmisible, por ejemplo, se llama investigación de ganancia de función. Es muy controvertido por su potencial para fabricar armas biológicas e incluso fue prohibido en los EE. UU. por un tiempo, lo que limita los datos disponibles sobre cómo funciona.

Un sello distintivo de la pandemia ha sido la rápida afluencia de investigación y el intercambio gratuito de información para acelerar el ritmo de los descubrimientos. Esta práctica de publicar "preprints" (informes que no han sido revisados ​​por pares académicos) tiene sus ventajas.

“Para la comunidad científica ha sido muy útil”, dice Robertson, ya que más investigadores pueden analizar rápidamente los datos disponibles. Pero los preprints también tienen un lado oscuro. Los preprints han contribuido a impulsar la cobertura noticiosa de afirmaciones no comprobadas, incluido el virus que muta en una forma más letalprocede de serpientes es menos letal de lo que realmente es.

Incluso algunos artículos revisados ​​por pares sobre el coronavirus han cometido errores en la prisa por publicar. Esta mezcla de errores honestos e insidiosos puede ser solo indicativo de una tendencia más amplia por la publicación durante una crisis de rápida evolución. "No creo que el sistema de preimpresión se esté utilizando tanto como un arma, ya que todos los canales de información se están utilizando para difundir información errónea: todo, desde las redes sociales hasta la manipulación de los principales medios de comunicación, los preprints y las revistas revisadas por pares", dice Rasmussen.

El segundo “informe” Yan

El 8 de octubre de 2020, la Dra. Li-Meng Yan publicó su segundo informe titulado “El SARS-CoV-2 es un arma biológica sin restricciones: una verdad revelada al descubrir un fraude científico organizado a gran escala”. En este informe, el Dr. Yan vuelve a discutir a fondo la teoría del origen natural del SARS-CoV-2 con supuestas evidencias genéticas y bibliográficas de la naturaleza fraudulenta del coronavirus de murciélago “RaTG13” y “RmYN02”.

Tras su publicación, la Dra. Yan se paseó por las TV conservadoras y las del exilio chino en EEUU para exponer su rocambolesca “historia”:

A fines de diciembre de 2019, recibí información de que la OMS no tenía respuesta y el PCCh quería encubrir la verdad sobre el SARS-CoV-2, me di cuenta de la crisis de este asunto. Con base en los hechos y la inteligencia que recibí sobre la verdad del SARS-CoV-2, hice lo que un médico y un científico deberían hacer, es decir, enviar el mensaje,

En el momento en que me di cuenta de la maldad del PCCh, supe que no debería dudar ni un segundo en decir la verdad sobre el SARS-CoV-2. Incluso si volviera a ese momento mil veces, seguiría tomando la misma decisión. Me siento afortunada de seguir viva. Respecto a mi familia, no tengo otra opción. No quiero hablar mucho de mi familia.

No tengo miedo ahora. Mientras tenga un último aliento, continuaré descubriendo la verdad. En aras del interés de la salud pública, les diré a todos qué es exactamente el SARS-CoV-2 aclarando los hechos y exponiendo las historias internas.

Una empresa de medios india me preguntó si quiero ser activista en el futuro. Dije que por supuesto que no. Mi profesión es la de médico e investigadora científica. Fui oftalmóloga y luego trabajé en salud pública, virología e inmunología en la Universidad de Hong Kong. Me gustaría utilizar mi experiencia en mi interés profesional. La razón por la que me destaqué fue simplemente porque hice un juramento como médico (Juramento hipocrático). En ese momento, comencé a interesarme en la investigación científica, porque quería ver si había mejores formas de ayudar a los demás.

¿Por qué tengo tanta confianza? Esto se debe a que detrás de mí tengo la Fundación del Estado de Derecho y la Sociedad del Estado de Derecho. Tengo todo el Movimiento de Denunciantes apoyándome. Detrás de mí, tengo al Sr. Steve Bannon y al Sr. Wengui (Miles) Guo, quienes son pilares de apoyo para mí. Esto no es política, son hechos. Se trata de humanidad. Ellos salvaron mi vida. Si no hubiera sido por el Movimiento de Denunciantes, no habría podido acercarme a Lu De y decirle la verdad al público.

También quiero decirle al PCCh que no importa lo que haga, continuaré descubriendo la verdad hasta que ya no pueda hablar. He registrado la verdad (sobre la evidencia de que el PCCh provocó el SARS-CoV-2 como un arma biológica sin restricciones) tanto en formato de texto como de video. ¡No pueden borrar estas evidencias! Como era la voluntad de Dios que hablara, me quedaré con la voluntad de Dios. Juntos, salvaremos al mundo antes de que sea destruido por el PCCh.

Leyendo sus declaraciones, lo que empieza a ser dudoso es su equilibrio mental.

El resumen de su segundo “informe” (tampoco revisado por pares) merece ser leído en su literalidad:

“Se deben considerar dos posibilidades para el origen del SARS-CoV-2: la evolución natural o la creación de laboratorio. En nuestro informe anterior titulado “Características inusuales del genoma del SARS-CoV-2 que sugieren una modificación de laboratorio sofisticada en lugar de una evolución natural y delineación de su ruta sintética probable”, refutamos la posibilidad de que el SARS-CoV-2 surja naturalmente a través de la evolución y, en cambio, probamos que el SARS-CoV-2 debe haber sido producto de una modificación de laboratorio. A pesar de este y otros esfuerzos similares, la teoría de la creación de laboratorio sigue siendo minimizada o incluso disminuida. Esto se debe fundamentalmente a que la teoría del origen natural sigue siendo respaldada por varios coronavirus nuevos publicados después del inicio del brote. Se informa que estos virus (el coronavirus de murciélago RaTG13, una serie de coronavirus de pangolín y el coronavirus de murciélago RmYN02) comparten una alta homología de secuencia con el SARS-CoV-2 y en conjunto han construido una vía aparentemente plausible para la evolución natural del SARS-CoV-2. Aquí, sin embargo, utilizamos análisis en profundidad de los datos y la literatura disponibles para demostrar que estos nuevos coronavirus animales no existen en la naturaleza y que sus secuencias han sido fabricadas. Además, también ofrecemos nuestros conocimientos sobre la hipótesis de que el SARS-CoV-2 puede haberse originado naturalmente a partir de un coronavirus que infectó a los mineros de Mojiang.

La revelación de estas fabricaciones de virus hace que la teoría del origen natural sea infundada. También refuerza nuestra afirmación anterior de que el SARS-CoV-2 es un producto de una modificación de laboratorio, que se puede crear en aproximadamente seis meses utilizando un virus modelo propiedad de un laboratorio del Ejército Popular de Liberación (EPL). El hecho de que se utilizaron fabricaciones de datos para encubrir el verdadero origen del SARS-CoV-2 implica aún más que la modificación de laboratorio aquí está más allá de la simple investigación de ganancia de función.

La escala y la naturaleza coordinada de este fraude científico significa el grado de corrupción en los campos de la investigación académica y la salud pública. Como resultado de dicha corrupción, se han producido daños tanto en la reputación de la comunidad científica como en el bienestar de la comunidad mundial.

Es importante destacar que, si bien el SARS-CoV-2 cumple con los criterios de un arma biológica especificada por el PLA, su impacto está mucho más allá de lo que se concibe para un arma biológica típica. Además, los registros indican que la liberación de este patógeno armado debería haber sido intencional en lugar de accidental. Por lo tanto, definimos el SARS-CoV-2 como un arma biológica no restringida y la pandemia actual es el resultado de una guerra biológica no restringida. Además, sugerimos que se lleven a cabo investigaciones sobre el gobierno y las personas sospechosas y que los responsables rindan cuentas de este brutal ataque a la comunidad mundial”.

Dicho de otra forma:

  1. Li-Meng Yan sigue sosteniendo que el SARS-CoV-2 es producto de una modificación de laboratorio
  2. Acusa a China de fabricar los datos del genoma del virus RaTG13
  3. Dice que el SARS-CoV-2 se creó utilizando un virus modelo propiedad de un laboratorio del Ejército Popular de Liberación (EPL).
  4. La comunidad científica mundial es parte de una gran “conspiración” para ocultar este fraude científico porque es corrupta.
  5. Define el SARS-CoV-2 como un arma biológica híbrida y la pandemia actual es el resultado de una guerra biológica híbrida.

Es evidente que la tesis es un puro delirio o, peor aún, una operación de propaganda antichina surgida de despachos y oscuras fundaciones en EEUU. La realidad es que el 11 de enero pasado, China dio a conocer públicamente la secuencia genética de COVID-19 y la compartió con la Organización Mundial de la Salud (OMS). Secuencia que ha sido contrastada por otros muchos laboratorios del mundo. Los investigadores creen comúnmente que un coronavirus de murciélago, conocido como RaTG13, es la fuente próxima del SARS ‐ CoV ‐ 2. La tesis fue expuesta por la 'batwoman' china, la Dra. Zheng-Li Shi del Instituto de Virología de Wuhan, publicada en un artículo sobre la naturaleza del virus en febrero. También se ha publicado la secuencia genómica del coronavirus de murciélago en GenBank, una base de datos propiedad de International Nucleotide Sequence Database Collaboration, que coincide con lo expuesto por la Dra Shi.

Pero Yan niega estas evidencias generalmente aceptadas y sin presentar ninguna prueba afirma que los datos del genoma de RaTG13 podrían haber sido falsificados. Llega a decir que “nunca se ha aislado ni recuperado ningún virus vivo o un genoma intacto de RaTG13. Por lo tanto, la única prueba de la 'existencia' de RaTG13 en la naturaleza es su secuencia genómica publicada en GenBank”. Dice también que el virus "se creó mediante el uso de un virus modelo (ZC45 / ZXC21) propiedad de laboratorios de investigación militar bajo el control del gobierno del Partido Comunista Chino (PCCh)… Además, los recursos y la experiencia están en su lugar en el Instituto de Virología de Wuhan (WIV) y otras instituciones relacionadas controladas por el PCCh que permiten la creación de SARS-CoV-2 en aproximadamente seis meses"… Además, los registros indican que la liberación de este patógeno armado debería haber sido intencional en lugar de accidental”. Pruebas para sostener tan grave acusación… NINGUNA.

Otro detalle “curioso” es que este segundo informe se ha publicado también en Zenodo, que es un portal científico operado por la Organización Europea para la Investigación Nuclear, que no parece que tenga mucho que ver con la investigación en Virología. El nuevo documento ha sido marcado como un "documento de trabajo" en el sitio, lo que significa que no ha sido enviado a una conferencia o revista académica revisada por pares.

Con una actitud propia de toda conspiranoia, en una entrevista con Tucker Carlson de Fox News , Yan afirmó que fue suspendida porque "no quieren que la gente sepa esta verdad". "Tengo pruebas para demostrar por qué pueden hacerlo, qué han hecho, cómo (lo hicieron)", dijo a Fox News, pero hasta el momento no ha presentado ninguna.

El delirio (o la función teatral) sube de nivel cuando se atreve a decir que 'El mundo científico también guarda silencio ... trabaja junto con el Partido Comunista de China, no quieren que la gente sepa la verdad. Por eso me suspenden, me reprimen, soy el objetivo que el Partido Comunista Chino quiere hacer desaparecer”.

El principal fan de Yan, Donald Trump, dice que ha visto “las evidencias”

El presidente Donald Trump dijo que ha visto evidencia de que el coronavirus comenzó en el laboratorio de virología de Wuhan, ya que advirtió que podría imponer aranceles de $ 1 billón a China en represalia por la pandemia. También sugirió que el gobierno federal está explorando formas de castigar a China por desencadenar el brote mediante la imposición de aranceles, pero no llegó a decir que se negaría a pagar las deudas estadounidenses.

Sin embargo, el presidente no quiso divulgar cuál era la evidencia que confirmaba sus sospechas, cuando le preguntó un periodista. “No puedo decirte eso. No puedo decirte eso”, respondió.

El Dr. Andrew Preston, experto en patogénesis microbiana de la Universidad de Bath, criticó su informe como "una reminiscencia de una teoría de la conspiración".

El Dr. Michael Head, un experto en salud global de la Universidad de Southampton, dijo que la teoría de la conspiración difundida por el informe ha estado "circulando durante toda la pandemia".

"La genómica del virus se ha desenmarañado previamente, por ejemplo, un artículo revisado por pares de Nature donde se dice" Nuestros análisis muestran claramente que el SARS-CoV-2 no es un virus construido en laboratorio o manipulado a propósito ". 'Otra evidencia también muestra que este tipo de coronavirus ha existido en murciélagos durante décadas.

La extraña noticia del arresto de la madre de Yan

Miles Guo, el ex empresario chino que huyó del país tras ser acusado de soborno y otros delitos, denunció en el episodio 419 del programa de entrevistas Bannon WarRoom que había hablado con el ex alcalde de la ciudad de Nueva York Rudy Giuliani sobre el presunto arresto de la madre de la Dra. Li-Meng Yan. El programa es presentado por el ex estratega jefe de la Casa Blanca, Stephen Bannon.

Sin embargo, no hay ni una sola evidencia contrastable de que la madre de Yan haya sido arrestada por las autoridades chinas…

La menguante credibilidad de la Dra Yan

Tras el informe de The Daily Beast que vinculó los orígenes del estudio con el exasesor principal de Trump, Steve Bannon , una investigación del estudio realizada por CNN ha encontrado "citas de mala calidad, fuentes cuestionables y tantos científicos que dicen que es una tontería". Tras consultar con decenas de científicos y expertos todos expresaron su consternación por la falta de "respecto a las prácticas científicas" expresada en el artículo, así como la falta de fuentes creíbles en sus citas.

El 100% de la financiación del estudio proviene del multimillonario chino en el exilio Miles Guo, quien está usando su dinero y la experiencia de Bannon en los medios para tratar de desacreditar al gobierno chino. Bannon y Guo aparecieron juntos en el podcast de Bannon, llenaron las páginas de un sitio web llamado "G-News" y comenzaron dos organizaciones sin fines de lucro juntas: The Rule of Law Society y Rule of Law Foundation. Estos son los grupos que dicen apoyar a la Dra. Li-Meng Yan y aparecen en la parte superior de sus informes de investigación.

Los artículos de Yan están llenos de verdades a medias, científicamente indefendibles, un científico citado por CNN que incluso se reunió con Yan dijo que su primer estudio no era plausible. La profesora de la Universidad de Michigan, Anna Mapp, dice que el documento carecía de coherencia con las prácticas científicas.

Por otro lado, es sospechoso que CNN no pudiera encontrar rastros de los tres coautores de Yan en Estados Unidos o China. Yan no respondió para explicar por qué. El prófugo oligarca y mecenas de Yan, Miles Guo, declaró a CNN que: "El trabajo de Yan es el trabajo de Yan, independientemente de cualquier control editorial por mi parte". Steve Bannon tampoco respondió.

Sin embargo, hay más sobre el trabajo de Yan. Algunas de las fuentes de su investigación parecen no ser creíbles. Amanda Peiffer, quien está obteniendo un Ph.D. en biología química, alertó a CNN sobre problemas con las citas al final del artículo de Yan. Estas no provienen de fuentes creíbles. Un análisis las citas de Yan incluyen un documento que apareció solo como una publicación en LinkedIn, un informe escrito por una persona que CNN no puede ubicar dirigiendo una empresa que parece no existir. Tres de las citas que enlazan con publicaciones en un sitio web de carácter “alternativo”. Luego está la cita 23, que enlaza con publicaciones de blogs anónimas publicadas en marzo. Partes de los artículos de Yan parecen haber sido extraídas directamente de estos blogs anónimos, usando las cosas exactamente con las mismas cifras, la misma redacción y exactamente los mismos títulos que los que aparecen en el informe de Yan. ¿Y adivinen dónde apareció por primera vez uno de esos blogs meses antes del informe de Yan? G-News, el sitio de noticias vinculado a Steve Bannon y Miles Guo.

¿Y qué hay de la cepa ZC45 y ZXC21 que según Yan es diseñada por el ejército chino como arma militar? Que el S-CoV-2 y ZC45 no es natural (en relación con conservación de secuencias entre coronavirus) no está respaldada por la evidencia presentada. Mientras la secuencia del gen ORF8 varía entre los coronavirus, su función no está bien caracterizada. Distintos autores informan que ORF8 puede estar involucrado en la capacidad del SARS-CoV-2 para evadir la respuesta inmune del huésped (y por tanto afectar la patogenicidad). Luego sugieren que ORF8 es generalmente diferente entre las diferentes cepas de coronavirus, según un documento por Muth et al que estudiaron deleciones en ORF8 durante la epidemia de SARS-CoV-1 de 2003. Muth et al encontraron que una deleción de 29 nucleótidos en ORF8 de SARS-CoV-1 atenuó el virus al disminuir la capacidad del virus para replicar. Un artículo reciente identificó el papel de ORF8 en la patogénesis del SARS-CoV-2 como potencialmente jugando un papel en la maduración y el ensamblaje viral. Es importante destacar que este estudio sobre ORF8 fue publicado después de la aparición del SARS-CoV-2, cuyo modo de acción aún no está completamente entendido; este cronograma no se alinea con el cronograma de eventos propuesto por Yan y sus colegas. Por lo tanto, no es apropiado sugerir que la similitud de SARS-CoV-2 y ZC45 es rara.

Además, las líneas 11-13: ZC45 y ZXC21 parecen tener una identidad del 94% con ORF8, que es mayor que con otros coronavirus circulantes (59%), pero todavía es bastante bajo. ORF8 ha sido identificado como una proteína de interés para ayudar en el ensamblaje / empaquetamiento de virus. Yan et al argumentan que El SARS-CoV-2 es sospechosamente similar al SARS-CoV-1, pero estos 2 virus contienen menos del 20% similitud en sus secuencias con el ORF8.

Para los más interesados en profundizar, recomendamos el dossier informativo titulado “In Response: Yan et al Preprint Examinations of the Origin of SARS-CoV-2“, publicado por la Johns Hopkins Center for Health Security (LEER AQUÍ).

¿Por qué la intoxicación sobre los orígenes de COVID-19 de la Dra Yan se sigue expandiendo?

Hace veinte años, el científico de datos Sinan Aral comenzó a ver la formación de una tendencia que ahora define nuestra era de las redes sociales: la rapidez con la que se difunde la información falsa. Vio cómo las noticias falsas encendían el discurso en línea como una pequeña chispa que enciende una llamarada masiva. Ahora, el director de la Iniciativa MIT sobre Economía Digital, Aral cree que un concepto que él llama hipótesis de la novedad demuestra este contagio viral casi imparable de noticias falsas. “La atención humana se dirige a la novedad, a las cosas nuevas e inesperadas”, dice Aral . "Ganamos en estatus cuando compartimos información nueva porque parece que estamos al tanto o que tenemos acceso a información privilegiada".

A pesar de las objeciones de los expertos, el informe Yan y otras instancias similares de información errónea sobre el coronavirus, como el documental Plandemic , han ganado influencia en las redes sociales porque se aprovechan de las emociones humanas. Esos sentimientos pueden impulsar la propagación viral de engaños y manipulaciones.

En 2018, Aral y su equipo en el MIT Media Lab pusieron a prueba su hipótesis de novedad al analizar 11 años de datos de Twitter, o alrededor de 4,5 millones de tweets. Sus cálculos mostraron una correlación sorprendente: “Lo que encontramos fue que las noticias falsas viajaban más lejos, más rápido, más profundo y más ampliamente que la verdad en cada categoría de información que estudiamos, a veces en un orden de magnitud”, explica Aral.

Hay más en juego que una simple novedad, como Aral analiza en su nuevo libro The Hype Machine . La forma en que las personas reaccionan a las historias emocionales en las redes sociales es intensa y predecible. Vitriol llena las respuestas y las noticias falsas tienen un 70 por ciento más de probabilidades de ser retuiteadas que la verdad.

Un factor es la negligencia del conocimiento: “cuando las personas no recuperan y aplican adecuadamente el conocimiento almacenado previamente en una situación actual”, según Lisa Fazio , profesora asistente de psicología y desarrollo humano en la Universidad de Vanderbilt.

Por ejemplo, los seres humanos son propensos al sesgo de confirmación, una forma de interpretar la nueva información como una validación de las propias nociones preconcebidas. El razonamiento motivado también se activa, y el cerebro intenta juntar estas nuevas piezas conceptuales del rompecabezas, haciendo conexiones incluso cuando no encajan.

El factor más potente que distorsiona el pensamiento crítico es el efecto de verdad ilusoria , que Fazio define con este escenario: “Si escuchas algo dos veces, es más probable que pienses que es verdad que si solo lo hubieras escuchado una vez”. Entonces, la prevalencia acelera las noticias falsas y las cámaras de eco se convierten en torbellinos de incredulidad que se perpetúan a sí mismos.

Si la noticia tiene que ver con la política, recibe otro impulso de viralidad. “Las noticias políticas viajan más rápido que el resto de noticias falsas”, dice Aral. "Podemos especular que es un pararrayos porque está muy cargado de emociones". Y para Aral, el informe Yan tiene todos los atributos de una noticia falsa que fue preparada para volverse viral. “Es impactante; es falaz. Es inmediatamente relevante para los debates políticos que están ocurriendo, pero obviamente el coronavirus está en la mente de todos. Tratar de comprender sus orígenes es una gran historia".

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

El Tiempo por Meteoblue